7 claves para tratar a un adolescente adicto al móvil

Pedro · 20 septiembre, 2016

Vivimos en la era de la tecnología, eso no es discutible. Los teléfonos móviles ya son pequeños ordenadores de mano, cuyo uso para llamadas cada vez es menor. Los niños parece que han nacido con un smartphone en la mano. Como es lógico, tu hijo que ha entrado de lleno en la adolescencia no se separa de él ni un momento. Si este es tu caso, mira estas siete claves para tratar a un adolescente adicto al móvil.

Atrás quedan aquellos tiempos en los que quedábamos con los amigos por teléfono fijo en un lugar concreto y lo del móvil era cosa de las películas. Ahora incluso resulta extraño y te llegas a preguntar como nos podíamos ver.

Ya hemos hemos recordado nuestros tiempos mozos. Ahora hemos de ponernos en la situación de un hijo adolescente. Imagina que tuvieras móvil en aquel tiempo.

Conversaciones interminables con la persona que te gustaba, bromas y contárselo todo a tus amigos, poder ver ese vídeo musical con la canción que no consigues quitarte de la cabeza, jugar a videojuegos… Un mundo lleno de posibilidades en un momento en el que las hormonas y el aburrimiento rigen tu vida.

Lo entiendes, ¿no? Si tú misma cuando sales de casa y te olvidas del teléfono o tienes poca batería te pones nerviosa. Imagina el joven que tiene las emociones a flor de piel. Es un caldo de cultivo perfecto para convertirse en un adolescente adicto al móvil.

adolescente adicto al móvil

Una vez que lo has entendido y que te pones en su lugar, es más fácil tratar esa adicción que ha convertido al smartphone en una prolongación de su mano. Hemos de evitar largas e inútiles discusiones que inevitablemente surgen entre adolescentes y padres. Recuerda que la mayoría de veces se saldan con un “tú no me entiendes” por parte de tu hijo.

Por eso mismo vamos a tratar de ayudarte con varias premisas que te harán más sencilla esta labor de desintoxicación tecnológica. Vamos con unos consejos para tratar a un adolescente adicto al móvil.

4 claves para tratar a un adolescente adicto al móvil

  • Da ejemplo. En primer lugar y ante todo, da ejemplo. Si te ve enganchada todo el día al teléfono, con whatsapp, redes sociales, llamadas, etc., ¿qué le vas a exigir a él? Va a resultar incongruente que le digas que solo se usa en determinados momentos.
  • Pacta qué momentos son los libres de móvil. Explícale, por ejemplo, que los momentos de la comida y la cena son para estar en familia y comentar lo que os ha sucedido durante el día. Para eso, apagad la televisión y apartad los teléfonos y pasad ese rato tranquilos, conversando sin interferencias. Además, también sirve para engordar menos.
  • Desconectarlo a la hora de dormir. Los aparatos electrónicos afectan a la calidad del sueño. Estimulan áreas del cerebro que no permiten descansar bien, lo que se traduce en nerviosismo, irritabilidad y cansancio. Por tanto, fuera tecnología para dormir. Lo mejor y más relajante, sustituirlo por un libro.
  • Enseñarle a usarlo respetando a los demás. Que aprenda que hay que apagarlo o silenciarlo en ciertos lugares públicos donde pueden molestar a los demás, como el cine. Procura que cuando vaya andando, esté pendiente de por dónde va y de los semáforos, no del teléfono. Si se visita a familiares como los abuelos, no estar todo el rato enganchado al móvil, si no conversar con ellos.

3 consejos más para tratar la adicción al móvil

  • Ejercer un control saludable. Supervisando qué páginas visita, qué amigos tiene en las redes sociales, instalando filtros parentales, etc. No se trata de tenerlo todo controlado, hay que confiar en él, pero vigilando ciertos aspectos para los que él no tiene todavía suficiente madurez.
  • Contratar una tarifa limitada para que haga un uso racional. Que comprenda que las cosas no se regalan ni se pueden despilfarrar, si no que se debe hacer un consumo responsable. De este modo lo educarás no sólo en las tecnologías, también de cara al consumo de ropa, caprichos, etc.
  • Hacer actividades juntos. Como deporte, excursiones, viajes, juegos, restaurantes, etc. Para que le resulte más atractivo, puedes invitar a algún amigo. De este modo no se aislará solo con su teléfono y comprobará que la vida real es mucho más divertida que la virtual.

Con paciencia, sentido común y estas claves que te damos, conseguirás que poco a poco tu hijo adolescente deje de ser un adicto al móvil y lo use de manera razonable. Sabemos que es una época difícil, pero no desesperes, recuerda que tú también la pasaste y tanto tú como tus padres sobrevivísteis.