Todo lo que tienes que saber sobre la viruela del mono y el embarazo

La viruela de mono puede ocasionar varias complicaciones durante el embarazo. Además, no todas las vacunas son aptas durante esta etapa. Te contamos todo lo que debes saber.
Todo lo que tienes que saber sobre la viruela del mono y el embarazo
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 08 mayo, 2023

Es muy limitada la información relacionada con la viruela de mono durante el embarazo. Sin embargo, existen algunas consideraciones reales que se deben tener en cuenta para prevenir su aparición o complicaciones durante estos nueve meses. A continuación te detallamos todo lo que debes saber al respecto. ¡Toma nota!

¿Qué es la viruela de mono?

La viruela del mono es una patología de origen viral muy similar a la viruela que conocemos desde hace tiempo. Este virus provoca prurito, fiebre, inflamación de ganglios linfáticos y lesiones cutáneas eruptivas que pueden aparecer en diferentes áreas.

Existen dos tipos de variantes del virus de la viruela de mono:

  1. Virus de la Cuenca del Congo.
  2. Virus del África occidental.

La primera vez que se identificó esta patología fue en 1958, a raíz del brote de los propios monos utilizados para la investigación. Desde ahí la nomenclatura de «Viruela del mono» o «mpox». En contraste, en 2022, la Organización Mundial de la Salud declaró oficialmente al brote de la enfermedad como una emergencia de salud pública de importancia internacional.

Formas de contagio

Esta forma más reciente de viruela es considerada una enfermedad zoonótica. Es decir, que puede ser transmitida desde los animales a los humanos y viceversa. No obstante, también puede transmitirse entre los humanos.

Su forma de contagio es a través del contacto directo con el virus por medio de la sangre, los fluidos corporales, las gotitas respiratorias o las lesiones de piel y mucosas. Incluso, de acuerdo con una publicación de Centers for Disease Control and Prevention (CDC), el virus de la viruela del mono también puede contagiarse a través del contacto íntimo.



Las mujeres embarazadas pueden transmitir el virus al feto por medio de la placenta.

Síntomas y tratamiento de la viruela de mono

Los síntomas de los diversos tipos de viruela son muy similares entre sí. No obstante, la sintomatología de la viruela de mono tiende a ser más leve. En este sentido, luego del primer contacto con el virus, se demora de 6 a 13 días en expresar los síntomas iniciales. Sin embargo, este período puede variar entre 5 y 21 días.

Los indicios más tempranos pueden incluir los siguientes:

  • Fiebre.
  • Dolor lumbar.
  • Fatiga.
  • Dolor muscular.
  • Cefalea.
  • Escalofríos.
  • Ganglios linfáticos inflamados.

Las regiones más afectadas

Luego de la aparición de la fiebre, alrededor de los 3 días, suele comenzar una urticaria que afecta las siguientes regiones:

  • Rostro.
  • Palmas de las manos.
  • Región plantar.
  • Boca.
  • Ojos, incluidos la córnea y la conjuntiva.
  • Genitales.

Las lesiones de la piel asociadas con el virus de la viruela de mono consisten en afecciones que siguen el siguiente orden: máculas, pápulas, vesículas, pústulas y costras. Finalmente, luego de secarse las costras, se descaman y se desprenden. En general, los síntomas duran alrededor de 2 a 4 semanas, mientras que tienden a desaparecer sin tratamiento alguno. Por su parte, no existen opciones terapéuticas específicas, sino medicación para mitigar los signos y la diseminación del virus.

¿Pueden vacunarse las personas embarazadas?

De acuerdo con la OMS, la vacuna es 85 % efectiva para prevenir el desarrollo de la viruela de mono. Por esto, aquellas personas que hayan recibido la inoculación para la viruela desde pequeñas, al contactar con el virus, pueden padecer síntomas leves.

Existen dos vacunas disponibles para prevenir la patología: ACAM2000 y JYNNEOS. No obstante, la administración de la vacuna ACAM2000 está contraindicada, ya que existe la posibilidad de que el feto presente infecciones y defectos congénitos. Incluso, se aconseja que las mujeres vacunadas con esta variante eviten, al menos durante 4 semanas, quedar embarazadas.

La vacuna JYNNEOS es la más recomendada para las mujeres embarazadas. La misma tiene una eficacia y protección comprobada contra la infección. Además, CDC recomienda lavar las manos de forma frecuente y evitar el contacto directo con personas u objetos infectados para prevenir el contagio.


Quizás te interese: Las vacunas durante el embarazo


Las embarazadas que hayan tenido contacto con el virus y sean consideradas de riesgo tendrían que tener como opción la vacuna JYNNEOS.

Riesgos de la viruela del mono en el embarazo

Algunas de las complicaciones de la viruela del mono pueden abarcar las siguientes:

La infección de la córnea puede desencadenar pérdida de la visión. Incluso, en casos graves, las lesiones pueden fusionarse y provocar la pérdida de importantes extensiones de la superficie cutánea. En los pocos estudios que existen en mujeres gestantes, la transmisión puede generar las siguientes manifestaciones clínicas fetales:

Aplicar estrategias sanitarias es clave

La evidencia científica ha sugerido que existe una alta probabilidad de una infección vertical durante el embarazo, lo que puede provocar un daño grave en el feto. Por lo tanto, ciertas estrategias sanitarias, como el uso de equipos de protección, el distanciamiento social, el lavado de manos y la planificación familiar. Estas pueden contribuir para evitar un posible contagio en este grupo.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.