Ventajas y desventajas de comprarle un teléfono móvil a tu hijo

Nadyra Muhammad 20 febrero, 2016

 

En esta era de la tecnología los niños no quedan exentos de sucumbir ante la magia de los aparatos electrónicos. Hoy analizaremos acá las ventajas y desventajas de comprarle un celular a tu hijo, lo que seguramente ya habrá sido un tema de debate en casa y de consulta con algunas amigas.

Considera lo que implica darle a tu hijo un teléfono movil

Son varias las consideraciones que deberás hacer antes de darle a tu hijo un teléfono móvil, aquí algunas de ellas:

¿Es capaz de cuidarlo?

Si le das a tu hijo un teléfono móvil, ¿será capaz de cuidarlo?, es decir, de tenerlo siempre en un lugar seguro, recordar dónde lo puso, evitar mojarlo, pisarlo o perderlo. Si no ha demostrado la misma responsabilidad con sus juguetes, pues ya tendrás la respuesta acerca de a qué edad puedes comprarle un móvil a tu hijo. Quizá podrían primero comenzar por allí, espera a que su madurez y organización le permitan ser responsable de sus pertenencias.

¿Tiene criterio para usarlo?

Pregúntate si tu hijo tiene criterio para hacer un uso adecuado de un teléfono móvil. Esto es, en qué momentos puede usarlo y en qué momentos no o saber cómo administrar los gastos del teléfono.

¿Puede discernir a quiénes puede dar su número y a quiénes no?

Si consideras que tu hijo aún no tiene la capacidad de distinguir a quiénes puede dar su número telefónico y a quiénes no, no se lo compres, lo pondrás en riesgo de caer en manos de personas con malas intenciones. Los niños suelen ser poco hábiles para saber en quiénes deben confiar y en quiénes no o para zafarse de una situación incómoda cuando alguien les pida su número de teléfono.

f7abb7dcf71326cb439ffd00bbf45516

¿Es tu hijo capaz de manejar la información que encontrará en las redes sociales e internet?

Debes saber que con un teléfono móvil que disponga de datos para navegar por internet, tu hijo tendrá acceso al mundo entero, esto es información adecuada a su edad e información que no está capacitado para procesar. Entonces, si le vas a dar un teléfono, al menos asegúrate que no cuente con plan de datos móviles.

De manera similar, debes considerar que cada foto, cada comentario que tu hijo suba a las redes sociales o a la web en general lo hacen posible blanco de delitos digitales.

 

fa0cbe6878

Cuando el móvil es una competencia social

Muchas veces nuestros hijos, y nosotros también, nos dejamos arropar por la competencia social que a ellos les lleva a pensar “si mis amigos llevan un móvil al cole yo también quiero uno” o “mamá, soy el único de mis amigos que no tiene móvil” y nosotros caemos en el juego de querer demostrar lo avanzados que somos o nuestra solidez económica obsequiándoles un móvil costoso de última generación.

Aquí la cuestión es incluso más compleja, si tu hijo aún no es adolescente (está por debajo de los 12 años) pregúntate cómo está su autoestima y por qué necesita tener lo que tienen los demás y no las cosas que él quiere. El criterio para querer un juguete debe ser “porque me gusta”, “porque es divertido” y no “porque todos lo tienen”. Pon mucha atención a esto. Tu criterio para comprar un juguete debe ser “qué aprende con el”

Si ya tu hijo es adolescente, sus razones válidas comienzan a ser la comparación con su grupo de amigos, así funciona la adolescencia.  Tu labor como madre es mantenerlo con los pies en tierra, ayudarlo a formarse una personalidad firmeLos adolescentes necesitan mucho de este mensaje: vales por lo que eres y no por lo que tienes.

Cuándo el móvil es una necesidad

Vivimos en una época en que la dinámica familiar y social ha cambiado considerablemente, algunas veces para bien y otras no tanto. Recuerda que creciste sin necesitar un móvil, tal vez la necesidad que ves ahora no sea tal. Pregúntate cómo hubieran enfrentado tus padres la necesidad por la que ahora crees urgente un móvil para tus hijos.

Si tus hijos son pequeños, seguramente tu te habrás ocupado que estén en lugares bajo la supervisión de adultos responsables en todo momento, por lo que puedes canalizar la comunicación a través de ellos, no necesitan un móvil para mantenerse comunicados, realmente no lo necesitan.

Si tus hijos ya comienzan a andar solos o a quedarse solos en casa tal vez sea el momento de proveerles uno, pues entonces toma en cuenta las restricciones de navegación, acceso a contenidos de internet y asegúrate que el móvil no lo pondrá en riesgo al ponerlo en contacto con personas que no conoces.

No confíes la seguridad de tu hijo a un aparato que lo hace más vulnerable.

Te puede gustar