15 Consejos para controlar peleas entre hijos

Macarena 18 octubre, 2015
Las peleas entre hijos son absolutamente normales, si bien generan la angustia de cualquier padre. ¿Por qué surgen y cómo se solucionan? Conocé los 15 consejos para controlarlas.

Las peleas entre hijos son un desafío para cualquier padre o madre. Pues, aun teniendo estrategias para evitar esos momentos, desconocen cómo impedir que sucedan repetidamente.

“Yo no empecé, él me pegó primero”, “¿Por qué él puede y yo no?”, son frases que se repiten en estas circunstancias. Si están aburridos, ya sea por la porción más grande o por el mejor juguete, cualquier motivo será razón suficiente para pelear.

Algunos padres logran controlar la situación mientras que otros no consiguen poner orden, lo cual los frustra profundamente. Esto los hace cuestionarse su rol como formadores de niños, así como también siembra una duda: ¿estas peleas entre hijos son normales o son una señal de alerta?.

Lo cierto es que todos nos preguntamos cómo evitar estos conflictos al interior de nuestras familias. Si los chicos riñen, tranquilízate, es totalmente normal y constituye una parte de su aprendizaje de la vida. Por eso, aquí te damos 15 consejos para controlar las peleas entre hijos.

shutterstock_92324428

¿Por qué se pelean mis hijos?

Las peleas entre hijos suelen ser solo una fase importante dado que le permiten al niño afirmar su identidad ante sus hermanos. Si el chico se enfada, grita, recrimina, y expresa lo que no quiere, se está haciendo escuchar en la familia y, por ende, existe.

Además, los infantes suelen enfrentarse por el amor y la atención de los padres, así como también buscan poner a prueba sus límites y los de los demás miembros de la familia.

Sin embargo, debemos considerar que si esta etapa se prolonga, estos cruces afectarán la autoestima y la autonomía de los chicos, alterarán la armonía familiar e influirán en la elección de sus amistades en el futuro.

Pero, ¡atención! Para que este estadio, que suele aparecer a los 5 años, no se convierta en un hábito o en una costumbre familiar que arrastre hasta la adultez, los padres deben saber controlar y establecer reglas claras y límites estrictos.

shutterstock_96616747

15 consejos para controlar las peleas entre hijos

Las peleas entre hijos surgen desde la llegada del primer hermanito, quien atrapa la atención de los adultos. El mayor logra una autonomía interpretada como el abandono por culpa de ese rival que le arrebató el amor paternal.

Esta confrontación aumenta dado que se comparten muchas cosas: el espacio, el tiempo y la familia. Cada niño quiere hacerse notar y sentirse protagonista, mas debe aprender a negociar y dialogar.

Para ello, el rol de los padres es fundamental. Bajo ningún concepto busques un culpable ni los regañes de manera exagerada, simplemente debes tener en cuenta los siguientes consejos para controlar las peleas entre hijos:

  1. Transmite el respeto y la paciencia como valores fundamentales para la convivencia.
  2. Enséñale a compartir y pedir adecuadamente las cosas.
  3. Estimula el diálogo y la charla entre hermanos.
  4. Enseña a tus hijos a expresar sus sentimientos.
  5. Establece las consecuencias del incumplimiento de las reglas.
  6. Reparte equitativamente el amor y el tiempo entre tus hijos.
  7. Evita comparar a tus hijos.
  8. Aléjate de las etiquetas (“el comilón”, “el contestador”, etc.).
  9. Explica que no puede hacer lo que se le antoje, aun cuando esté enfadado.
  10. Enséñale a reconocer sus errores y a pedir perdón.
  11. Distráelos, llevalos a pasear y a jugar al aire libre.
  12. Conviértete en un buen ejemplo, enseñándoles con tu propia actitud.
  13. Refuerza positivamente las conductas adecuadas y negativamente las que queramos modificar.
  14. Facilitar un ambiente donde esté presente la interacción positiva.
  15. No hacer de árbitro y mantenernos al margen del conflicto.

Como ves, controlar las peleas entre hijos es una tarea sencilla, pero requiere de mucho amor y paciencia por parte de los padres, si bien pueden abrumarnos generalmente estas situaciones embarazosas que nos aturden y parecen incapaces de ser resultas.

Ten calma, respira profundo y luego actúa asertivamente y de manera cariñosa con tus niños. Recuerda que sólo de esta manera obtendrás el fruto más dulce: un hogar en total armonía, con niños felices y padres realmente realizados.

Te puede gustar