Prurito gestacional: cómo aliviarlo

La picazón durante el embarazo es una de las consultas más habituales en la atención médica. Ya sea por piel seca o por alguna patología que lo genere, existen maneras de aliviarlo.
Prurito gestacional: cómo aliviarlo
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez el 29 Mayo, 2021.

Última actualización: 29 Mayo, 2021

El prurito o la picazón gestacional puede ser tan importante como para afectar la calidad de vida y el sueño o hasta generar depresión o empeorarla. Puede ser un síntoma de algunas dermatosis propias del embarazo o simplemente ser ocasionada por la piel seca que tiene la embarazada.

¿Qué es el prurito gestacional?

El embarazo es un estado que provoca varios cambios metabólicos, hormonales e inmunológicos, que pueden tener gran relevancia en la estructura y funcionamiento de la piel y las membranas mucosas.

El prurito es una sensación desagradable que provoca el deseo de rascarse. Además, cuando se desencadena durante el embarazo, puede tener numerosas causas relacionadas, como las siguientes:

  • Infecciones.
  • Trastornos sistémicos particulares.
  • Dermatosis específicas del embarazo.
  • Exacerbación de afecciones dermatológicas preexistentes (como la dermatitis atópica).

El prurito gestacional puede ser tanto localizado, que afecta solo las mamas y el abdomen, como generalizado. Un estudio demuestra que la prevalencia general durante el embarazo es del 23 %.

La leucorrea puede ser patológica

A su vez, el hallazgo se torna más común a finales del segundo hasta principios del tercer trimestre. Incluso, suele ser intermitente al principio y se vuelve constante.

¿Cómo se puede aliviar el prurito gestacional?

De acuerdo a The American College of Obstetricians and Gynecologists, el prurito es una de las manifestaciones más habituales de algunas enfermedades durante el embarazo.

Todo objetivo del tratamiento debe centrarse en aliviar los síntomas. De hecho, los casos leves se pueden tratar con tranquilidad, preparaciones antipruriginosas y medidas higiénicas.

Lociones no farmacológicas

Las lociones de calamina o las cremas a base de caléndula suministran un rápido alivio y hasta contribuyen con la hidratación de la superficie cutánea. Por lo tanto, contribuyen a disminuir tanto la sequedad de piel como los eccemas.

El uso de aloe vera en las regiones del cuerpo que experimentan picazón puede aliviar la sensación y crea una capa de protección sobre la piel.

Hidratación constante de la piel

La humectación de la piel es esencial para mantener una correcta función de la barrera protectora. Durante el embarazo, la piel tiende a presentarse más seca, por lo que se acentúa la indicación en este periodo.

Las cremas emolientes ideales son aquellas que contienen vitamina A, vitamina E, alantoína, ácido hialurónico y ceramidas. Además de aliviar el prurito que puede ocasionar la piel seca, contribuyen en la prevención de las estrías después del embarazo.

Baños y duchas

Los baños deben ser con agua tibia y de duración corta, para no secar la piel y alterar su manto lipídico protector. El uso de jabones neutros o syndet contribuye con la correcta humectación de la piel.

Tras la ducha, la piel se encuentra ávida de nutrientes, por lo que es el momento ideal para aplicar una crema emoliente. Además, se puede optar por realizar baños de avena, que son calmantes para la dermis.

El uso de humidificadores mantiene los ambientes húmedos para evitar que se reseque la piel cuando se utiliza la calefacción en invierno.

Cremas tópicas farmacológicas

Existen en el mercado múltiples cremas tópicas con glucocorticoides débiles que disminuyen el prurito y la inflamación. Lo ideal es intentar no recurrir a este tipo de tratamiento como primera opción, sino optar por las medidas higiénicas y de cuidado antes.

Mujer con una infección vaginal.

Las cremas o ungüentos con corticoides débiles no deben utilizarse de manera habitual y sin tener un tiempo de finalización estipulado. Es decir, su indicación es colocar una vez por día, durante una semana y no más, por los efectos adversos que puede generar en la piel.

Vestimenta adecuada

Se debe tranquilizar y aconsejar a los pacientes que eviten la ansiedad y la ropa irritante. Por lo tanto, utilizar prendas de vestir que sean holgadas, de telas naturales y cómodas. Hay que evitar los tejidos sintéticos o ropa estrecha que puede provocar irritación en la piel, más que nada en aquellas que son sensibles.

Asimismo, ciertos productos detergentes de lavado de las prendas tienen gran influencia en el prurito. Por lo tanto, si se observa alguna reacción en la piel después del lavado, se debe descartar ese producto.

Antihistamínicos para aliviar el prurito gestacional

Los antihistamínicos de primera generación como la clorfeniramina, la difenhidramina, la feniramina o la tripelenamina son seguros durante el embarazo y pueden usarse como terapia complementaria.

Siempre se debe intentar no rascarse, aunque exista la sensación de picazón, debido a que estimula aún más el picor. Por lo tanto, genera un círculo vicioso de picazón -rascado que puede desencadenar en lesiones escoriativas superficiales.

Prurito gestacional y su diagnóstico

El prurito durante el embarazo es una de las molestias más comunes del embarazo, por lo que es importante poder descartar las causas que lo desencadenan: pediculosis, sarna, dermatitis de contacto, dermatitis atópica o neurodermatitis. El pronóstico del prurito gestacional es muy bueno con una pronta disminución de los síntomas después del parto, a las 24 a 48 horas.

Te podría interesar...
Cambios en el cabello y la piel durante el embarazo
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Cambios en el cabello y la piel durante el embarazo

Los cambios en el cabello y la piel durante el embarazo son procesos fisiológicos. Aprende más de ellos para no preocuparte en esa etapa.