Logo image
Logo image

10 trucos caseros para bajar la fiebre a niños y bebés

6 minutos
Los niños pueden cursar con varios episodios de fiebre al año causados por infecciones comunes. Descubre cómo calmar la fiebre en niños y bebés de forma segura.
10 trucos caseros para bajar la fiebre a niños y bebés
Marcela Alejandra Caffulli

Revisado y aprobado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli

Escrito por Equipo Editorial
Última actualización: 28 diciembre, 2023

La fiebre en niños suscita preocupación en los padres debido a su variabilidad en intensidad y duración, dependiendo de la causa. Por esta razón, conviene conocer remedios caseros para bajar la fiebre a niños y bebés, los cuales pueden complementar la acción de los medicamentos antipiréticos. Te enseñamos los mejores y algunas consideraciones al respecto.

¿Cuándo es necesario bajar la fiebre en niños?

La fiebre en niños es el aumento de la temperatura corporal por encima 38 °C. Este mecanismo del sistema inmune surge como respuesta fisiológica ante infecciones víricas y bacterianas.

El aumento de la temperatura por encima de 40 °C puede provocar efectos secundarios debido al estrés metabólico, entre ellos las temidas convulsiones febriles. Por ello, es necesario bajar la fiebre cuando el bebé o niño tiene una temperatura superior a los 38 °C y esta se acompaña de malestar general y decaimiento.

Algunos niños pueden tener fiebre, pero estar activos con tranquilidad. En estos casos, la intervención se basa solo en ofrecerle el antipirético recomendado por el pediatra y mantenerlo fresco e hidratado.

Remedios caseros para bajar la fiebre a niños y bebés

Lo habitual es que la fiebre en niños disminuya al ofrecerle fármacos antipiréticos. Como complemento de estos, también de otras indicaciones del pediatra, se pueden poner en práctica las opciones naturales para calmar la fiebre.

Los trucos caseros suelen dar buenos resultados al atacar de manera natural el calor corporal. En todo caso, siempre debes seguir las indicaciones del especialista sobre qué acciones tomar.

1. Viste al niño con ropa ligera

Una de las principales recomendaciones para bajar la fiebre en niños y bebés es no abrigarlos en exceso, incluso si experimentan escalofríos, ya que esto puede provocar un sobrecalentamiento del cuerpo. En este sentido, te aconsejamos optar por prendas suaves confeccionadas en tela ligera y transpirable, como el algodón, y cubrirlos con una sábana o manta liviana.

2. Báñalo con agua tibia

Otra alternativa para calmar la fiebre es bañar al niño. Sumérgelo en una bañera o tina con agua tibia y, con la ayuda de un trapo o esponja, aplícale agua con suavidad en el torso, las piernas y los brazos.

Esto puede contribuir a que la temperatura superficial baje, pues incide en la temperatura interna. Eso sí, el baño no debe durar más de 30 minutos, ni debes utilizar agua fría o con hielo, por estar contraindicado.

Te recomendamos detener el baño si notas que tu pequeño empieza a temblar.

3. Aplica compresas de agua

Aplicar compresas de agua templada en la frente, nuca y muñecas puede contribuir a bajar la fiebre en niños. Es importante señalar que su efecto sobre este síntoma tiende a ser leve, ya que solo lo aborda de manera superficial.

Te sugerimos sustituir las compresas por otras frescas de manera continua y realizar esta práctica, al menos, durante 20 minutos.

4. Utiliza vinagre para bajar la fiebre

El vinagre, en especial el de manzana, puede resultar beneficioso para reducir la fiebre en niños. En un recipiente, mezcla media taza de vinagre con media taza de agua tibia. Utiliza esta solución para empapar un paño y aplícalo sobre la frente, el cuello, las muñecas y la ingle de tu pequeño. Repite este proceso durante algunos minutos hasta que su cuerpo se refresque.

5. Limita la actividad física del niño

El descanso desempeña un papel fundamental en la capacidad del organismo para combatir infecciones y en su proceso de recuperación. Aunque no se aconseja un reposo absoluto en cama, es recomendable limitar la actividad física del niño para evitar que su temperatura aumente.

Algunos especialistas recomiendan no despertar al pequeño aunque tenga fiebre, e intervenir solo si este síntoma causa molestias durante el descanso.

6. Ofrece abundantes líquidos

Otro de los remedios caseros recomendados por los médicos para bajar la fiebre es ofrecer abundantes líquidos. La razón es que este síntoma puede provocar deshidratación en los niños, en especial en los bebés, y aumentar el riesgo de efectos adversos de los fármacos antipiréticos.

Por esta razón, se debe incrementar la cantidad de líquidos durante los episodios febriles en los pequeños. Prioriza el agua, pero también considera otras opciones como jugos naturales, caldos, paletas heladas, entre otros. En el caso de menores de 6 meses, se recomienda ofrecer lactancia materna a demanda.

7. Controla la temperatura de la habitación

Procura que la habitación donde descansa el niño o el bebé esté bien ventilada y que la temperatura dentro de ella oscile alrededor de los 21 °C. Esto es, ni demasiado caliente ni demasiado fría.

8. Elige una dieta adecuada

Es frecuente que los niños y bebés pierdan el apetito durante episodios de fiebre. Para prevenir la descompensación, se recomienda ofrecer alimentos ligeros, blandos y apetecibles para ellos, como sopas, purés, gelatinas y zumos de frutas ricos en vitamina C, como limón o mandarina.

En todo caso, si observas que no tienen ganas de comer, evita forzarlos. Es importante recordar que, según la causa de la fiebre, el pediatra proporcionará recomendaciones específicas sobre la dieta a seguir.

9. Aplica aloe vera

En la tradición popular, se considera que el aloe vera puede ser útil para bajar la temperatura corporal. Para poner en práctica este truco casero, toma la pulpa del aloe vera y luego aplícala en la frente, axilas e ingle del niño. Realiza este proceso por unos 15 a 20 minutos, y recuerda reponer cada cierto tiempo el trozo de cristal de aloe vera.

10. Ofrece antipiréticos bajo indicaciones médicas

Si estás en casa y tu pequeño tiene fiebre, es recomendable ofrecerle un antipirético de venta libre recomendado por el médico. Los pediatras suelen indicar paracetamol o ibuprofeno en jarabe o supositorio cuando la temperatura corporal del niño supera los 38 °C.

La dosis está condicionada por la edad y el peso corporal del pequeño. En bebés menores de 3 meses, debe ser solo bajo estricta indicación médica.

¿Se puede calmar la fiebre en niños y bebés rápidamente?

La fiebre puede tardarse en bajar alrededor de 30 a 60 minutos luego del consumo de un fármaco antipirético o de la aplicación de algún truco casero. Sin embargo, puede reducirse algunos minutos si se aplican en conjunto con los remedios antes descritos.

La temperatura corporal no baja de forma instantánea, sino de manera gradual. Intentar reducir este síntoma de manera abrupta puede ser contraproducente e incluso provocar un efecto rebote.

¿Cuándo acudir al médico?

Se debe acudir al pediatra cuando la fiebre se ha prolongado de manera intermitente durante 48 horas, o si tienes varias horas seguidas intentando bajarla sin ninguna mejoría. 

Además, existen algunas manifestaciones que advierten una mayor gravedad de los episodios febriles en los pequeños que ameritan valoración médica:

  • Falta de aire
  • Convulsiones
  • Rigidez en el cuello
  • Dolor de cabeza intenso
  • Vómitos y diarrea continua
  • Síntomas de deshidratación
  • Manchas rojas o moradas en la piel
  • Decaimiento y pérdida de conciencia

De igual forma, todo niño menor de 3 meses debe asistir una evaluación pediátrica ante la presencia de fiebre.

Bajar la fiebre en casa es posible

Como ves, la fiebre se puede tratar con fármacos y con ayuda de algunos trucos caseros. El objetivo principal de esta intervención es evitar efectos adversos del aumento de la temperatura en los pequeños.

Acude al pediatra para que determine cuál es el origen de la fiebre e indique el tratamiento adecuado que trate la infección o el problema que la está desencadenando.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.