5 juegos de relajación para niños

Corina González 8 septiembre, 2018
Los juegos de relajación pueden ayudar a los niños a mejorar su concentración y control emocional, a gestionar mejor sus sentimientos y a disfrutar en plenitud de su entorno.

En los hogares y las escuelas, cada vez se evidencia más el estrés en los chicos. Muchas madres y maestras preocupadas se inventan a diario actividades para poder combatir esta situación. Apoyarse en juegos de relajación para niños es una idea extraordinaria, que ayuda notoriamente a los pequeños a superar este estado de ánimo.

Es importante observar el ritmo de vida que llevan los niños, derivado del que viven sus padres. Al ser pequeños, no se le da la relevancia necesaria a que ellos aunque siempre quieran estar brincando, jugando o haciendo cualquier otra actividad; sin embargo, también necesitan de cierta armonía y calma en sus vidas.

Gracias al ritmo de vida acelerado que viven la mayoría de las familias en la actualidad, los juegos de relajación para niños emergen como una excelente opción para equilibrar la dinámica diaria, tanto en los pequeños como en los adultos.

Estas actividades las pueden realizar todos los miembros de la familia, lo que además ayuda a fortalecer lazos y entablar una buena convivencia, basada en la armonía.

Ventajas de los juegos de relajación para niños

Las estrategias que se pueden emplear para relajar a un adulto no tendrán la misma efectividad en un niño. Para los grandes, un paseo por la playa, una clase de yoga o una charla con amigos sirve para bajar la presión.

En cambio, a los pequeños, el juego les ayuda a drenar toda esa carga emocional. Algunas de las ventajas de este recurso cuando es utilizado en los chicos son:

  • Combate eficazmente el estrés mental y muscular.
  • Ayuda a mejorar la concentración y el aprendizaje.
  • Aporta calma y paz.
  • Reduce la ansiedad y los ataques de pánico.
  • Al alcanzar en un estado de relajación, mejoran el sueño.

Por tal motivo, realizar juegos de relajación para niños, aparte de ser una buena terapia, es un estimulante físico tanto para el cuerpo como para la mente. Es necesario contar con una gran variedad de estas actividades para que sea siempre un momento divertido y anhelado para los pequeños de la casa.

Los juegos de relajación para niños incluyen manualidades como pintar mandalas.

 

Juegos para relajar a la familia

1. Pintar mandalas

Esta técnica ayuda a relajar a niños, jóvenes y adultos. Al pintar una mandala, trabajan en conjunto los dos hemisferios del cerebro, el derecho y el izquierdo.

Para hacer esta actividad más amena, se puede poner música suave de fondo. Existen muchos modelos que se encuentran en folletos, revistas o paginas de internet. Lo único que debemos hacer es tener las mandalas plasmadas en un papel y que todos puedan colorearlas al gusto.

2. La primavera

Este juego puede llevar a los participantes a un estado de relajación a través de la concentración y distensión de los músculos del cuerpo. Consiste en narrar una historia en la que se indica que los niños son bloques de hielo que están en un bosque durante el invierno.

Los participantes deberán simular esta situación. Luego, se continúa la historia con la llegada de la primavera. Poco a poco, el hielo se comienza a derretir, y de esta manera el cuerpo se relaja.

“A los pequeños, el juego les ayuda a drenar toda esa carga emocional. Además, combate eficazmente el estrés mental y muscular”

3. Sopla la vela

Este juego se fundamenta en aprender a respirar de manera profunda. Se toma aire por la nariz lentamente y se expulsa poco a poco por la boca mientras se sopla una vela.

El participante deberá mantener una postura recta y la jugada se repetirá cada vez que se apague la llama. Para cada ronda, se debe dar un paso hacia atrás y alejarse del pequeño fuego. De esta manera, la concentración y respiración deberán ser mas fuertes.

4. Arrugar, aplastar y garabatear papeles

Para esta actividad, solo se necesitan hojas de papel que se colocarán en la mesa junto a colores, lapices y marcadores para rayarlas a voluntad.

Posteriormente, deben arrugarla hasta formar una pelota y, seguido de eso, aplastarla con las manos, simulando que es una bola de masa. De esta manera, cada vez que abran y cierren las manos, los niños drenarán las energías negativas y desarrollarán su motricidad fina.

Jugar a ser animales es una de las actividades favoritas de los niños.

5. La tortuga

El objetivo de esta actividad es regular las emociones del niño por medio de la concentración y relajación de tensiones. El pequeño debe imaginarse que es una tortuga que se encuentra dentro de su caparazón muy tranquila, mientras observa todo lo que le rodea.

Allí se le indica que respire por la nariz y expulse el aire por la boca; luego, se le pide que saque la cabeza y comience a caminar lentamente. Para finalizar, se le indica que se acueste en el suelo y cierre los ojos para descansar.

Todas estas actividades ayudarán a que el niño se sienta mas relajado, despeje la mente y aparte los pensamientos o emociones negativas que los llenan de estrés; podrá convertirlas, entonces, en sensaciones positivas para él y su entorno.

La familia, al jugar unida, le demuestra apoyo en esos momentos de tensión. Se propicia de este modo un entorno tranquilo para afrontar con serenidad e inteligencia cualquier adversidad.

Bibliografía

Te puede gustar