8 consejos para superar las secuelas del bullying

Las secuelas de bullying suelen dejar en las víctimas un sufrimiento emocional intenso. Te damos algunos consejos para aliviar esas secuelas, aunque esto nunca sustituye la ayuda de un profesional de la salud mental.
8 consejos para superar las secuelas del bullying
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 20 Diciembre, 2020.

Última actualización: 20 Diciembre, 2020

Son muchos los niños y adolescentes que, desgraciadamente, sufren acoso en las escuelas, ya sea físico o psicológico. Este acoso produce en las víctimas un sufrimiento emocional importante que debe ser tratado. En las siguientes líneas vamos a ver algunos consejos para mejorar o superar las secuelas del bullying.

Es importante que estas situaciones se denuncien. Una vez que se sale de esta situación, es clave que se busque la ayuda profesional para tratar las secuelas psicológicas que este acoso ha ocasionado en la víctima. Aquí vamos a dar algunos consejos para intentar ayudar, pero esto nunca sustituirá la ayuda de un profesional.

Las secuelas del bullying: definición y análisis del fenómeno

Cuando hablamos de bullying nos referirnos al acoso o maltrato físico o psicológico ejercido por uno o varios agresores a una víctima. Lamentablemente, es una situación que se está dando cada vez con más frecuencia entre los niños y adolescentes y que resulta traumática para ellos.

Chico sufriendo bullying por parte de sus compañeros.

La víctima sufre durante el acoso, pero también después, a través de las secuelas psicológicas que el bullying suele dejar. Estas pueden manifestarse a través de ansiedad, pesadillas, inseguridad, depresión, trastorno de estrés postraumático, somatizaciones, etc.

Lo importante para acabar con el bullying es, además de tratar a la víctima del daño emocional sufrido, tratar también a los agresores para que no lo vuelvan a hacer más. Con frecuencia, los agresores son personas inseguras que buscan sentirse superiores a través de la humillación a los que ellos consideran inferiores.

Consejos para superar las secuelas del bullying

Sería conveniente trabajar con las dos partes (víctima y agresor). A continuación, vamos a centrarnos en la víctima y vamos a proporcionar algunas claves para superar las secuelas del bullying.

Pedir ayuda psicológica

Lo primero que debemos hacer es pedir ayuda profesional si el niño o adolescente lo necesita. En algunas ocasiones estas situaciones son muy traumáticas para ellos y necesitan de la ayuda de un especialista en salud mental para superar los miedos, la ansiedad y, en general, las secuelas emocionales de este acoso.

Puede resultar muy complicado intentar resolverlo por uno mismo sin ayuda, ya que no se tienen las herramientas necesarias para ello. Podemos solicitar ayuda al profesional que necesitemos en nuestro caso, ya sea ayuda médica, psiquiátrica, psicológica, etc.

Tener claro que no es culpa de la víctima

Con frecuencia, los niños y adolescentes víctimas de bullying se suelen sentir culpables, pero esto no es sano y tampoco realista. La culpa de sufrir acoso nunca es de la víctima, aunque ellos lo piensen así.

Para eso, debemos ayudar a nuestros hijos a concienciarse de que la culpa es siempre de la persona que agrede y que estos pensamientos de culpabilidad lo único que hacen es hacerles daño.

Aceptar la experiencia

Para superar las secuelas del bullying, es importante que se acepte la situación que se ha vivido. No queremos decir con esto que nos olvidemos de lo que ha pasado, pero sí que hay que aceptar lo que ha ocurrido y que la situación ya ha pasado y no tiene por qué repetirse.

Esta aceptación puede ayudarnos a conseguirla un profesional de la salud mental, pues proporciona las estrategias adecuadas para gestionar las emociones y para que el dolor evolucione.

Alejarse de los pensamientos negativos que dejan las secuelas del bullying

Tras esta situación de acoso, las víctimas pueden presentar pensamientos negativos (de inseguridad, autodestructivos, miedos, etc.) de forma recurrente. Si estos pensamientos incapacitan y producen un malestar significativo en los niños y adolescentes, es importante que se trabajen con un profesional, ya que serán ellos quienes puedan proporcionar recursos para bloquear este tipo de ideas.

Expresar lo que se siente

Es muy importante que se expresen todas las emociones que sienten, ya sean positivas o negativas. Esto es una forma de entender lo que se ha vivido y cómo ha afectado. Si se analizan los sentimientos y emociones, se puede ir avanzando y sentirse cada vez mejor.

Alejarse del rencor

Es frecuente que, cuando alguien nos causa un daño, sintamos sentimientos de venganza y rabia contra esa persona, pero este sentimiento lo único que hace es intensificar el sufrimiento vivido; por tanto, es importante alejarse del rencor y aceptar la situación. Esto permitirá que el niño o adolescente avance en su proceso de recuperación.

Empoderarse

Hay que dejar claro a las víctimas que son personas verdaderas, especiales y válidas, y que se merecen todo lo bueno que la vida les ofrezca y que, aunque hayan vivido una situación tan traumática, tienen que confiar en sí mismos y que, con esfuerzo y autoconfianza, pueden conseguir todo lo que se propongan.

Niñas haciendo fotos a un compañero al que acosan.

Transformar el dolor

El dolor es una emoción que produce sufrimiento y tiene su parte positiva, ya que tiene la capacidad de hacernos luchar y esforzarnos por cambiar las cosas que nos están produciendo ese daño. Ese dolor podemos transformarlo en arte, (pintura, poesía, escultura, etc.). Lo importante es centrarse en algo que haga sentir bien, no en el dolor.

Sobre las secuelas del bullying

Los consejos para superar las secuelas del bullying que te hemos dado pueden ser de gran ayuda para afrontar la situación traumática por la que un niño o adolescente ha pasado, aunque nunca podrán sustituir las orientaciones que pueda proporcionarte un profesional.

Es importante observar a nuestro hijo y estar atentos a las señales que puede darnos su comportamiento y, así, decidir qué camino escoger. Sobre todo, es necesario que les demos nuestro apoyo, amor, cariño y compañía; esto les ayudará en su recuperación.

Te podría interesar...
Prevenir el bullying: un trabajo de todos
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Prevenir el bullying: un trabajo de todos

En este artículo queremos recordarte que prevenir el bullying es una tarea de todos. Sigue leyendo para saber cómo hacerlo posible.



  • Irurtia, M.J., Avilés, J.M., Arias, V. y Arias, B. (2009). El tratamiento de las víctimas en la resolución de los casos de bullying. AMAzônica, 2(1): pp. 76 - 99.
  • Saiz, E. T. (2019). Las víctimas del “bullying”: el antes y el después del impacto agresivo. Indivisa: Boletín de estudios e investigación, (19), 113-133.
  • Díaz, A. D. C. R., & Moreu, Y. K. M. (2012). Bullying: un fenómeno por transformar. Duazary: Revista internacional de Ciencias de la Salud, 9(1), 98-104.

Licenciada en Psicología por la Universidad de Murcia en 2009 (itinerario mixto en psicología clínica y educación). Máster de Práctica Clínica en Salud Mental por la AEPCCC (Asociación Española de Psicología Cognitivo Conductual) en 2010. Acreditada por la European Foundation of Psychology (EFP). Número de colegiado: COP Murcia MU:02396

Curso de Formador de Formadores, Formador Ocupacional, Psicología Infantil, entre otros por la Universidad Antonio de Nebrija. Experiencia como formadora en Escuela de Padres durante 4 años.

Participación en Symposium Internacional sobre Familia y Psicología de la salud, así como, en el estudio para la Identificación de Alumnos con Altas habilidades en Educación Secundaria, organizado por la Universidad de Murcia.

Psicóloga y directora de gabinete de psicología y educación durante 3 años. Redactora para revista online sobre maternidad, educación, bebés, psicología, etc.

Actualmente, trabaja como psicóloga a domicilio, desplazándose a casa del paciente con trastorno mental o emocional, especialmente en problemas educativos y clínicos infanto-juveniles (apoyo y refuerzo a niños con dificultades de aprendizaje, técnicas de estudio y orientación familiar).