5 actividades para enseñar a los niños a superar los miedos

Si tu hijo lucha por superar los miedos, aquí tienes unos tips que le ayudarán a enfrentarse a las situaciones de pánico propias de la vida cotidiana.
5 actividades para enseñar a los niños a superar los miedos
Maria Fátima Seppi Vinuales

Revisado y aprobado por la psicóloga Maria Fátima Seppi Vinuales.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 13 abril, 2023

Enseñar a los niños a superar los miedos no es una tarea fácil. En esta etapa compleja, pero natural de los pequeños, seguramente necesitarás paciencia y la aplicación de algunos consejos que te expondremos a continuación.

La necesidad de enseñar a los niños a vencer los temores suele empezar alrededor del primer año de vida, aunque se acentúa entre los 4 y los 6 años de edad. La gran mayoría de los miedos que experimentan son solo una etapa más del desarrollo, aunque en casos excepcionales puede ser necesaria la ayuda psicológica.

Algunos miedos más frecuentes

Las fuentes del miedo pueden cambiar a medida que el niño madura. Por ejemplo: el pavor a la oscuridad o a los monstruos debajo de la cama puede dar lugar a recelos de robo o violencia.

Según leemos en esta publicación de la Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, entre los miedos más usuales de niños y adolescentes están el temor a los animales, a fracasar, a recibir críticas, a los peligros o a la muerte, a cosas desconocidas y a las situaciones médicas.

De modo más detallado, de acuerdo a los aportes de la revista de Psicología Iztacala, los miedos prevalentes son los siguientes.

En el primer año

  • A ruidos fuertes, personas extrañas y objetos que surgen de manera intempestiva

Hasta los seis

  • A tormentas, oscuridad, animales, seres fantásticos, y al alejamiento de los padres.

Desde los seis

  • A la agresión física, al ridículo, luego a las enfermedades, accidentes y al bajo rendimiento escolar.

En la adolescencia

  • A las relaciones interpersonales y a situaciones sociales que desembocan en el debilitamiento de la autoestima.

Aspectos que se deben tener en cuenta

Durante el proceso y el tiempo lógico que te tomará enseñar a los niños a superar los miedos, recuerda que:

  • Burlarse del niño u obligarlo a enfrentar su miedo solo empeorará las cosas.
  • Puedes ayudar a tu hijo si tomas en serio sus miedos y lo animas a hablar sobre sus sentimientos.
  • Ante todo, no debes atacar a tu hijo, debido a que siente pánico, ni tampoco forzarlo a enfrentarse a situaciones que lo atemorizan.
  • Para ayudar a tu hijo a superar el miedo, debes dar credibilidad a sus sentimientos.
  • Motivar a tu hijo a hablar sobre sus ansiedades le dará la oportunidad de enfrentar sus temores a su ritmo y con tu apoyo.


Factores que influyen

Algunos niños son más temerosos que otros. Estos son algunos de los factores que contribuyen a que tengan miedos:

  • Susceptibilidad genética: algunos niños son de nacimiento, más sensibles y emocionales en su temperamento.
  • Ansiedad de los padres: los niños aprenden cómo comportarse viendo a sus padres.
  • Sobreprotección por parte de los padres: es más probable que un niño dependiente se sienta impotente y esto pueda llevar a una ansiedad generalizada.
  • Eventos estresantes: ciertas actividades, como la separación de los padres, una lesión o la hospitalización, podrían afectar a tu hijo de forma considerable.
Debemos enseñar a los niños a superar los miedos, aunque lleve tiempo y mucha paciencia.

5 actividades para enseñar a los niños a superar los miedos

A continuación, te sugerimos 5 actividades que ayudarán a tu hijo a superar sus temores y contribuirán a su maduración.

1. Haz que lea libros que traten sobre el miedo

Contar historias, representar situaciones o leer libros sobre una situación de miedo en particular puede ayudar a los niños a superar sus pavores.

Esta estrategia o recurso terapéutico se llama biblioterapia. Es útil porque los niños, a menudo, se identifican con el personaje que comparte el mismo problema.

Por ejemplo, la técnica de leer el libro: «Durmiendo con Rafi: buenas noches, mi hijo» , demostró ser eficaz para tratar el miedo a la oscuridad y a dormir solo, según un estudio publicado en la revista Psicología: Ciencia y Profesión.

2. Bríndale la oportunidad de dibujar sus miedos

Las actividades de naturaleza artística permitirán que el niño regrese a sus miedos de forma inconsciente. Cuando un niño no puede hablar de su miedo, una hoja en blanco puede ser una ayuda adecuada. Así lo comenta este artículo sobre el dibujo como medio para evaluar el miedo, publicado en la Revista de Odontopediatría Latinoamericana.

Una vez que termine de dibujar su miedo, discute con él y analiza la situación para alentarlo a solucionarla.

3. Construye una escalera del miedo

Una vez que haya hecho una lista de cosas que le provocan temor, ayuda a tu hijo a organizarlas desde la menos terrorífica hasta la más aterradora.

Asimismo, usa el termómetro del miedo para ayudarlo a realizar las evaluaciones. Es posible que los niños más pequeños no puedan dar una calificación, pero por lo general pueden decirte qué situaciones les producen más temor que otras.

Luego de calificar cada situación, utiliza el formulario de la escalera del miedo para hacer una lista final. Con la escalera se consigue jerarquizar situaciones temidas y con el termómetro, la intensidad con la que son percibidas.

Para conocer un poco más el funcionamiento de estos sistemas de medición, te recomendamos la lectura del artículo «Los miedos en la infancia y la adolescencia», publicado en la Revista Electrónica de Motivación y Emoción.

Enseñar a los niños a superar los miedos es una actividad compleja que requiere la presencia de los padres.


4. Juega al escondite

El popular juego del escondite busca, además de divertir, superar el miedo al abandono y la separación. Esta actividad le permitirá al infante enfrentar de una manera individual el miedo a estar solo.

Un caso de miedo a la oscuridad fue trabajado con dos variantes del juego, en esta investigación de psicología, desarrollada en la Universidad Europea de Madrid. La actividad consistió en:

  1. Jugar por turnos en una habitación oscura, postergando el tiempo de encontrarlo, simulando no hallar con el escondite.
  2. Con la casa a oscuras, el niño está en la habitación mientras los padres recorren diferentes lugares haciendo sonar un vaso o frasco con semillas. El niño se guiará hasta encontrarlos por el sonido.

5. Háblale de tus propios miedos

Expresar tus miedos, y en especial las acciones que haces para superarlos, es muy importante para tu hijo. Desde el ejemplo, puedes contribuir a que atraviese esta etapa tan difícil.

Él te imita a ti y a las emociones que sientes y reflejas. Este testimonio personal también permitirá a tu hijo aprender a contar sus propias experiencias.

Para superar los miedos, tus hijos necesitan compañía y comprensión

Los niños pueden temer a circunstancias u objetos que los adultos no encuentran amenazantes. Se trata de un hecho que ocurre en todas las culturas. Además, ten en cuenta que los miedos infantiles son una parte normal de su desarrollo .

Sin embargo, son muchas las acciones que puedes implementar, y su elección dependerá de las características de cada niño. Lo valioso es que lo acompañes y lo apoyes; te necesita a su lado para crecer y superar los traumas y temores propios de la niñez.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Aguilar Melchor, J. M. (2022). Tratamiento cognitivo-conductual de fobia a la oscuridad: un estudio de caso. Máster de Psicología General Sanitaria, Universidad Europea de Madrid.  https://titula.universidadeuropea.com/handle/20.500.12880/2116
  • Herringa, R. J., Birn, R. M., Ruttle, P. L., Burghy, C. A., Stodola, D. E., Davidson, R. J., & Essex, M. J. (2013). Childhood maltreatment is associated with altered fear circuitry and increased internalizing symptoms by late adolescence. Proceedings of the National Academy of Sciences, 110(47), 19119–19124. https://www.pnas.org/doi/full/10.1073/pnas.1310766110
  • Méndez, F. X., Inglés, C. J., Hidalgo, M. D., García-Fernández, J. M., & Quiles, M. J. (2003). Los miedos en la infancia y la adolescencia: un estudio descriptivo. Revista Electrónica de Motivación y Emoción, 6(13), 150-163. http://reme.uji.es/articulos/amxndf4650710102/texto.html
  • Rafihi-Ferreira, R. E., Alckmin-Carvalho, F., Silvares, E. F. D. M., & Ollendick, T. (2021). Biblioterapia para Medos Noturnos em Crianças: Um Estudo de Caso. Psicologia: Ciência e Profissão, 41. https://www.scielo.br/j/pcp/a/Qbn5VLxJNpMyygDH5B8S9jP
  • Sandín, B., Chorot, P., Valiente, R. M., & Germán, M. Á. S. (1998). Frecuencia e intensidad de los miedos en los niños: Datos normativos. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, 3(1), 15-25. http://revistas.uned.es/index.php/RPPC/article/view/3853
  • Sias Salas, S. S., Ayala Escandón, C. de la L., & Pichardo Solís, V. A. (2021). El dibujo como medio de evaluación del miedo/ansiedad en niños de 5 a 8 años en atención dental. Estudio descriptivo. Revista De Odontopediatría Latinoamericana, 8(2). https://www.revistaodontopediatria.org/index.php/alop/article/view/155
  • Valiente, R. M., Sandín, B., & Chorot, P. (2002). Miedos comunes en niños y adolescentes: Relación con la sensibilidad a la ansiedad, el rasgo de ansiedad, la afectividad negativa y la depresión. Revista de psicopatología y Psicología clínica, 7(1), 61-70. http://revistas.uned.es/index.php/RPPC/article/view/3922

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.