15 principios de la educación de un bebé

17 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
La educación de un bebé es clave para su desarrollo. Si queremos empezar cuanto antes a estimular a nuestro bebé, estos principios te ayudarán en la tarea.
 

Los padres, en general, podemos pensar que la educación comienza cuando nuestros hijos tienen cierto grado de razonamiento e independencia, pasando por alto la importancia que tiene la educación de un bebé desde su nacimiento.

Según las últimas investigaciones llevadas a cabo, existe un ‘primer aprendizaje’. Este es totalmente distinto al aprendizaje correspondiente a las etapas posteriores del desarrollo. Se diferencia, sobre todo, en el hecho de que es un aprendizaje sin experiencia previa. Posteriormente, esta experiencia adquirida de bebés les ayudará en su desarrollo en etapas posteriores.

¿Quieres saber cuáles son los principios de la educación de un bebé? Continúa leyendo.

Principios de la educación de un bebé

Los principios de la educación de un bebé derivan de sus necesidades fisiológicas principales y de su desarrollo en los meses posteriores al nacimiento.

Educar desde los primeros días de vida

Hay que empezar la educación de un bebé desde los primeros días de su vida. Es ese el momento oportuno para comenzar a modelar su personalidad futura.

No acelerar el desarrollo

El objetivo de educar no consiste en acelerar el desarrollo, sino en aprovechar íntegramente todo el potencial infantil desde el principio.

Actividades para aprender

El niño aprende, en esta edad temprana, a través de sus actividades. Educar en esta etapa quiere decir inducirle a actividades mediante las cuales pueda aprender algo nuevo y útil.

Mamá aportando ayuda a su hijo para la educación de un bebé.
 

Facilitarle oportunidades para ampliar sus experiencias

Hay que proporcionarle todas las oportunidades posibles para que pueda adquirir una gama más variada de experiencias.

Estimular y animar en la actividad

Siempre hay que estimularlo y animarlo para que se entregue a la actividad, nunca forzarlo. No siempre estará con el mismo humor o las mismas ganas, al igual que los adultos.

Darle libertad en sus actividades como uno de los principios de la educación de un bebé

Las actividades de autodesarrollo se desarrollan, principalmente, cuando el niño goza de la oportunidad de entregarse a ellas. Es muy importante que le demos el máximo de libertad, siempre controlada por nosotros.

Elogiar cada logro

Siempre hay que recompensar con elogios y caricias las nuevas capacidades que vayan surgiendo, así como las nuevas formas de comportamiento.

Estímulos positivos para guiar su conducta

Se debe alentar y guiar la conducta del bebé con estímulos positivos, aunque los negativos también tienen su utilidad.

Intervenir lo mínimo posible para la educación de un bebé

Tenemos que ayudar al niño en sus aprendizajes, pero debemos evitar todo lo posible la intervención del adulto.

Facilitar la aplicación de una habilidad aprendida en otras condiciones

Cuando ya ha adquirido una determinada habilidad bajo unas determinadas condiciones, debemos proporcionarle todas las oportunidades posibles para que las aplique en condiciones distintas.

Contacto con su entorno, otro de los principios de la educación de un bebé

 

En la medida de lo posible, el niño debe permanecer en contacto con la gente de su alrededor. Esto le brindará estímulos para su desarrollo cognitivo.

Contacto con personas que le sean familiares

Es importante que un bebé recién nacido mantenga un contacto activo constante con un grupo reducido de personas que le sean familiares, particularmente los padres.

Mamá jugando con su bebé.

Crear el ambiente para inducir actividades cuando nosotros estamos ocupados

Cuando te sea difícil estar con él realizando actividades de estimulación, procura ocuparle creando un ambiente que incluya estímulos suficientes para inducirle a la actividad.

Importante que el niño esté contento para la educación de un bebé

Intenta provocar y mantener el buen humor del pequeño, proporcionándole, así, una niñez alegre y feliz.

Cada niño es diferente y requiere distintas actividades para su desarrollo

Es muy importante tener en cuenta que no todos los niños son iguales ni tienen las mismas características. Los padres deben tener en cuenta estas diferencias a la hora de educar al bebé.

Al nacer, un bebé no sabe utilizar su cuerpo. Este está en un estado de inactividad. Para aprender a utilizarlo y establecer contacto con el entorno, necesita que se le saque de manera gradual de ese estado y que se le active.

 

Estos principios en la educación de un bebé seguro que te servirán para empezar a realizar actividades y estimular a tu niño desde los primeros días de su vida.

Estos aprendizajes serán las bases y las experiencias previas que necesitará en las etapas posteriores de su desarrollo, definiendo también su personalidad futura. Sus logros serán los tuyos.

“Un logro espectacular está siempre precedido por una preparación espectacular”.

-Robert H. Schuller-