11 ejercicios para mejorar el habla en niños con retraso en el lenguaje

Si tu hijo tiene un poco de retraso en el lenguaje o si no tiene pero quieres que mejore su habla, no te pierdas estos 11 ejercicios que puedes empezar a realizar desde ahora mismo.
11 ejercicios para mejorar el habla en niños con retraso en el lenguaje
María José Roldán

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán.

Última actualización: 10 diciembre, 2021

Los niños pueden presentar un retraso en el lenguaje sin que esto signifique que en el futuro vayan a tener problemas más graves en este ámbito de desarrollo. Si un niño en edad preescolar presenta problemas en el habla, es necesario que reciba la ayuda y el estímulo necesario para que de esta manera tenga un buen desarrollo y adquiera un buen nivel con el tiempo.

Cuando un niño presenta retrasos en el lenguaje, se debe considerar que sea atendido por un profesional del lenguaje, pero además, también se puede trabajar una buena estimulación desde casa de forma diaria. Descubre aquí 11 ejercicios para mejorar el habla de los niños que te serán útiles.

1. Tarjetas

Las tarjetas pueden ayudar mucho a hacer que los niños aprendan sonidos que no pueden pronunciar correctamente. Lo mejor es convertir este ejercicio en un juego y recompensar al niño cuando pronuncia los sonidos que se muestran en las tarjetas de manera correcta.

Esto no solo lo hará más atractivo para el niño, sino que además también lo motivará para pronunciar los sonidos de forma correcta.

el habla 3

2. Ejercicios con espejo

Los niños que sufren problemas de articulación tienen dificultad para pronunciar palabras y sonidos debido a su incapacidad para hacer el movimiento correcto con la boca para producir el sonido adecuado.

El ejercicio con espejo es uno de los ejercicios de habla más útiles para los niños pequeños que necesiten resolver este tipo de problemas.

Puedes enseñar a tu niño el movimiento de la boca de forma correcta y el sonido que acompaña a este movimiento mientras él lo repite delante de un espejo. Así, sabrá cómo debe mover la boca con las palabras que le resultan más complicadas.

3. Repeticiones

Entre todos los otros ejercicios de habla para preescolares, repetir las palabras una y otra vez puede resultar un trabajo tedioso para los padres o incluso para los niños si le resulta demasiado aburrido. Aunque la repetición puede ser muy importante para que los niños mejoren su habla rápidamente. Cuando repitas las palabras para tus hijos deberás hacerlo de forma lenta y fácil para que las escuche y se dé cuenta de todos los fonemas. 

‘La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino la que se hace de corazón a corazón’

-Howard Hendricks-

4. El salto de la rana

El salto de rana es un ejercicio divertido y simple para mejorar el habla que implica repetir una palabra por lo menos seis veces seguidas. El ejercicio necesita papel esparcido por toda la habitación donde habrán escritas palabras que quieres que tu hijo refuerce.

Tu hijo deberá ir saltando de un papel a otro a modo de juego y cuando coja un papel deberá leer (con o sin ayuda) la palabra que hay escrita. Para que no resulte un ejercicio muy pesado solo se darán seis saltos por vez para pronunciar seis palabras.

el habla 1

5. Hablar con los niños

Las habilidades del lenguaje de los niños tienen más probabilidades de desarrollarse rápidamente si los padres y la familia que les rodea se comunican con ellos con frecuencia y potencian una buena comunicación verbal. Con la gente hablando a su alrededor a menudo, el niño tiene la oportunidad de escuchar nuevas palabras, aprenderlas y será capaz de comunicarse de forma correcta.

6. Potenciar el habla

Hablar regularmente con un niño es la mejor manera de lograr que desarrolle sus habilidades de habla y lenguaje. Otra manera de lograr esto es pronunciar el nombre del objeto que el niño quiere, animándolo a decir la palabra para conseguirlo.

Para potenciar el habla en niños pequeños es ideal darle lo que pide solo si dice la palabra adecuada y no solo cuando use los gestos con las manos. Esto motivará al niño a usar el lenguaje verbal para conseguir lo que quiere.

7. Ejercicios orofaciales para mejorar el habla

Con estos ejercicios de tracción, vibración y movimiento de los músculos que participan en la producción de lenguaje se estimula el sistema orofacial. En un ambiente lúdico, se procura que los niños gesticulen y vocalicen, absorban o soplen. Para ello se recomienda entre muchas otras estrategias:

  • Con agua jabonosa y un arito con mango, hundir en el líquido y soplar para hacer burbujas.
  • Acercarle y estimularlo a soplar pitos o flautas.
  • Soplar velas.
  • Hacer burbujas con una pajilla en un vaso con agua.
  • Motivarlo a dar besitos y a hacer vibrar los labios.
  • Invitar al niño a mover la lengua en todas direcciones.

En el marco de estos ejercicios, se pueden practicar también los siguientes: estirar y fruncir los labios, inflar y desinflar las mejillas.

8. Estimulación auditiva

Los oídos y la coordinación motora son fundamentales en la adquisición del lenguaje. Mostrarle al niño con dedos de la mano cuantas palmadas dar es un ejercicio sencillo y de gran complejidad.

Otro es enseñarle varios instrumentos: una pandereta, una matraca, una flauta y demostrarles cómo suenan. Luego, con los ojos cerrados, hacer sonar uno y pedirle que lo identifique.

Finalmente, en un salón seguro y despejado, vendarle los ojos y situarse en varios puntos y desde cada uno, llamarlo y pedirle que se acerque. La idea es que ubique la dirección del sonido y se mueva hasta el sitio desde donde es emitido.

9. Juegos de construcción

Construir con tacos o rompecabezas de piezas grandes y coloridas es una actividad en la que suelen entretenerse y concentrarse los niños. Acompañémosles en la selección de las piezas enlazándolas con el nombre del color.

O bien, de manera directa, nombrar y pedirles que la tomen y muevan al lugar apropiado. Esto actúa sobre los aspectos cognitivos y la coordinación ojo-mano.

10. Canciones y movimiento

Cantar y bailar con canciones que ilustran partes del cuerpo, trabalenguas o juegos de palabras. Acompañadas de palmas y movimientos, con pausas y secuencias rítmicas, son actividades integrales de estimulación que favorecen la ampliación del léxico y la memoria. El repertorio es inmenso y se adapta con facilidad a las tradiciones de cada localidad.

11. Leer cuentos con los niños

Leer cuentos con los hijos es muy adecuado para potenciar el lenguaje de los niños pequeños. Además de potenciar el vínculo emocional entre padres e hijos, también se trabajará nuevo vocabulario y los niños aprenderán a estructurar mejor las frases y a pronunciar palabras que le resulten más complicadas. Además, los cuentos les ayudará también a estimular su creatividad y su imaginación.

Te podría interesar...
10 consejos para enseñar a hablar a tu hijo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
10 consejos para enseñar a hablar a tu hijo

Mamá, papá ...seguramente serán las primeras palabras que pronuncien nuestros hijos. Pero, ¿cómo les puedo puedo enseñar a hablar? 10 Consejos para...