El abandono emocional en los niños

Agetna · 8 mayo, 2016

El abandono emocional en los niños es tan perjudicial como el físico.

Quien carece de cariño sufre igual que quien está privado de comida y techo. Desde siempre se ha sabido que la opulencia no es la felicidad, que el dinero no compra el amor, pero aun cuando esos conceptos son virales y dichos por todas las bocas, no todas las personas los concientizan, y peor aún, los toman en cuenta.


Hoy te comentaremos sobre el abandono emocional en los niños, uno de los males de nuestra época.

Causas del abandono emocional en los niños

Las familias crecen por día, y sus necesidades, también. Si antes era un lujo tener un auto en casa, un teléfono fijo, ropa, calzado y abrigos para protegerse del frío, alimentos suficientes para no pasar hambre, y un juguete para darle al niño por navidad, eso ha quedado obsoleto.

Nadie se conforma con tan “poco”. Para poder vivir medianamente bien las familias de este tiempo necesitan más.

Por otro lado está la realización personal y profesional de los adultos. Todos quieren entrar y mantenerse siempre en la competencia, ocupar puestos más altos, alcanzar el reconocimiento del jefe y el aumento salarial, hacer suyos nuevos conocimientos y habilidades, ser reconocidos en público como personas sumamente capaces, ser los mejores en su campo.

Todos quieren sentirse útiles, imprescindibles, admirados… Luego está la tecnología que los mantiene siempre atentos, a la expectativa de lo que sucede en el mundo. Con ella están localizables y en constante interactividad con los demás.

Quienes son vistos a través del monitor o el móvil se vuelven más importantes y se sienten más cerca que los que duermen en el cuarto contiguo.

El mundo sigue su curso y tanto se necesita seguirle el paso que la gente se olvida de los hijos que de ellos dependen. La conexión emocional en la familia se torna nula. Hijos y padres crecen y envejecen sin conocerse.

Abandono emocional infantil

Consecuencias del abandono emocional en la infancia

Debes saber que el abandono emocional en los niños se considera un tipo de maltrato infantil que, como cualquier maltrato, tiene consecuencias fatales en este período.

  • Los niños que sufren de abandono emocional suelen tener dificultades en el aprendizaje y en el colegio. Les cuesta atender a la maestra y concentrarse.
  • Estos pequeños desarrollan un sentimiento de abandono y pérdida que no pocas veces los hace caer en la depresión. Los invade la tristeza, la negatividad y el pesimismo.
  • Así mismo se vuelven vulnerables a trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia.
  • Tienen baja autoestima y una necesidad incomparable de ser aceptados y sentirse queridos por quienes le rodean.
  • Los niños que sufren abandono emocional se vuelven víctimas de otros niños bien porque son maltratados por ellos, o porque son usados para cometer actos imprudentes o ilegales.
  • Pueden iniciarse a edad temprana en el consumo de sustancias ilegales y el abuso de drogas legales.
  • Unos se vuelven rebeldes, otros tímidos y sumisos.
Un niño se siente abandonado cuando se le deja solo por mucho tiempo

¿Cómo poner fin al abandono emocional en los niños?

Para erradicar el abandono emocional en los niños basta con prestarles más atención, darles mucho cariño y estar tiempo solo con ellos.

Si es tu caso y el de tu pequeño, escucha bien, no vamos a pedirte que eches el móvil por el inodoro, o renuncies a tu trabajo, nada que ver. Solo queremos que:

Conversa más con tu hijo

Sus temas para él son lo mismo que los tuyos para ti: importantísimos.

Si tú puedes sentarte a analizarlos, darle solución a tus problemas, buscar en Internet la respuesta a tus dudas y te basta solo con recibir un ¡Muy bien! de tu jefe para sentirte feliz; él necesita un poco más.

Tu hijo necesita tus consejos, que comentes sus ideas, le des un beso, una caricia, un apretón fuerte y le digas cuanto lo amas y lo admiras.

Interésate por su educación

Si le pagas a una repasadora para que le refresque los conocimientos y le ayude a hacer la tarea, bien por ti. Pero no dejes que solo alguien ajeno se encargue de la educación de tu hijo. Revisa sus libretas, acércate cuando él esté estudiando y siéntate un momento a compartir las materias.

Felicítalo por sus buenas notas y prémialo con tu afecto.

Comparte travesuras, paseos y juegos

Todos los que gusten y la mayor cantidad de veces que puedas. No es tan difícil ni necesitas 24 horas del día para revertir la tristeza que ahora mismo tu hijo puede estar sintiendo.

Si estás leyendo este post te pedimos que vayas abrazar, besar y brindarle un poco de tu tiempo al niño al que le acabas de dar un moderno y precioso juguete, pero que juega en su cuarto, solo.