3 manualidades con fieltro para niños

Corina González · 29 enero, 2019
Unos buenos trozos de fieltro y algunos materiales de papelería es lo único que necesitemos para pasar un rato agradable con los niños y adornar la casa con sus creaciones. ¡No te las pierdas!

Una de las actividades más divertidas y fáciles que hay para hacer en casa son las manualidades con fieltro para niños. Con ellas se pueden elaborar diferentes adornos, artículos funcionales y hasta juguetes. Gracias a la facilidad que aporta este material para su manejo y trabajo, es el predilecto por los pequeños de la casa, los maestros y los padres.

El fieltro es un tipo de textil en forma de lámina larga o corta que se elabora sin tejerse; un conglomerado de varias capas de fibra de lana o pelo de animales que se unen mediante vapor y presión. Realizar manualidades con este tipo de material es una gran alternativa de diversión para una tarde entre costura, pegamentos y mucha creatividad.

3 manualidades con fieltro para niños

Mencionadas las características del fieltro, a continuación te dejamos unas divertidas ideas para desarrollar en casa con los pequeños:

1.- Pájaros de colores

¿Qué se necesita?

  • 4 láminas de fieltro de distintos colores.
  • 1 lámina de fieltro de color naranja.
  • 1 hoja blanca.
  • Tijeras.
  • 1 lápiz.
  • Guata.
  • 1 aguja con punta roma.
  • 1 rollo de estambre blanco.
Pájaro hecho con fieltro.

¿Cómo se hace?

  • En la hoja blanca, elaborar una plantilla con la figura de los pájaros que se quieren hacer. Preferiblemente que sean de un tamaño tal que la mano de los niños quepa dentro de ella.
  • Colocar la plantilla encima de cada lámina de fieltro y calcarla con el lápiz. Luego cortar cada color por partida doble.
  • En la lámina naranja, cortar triángulos dobles para hacer los picos.
  • Coser las dos láminas de fieltro en forma de pájaro por el borde con el estambre blanco y con la guata dentro como relleno. Por último, adicionar el pico también con costura.
  • Listo. ¡A jugar!

2.- Títeres de dedo: búho, gato y pájaro.

¿Qué se necesita?

  • 3 láminas de fieltro para cada animal del color de su elección.
  • 1/2 lámina de fieltro naranja para los picos.
  • 1/2 lámina de fieltro blanco para los ojos.
  • 1 hoja de papel.
  • 1 aguja con punta roma.
  • Marcador de punta gruesa.
  • Marcador de punta fina.
  • Hilo.
  • 1 lápiz.
  • Tijeras.
  • Pegamento blanco.

¿Cómo se hace?

  • Dibujar en la hoja blanca la plantilla de cada animal de manera sencilla y del tamaño ideal para los dedos de los niños. Recortar el molde.
  • Marcar en el fieltro por duplicado cada molde y cortarlos.
  • Coser las figuras de fieltro solo por los lados y la parte superior. Dejar la inferior sin costura para meter el dedo.
  • En la lámina de fieltro blanca, marcar y cortar círculos para hacer los ojos y dibujar un punto grueso en el centro con marcador. Ponerlos en la parte de la cara y pegarlos con pegamento blanco.
  • Cortar unos triángulos pequeños en la lámina naranja y pegarlos debajo de los ojos del búho y el pájaro.
  • Dibujar los bigotes del gato con el marcador de punta fina.
  • Meter el dedo dentro del títere y ¡a jugar!

3.- Máscara de fieltro

Útiles de papelería.

¿Qué se necesita?

  • 3 láminas de fieltro de distintos colores.
  • 1/2 metro de cinta elástica fina.
  • Tijeras.
  • Hilos de color crema y negro.
  • Pegamento blanco.
  • 1 hoja blanca.
  • 1 lápiz.

¿Cómo se hace?

  • Dibujar el modelo de la máscara en la hoja blanca y recortarlo. Hay que marcar con especial cuidado y precisión la parte de los ojos.
  • Trazar el molde en una de las láminas de fieltro con el lápiz y cortar. Con las otras que quedan disponibles, recortar pequeños círculos y estrellas para usarlos como decoración.
  • A la altura de la sien en la máscara recortada ya en el fieltro, hacer un pequeño agujero para pasar a través de él la cinta elástica y anudarla.
  • Pegar los círculos y estrellas de colores por el borde y demás lugares de la máscara.
  • ¡Ponérsela y a divertirse!

Al realizar manualidades con fieltro para niños no solo se pasa un rato agradable cargado de imaginación y creatividad, sino que también se trabaja  la motricidad fina de los pequeños. Sin duda alguna, es una actividad con múltiples beneficios.