3 consejos para ayudar a tu hijo a resolver conflictos

17 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Los niños tienen que aprender a afrontar los conflictos. A continuación, te explicamos algunos consejos para ayudar a tu hijo a resolver situaciones conflictivas.

La educación en casa es fundamental para que los niños aprendan a comportarse correctamente y puedan adaptarse al entorno. Por ello, hemos elaborado el siguiente artículo que describe algunos consejos para ayudar a tu hijo a resolver conflictos.

Los desacuerdos entre personas son algo cotidiano en la vida de cualquier adulto. Y, aunque con menor importancia, los conflictos también aparecen en el día a día de los niños y de los adolescentes. Así pues, es necesario que estos sepan cómo afrontar y solucionar dichos problemas sociales de la mejor forma posible.

La educación en casa: ayudar a tu hijo a resolver conflictos

Muchos niños tienen dificultades para socializar con sus iguales, puesto que tienden a pelearse, enfadarse, gritar, etc. Por tanto, se puede decir que estos niños no tienen desarrollada la capacidad para afrontar y solucionar conflictos.

Así, las madres y los padres, desde el hogar, tienen la responsabilidad de enseñar a sus hijos habilidades sociales para comunicarse, negociar y resolver conflictos de manera constructiva. Para ello, deben centrarse en inculcar una educación que favorezca una serie de valores éticos y cívicos necesarios para lograr una convivencia positiva. 3 consejos para ayudar a tu hijo a resolver conflictos.

A continuación, presentamos tres consejos para ayudar a tu hijo a resolver conflictos.

3 consejos para ayudar a tu hijo a resolver conflictos

Enseñar confianza y empatía

Uno de los consejos para ayudar a tu hijo a resolver conflictos es enseñarle la confianza básica y la empatía necesaria para lograr un buen desarrollo de la personalidad. Así, las madres y los padres deben proporcionar tres condiciones básicas:

De este modo, se establece un buen vínculo familiar que fomenta la capacidad de resolver conflictos emocionales y sociales sin recurrir a la violencia. Además, por medio de la confianza y la empatía, se aprende a:

  • Reconocer los sentimientos y perspectivas de otras personas.
  • Identificar las similitudes y diferencias entre personas y grupos.
  • Utilizar habilidades de comunicación y competencias sociales.
  • Adquirir la habilidad para prevenir, manejar y resolver conflictos interpersonales de forma constructiva a través de la negociación, la mediación, etc.

Enseñar a establecer relaciones sociales sanas

En el rango de edad de los 6 a los 12 años se desarrolla la conciencia sobre las normas y las leyes sociales. Por ello, la infancia es una etapa ideal para enseñar a compartir, a cooperar y a saber aceptar los fracasos en las amistades. En este sentido, otro de los consejos para ayudar a tu hijo a resolver conflictos, es hacer que aprenda desde pequeñs a:

  • Reaccionar frente a la intolerancia y la provocación. 
  • Reflexionar sobre las múltiples formas de controlar la ira.
  • Buscar soluciones y generar nuevas propuestas.
  • Dejar de creer que los conflictos son siempre negativos.3 consejos para ayudar a tu hijo a resolver conflictos.

De este modo, se logra que establezcan relaciones sociales positivas basadas en el respeto, y se fomenta una interacción no violenta con otros niños.

Poner en práctica el role-playing

Poner en práctica es role-playing es otro buen consejo para ayudar a tu hijo a resolver conflictos. Esto consiste en dramatizar a través del diálogo y la interpretación, una situación que representa un conflicto. Esta técnica es ideal para trabajar la solución de situaciones conflictivas, puesto que se enseñan de forma práctica y ejemplificada los comportamientos adecuados que se deben seguir.

Para ello, los padres deben narrar diversas historias sobre unos personajes que se ven involucrados en problemas sociales que deben resolver. Después, los progenitores, junto a su hijo, tienen que representar lo sucedido en cada historia, asumiendo cada uno de ellos un papel.

Por último, se reflexiona en familia sobre lo ocurrido en cada una de las situaciones, y en cómo se comporta cada uno de los personajes. De esta manera, se pueden explorar los sentimientos, emociones, actitudes, valores y percepciones de los diferentes personajes que intervienen en la historia. Así, el niño, a través del juego y la diversión, comprende cuál es la forma correcta de resolver un conflicto.

  • Díaz-Aguado, M. J. (2006). El acoso escolar y la prevención de la violencia desde la familia. Madrid: Dirección General de la Familia.
  • Martín, X. (1992). El role-playing, una técnica para facilitar la empatía y la perspectiva social. Comunicación, lenguaje y educación, 4(15), 63-68.