5 cosas para ser una buena madrastra

¿Quieres ser una buena madrastra pero temes a la popular rivalidad contra los hijastros? Una madrastra no tiene que ser necesariamente mala como en los cuentos de hadas. Hay varios factores que influyen, pero no es imposible tener una buena relación con los hijos de tu pareja.

En Eres Mamá te dejamos una lista de cosas que puedes hacer para ser una buena madrastra:

1. No exijas que te llamen ‘mamá’

Tener una buena relación con los hijastros es el sueño de toda madrastra. Cuando lo logran, algunas se sienten tan cómodas que empiezan a sentir que son las madres. Pero no lo eres y obviamente, esto ya lo sabías.

El primer paso para ser una buena madrastra es no quererte poner la etiqueta de mamá. Si ya les pediste que te digan mamá y ellos lo hacen, puede que lo hagan porque saben que eso te agrada. Pero no deberías obligarlos nunca.

2. Solo da consejos cuando te los pidan

da consejos

Mientras tú quieres verte como una buena madrastra puedes estar olvidando algo muy importante: tus hijastros también toman decisiones. Ellos no necesitan que tú hagas lo que ellos pudieron hacer y tampoco necesitan que les des una opinión que no te han pedido.

Ser una buena madrastra implica darles su espacio y estar ahí para cuando te busquen. Tan solo recuerda que el que te cuenten sus cosas, no significa necesariamente que quieran tu opinión.

Presta mucha atención en cada palabra que te digan y no abuses de su confianza. Si te piden que no le cuentes a su padre, sé prudente y no lo hagas. Si te piden tu opinión, piensa bien en lo que vas a decir y hazles saber que pueden contar contigo. Así se animarán a buscarte en caso de que necesiten un consejo.

3. No los culpes por no poder pasar suficiente tiempo con tu pareja

Si te sientes incómoda al ver a tu esposo pasar mucho tiempo con sus hijos, lo más inteligente que puedes hacer es compartir su alegría. Déjalo que él comparta con sus hijos.

Llegará el momento en el que tu esposo te dedicará tiempo a ti. Piensa en que mientras más problemas tengas con tu esposo, más se cansará de compartir contigo. Entonces no serían tus hijastros quienes te mantengan alejada de él, sino tú misma.

Si quieres ser una buena madrastra, debes permitir ese tiempo de calidad entre padre e hijos. Otro dato que debes conocer es que los hijos nunca dejan de ser hijos. Incluso si son adultos necesitan compartir con su padre y, de ser necesario, pedir ayuda en lo que necesiten.

4. No insistas a tus hijastros adultos a tener hijos porque quieres ser abuela

Ser abuela es una experiencia muy bonita por la que toda mujer quisiera pasar. Aunque no hayas tenido hijos, los hijos de tus hijastros te llenarán de alegría como a una abuela. Pero este pensamiento no debe llevarte a obligarlos a que tengan hijos pronto.

Una buena madrastra respeta las decisiones de los hijos de su esposo. No olvides que estamos viviendo en un tiempo de emprendimiento, ellos tienen sus propios planes de vida y sueños por cumplir.

5. Evita adueñarte de la casa donde ellos siempre han vivido

madrastra

Es lógico pensar que el hecho de que te cases te da una nueva posición en el hogar. Pero no debes olvidar que tu esposo vive en esa casa con otras personas: tus hijastros.

Cada uno tiene una forma de vivir y no sería justo que quieras llegar a cambiar todo. El respeto debe prevalecer y debes aceptar las diferencias de cada uno. Si quieres vivir con tranquilidad, entiende que todos viven en esa casa y nadie debe tener privilegios extra.

Ser una buena madrastra comienza por entender que tienes límites que no puedes sobrepasar para mantener la armonía en el hogar.

No es imposible ser una buena madrastra

Ya ves, al final los cuentos de hadas no tienen que aplicarse a la vida real. Hay muchas familias en las que la nueva esposa de papá es querida por todos. El secreto para conseguir esto es el respeto y que no intentes ocupar un lugar que no te corresponde.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar