Uso de melatonina en niños para inducir el sueño

24 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega Encinas
El uso de melatonina en niños para inducir el sueño se está extendiendo cada vez más. Pero ¿qué es la melatonina?, ¿cómo funciona?, ¿qué efectos tiene en nuestro cuerpo? Es interesante conocerla, sin duda.

Las dificultades para dormir en los niños son un problema muy común hoy en día. Por eso, el uso de melatonina en niños para inducir el sueño es una herramienta muy útil pero que debemos conocer bien.

El sueño ejerce un papel fundamental en el desarrollo infantil, incluyendo la conducta, el aprendizaje y el crecimiento. Por tanto, es algo que tenemos que cuidar y vigilar.

Son muchos los niños que presentan trastornos del sueño en algún momento. Y uno de los más comunes es la dificultad para conciliarlo. Las causas pueden ser variadas, aunque generalmente se deben a conductas o hábitos incorrectos.

¿Qué es la melatonina?

La melatonina es una hormona que se produce de forma natural en nuestro cuerpo durante la noche. Se genera en la glándula pineal desde las primeras semanas de vida y se distribuye por todo el organismo.

La melatonina se encarga de regular los ciclos de noche-día y de sueño-vigilia. Por eso, sus concentraciones en la sangre son más altas durante la fase oscura del día y menores en la fase de luz. Esto es lo que se llama ritmo circadiano.

La melatonina es hipnótica, por lo que su función principal es facilitar el inicio del sueño. Cuando se hace de noche y disminuye la intensidad de la luz, la melatonina actúa como un mensajero avisando al cuerpo de que es hora de dormir. Y lo contrario sucede al amanecer.

Además, actúa en casi todos los órganos del cuerpo. Otras de sus funciones son, por ejemplo:

  • Acción protectora ósea.
  • Regulación de la acidez del tracto gastrointestinal.
  • Control del crecimiento tumoral.
  • Acción sobre las funciones del ojo.
  • Regulación del sistema inmunitario.
  • Regulación de la tensión arterial.
  • Modificación de la función de algunos neurotransmisores del sistema nervioso central.

Uso de melatonina como medicamento

Aparte de la melatonina que cada uno generamos en nuestro organismo, existe una melatonina exógena que se sintetiza en los laboratorios farmacéuticos. Esta es la que podemos utilizar como medicamento.Uso de melatonina en niños para inducir el sueño.

Existen dos tipos de presentaciones farmacéuticas de melatonina:

  • Melatonina de liberación rápida. Pueden ser comprimidos para tragar, comprimidos que se absorben debajo de la lengua o también soluciones líquidas para beber.
  • Melatonina de liberación lenta. Son comprimidos en los que la melatonina se va liberando poco a poco. También existen presentaciones en forma de parches.

El uso de melatonina está indicado principalmente en los casos en que está alterado el ritmo sueño-vigilia. Por ejemplo:

  • Casos de jet-lag o descompensación horaria por viajes largos.
  • Trabajadores a turnos.
  • Personas con enfermedades neurológicas con alteraciones del sueño, como autismo, retraso mental…
  • Personas ciegas que no producen correctamente melatonina por falta del estímulo de luz.

Uso de melatonina en niños

En ocasiones, el uso de melatonina en niños está recomendado para facilitar el inicio del sueño. Especialmente cuando está alterado el ritmo sueño-vigilia.

Los pediatras suelen recomendarla, a veces, en niños con insomnio de inicio, a los que les cuesta mucho trabajo dormirse. Pero siempre antes hay que descartar otros problemas y enfermedades, así como adoptar una correcta higiene del sueño.

Nunca se debe utilizar la melatonina en niños sin la indicación de un pediatra o un especialista del sueño. De hecho, la Asociación Española de Pediatría (AEP) advierte que los ensayos clínicos sobre su uso en la infancia son escasos.

El uso de melatonina en niños menores de seis meses no está recomendado. Esto se debe principalmente a que hasta los cinco o seis meses no está del todo establecido el ritmo circadiano de sueño-vigilia. Por tanto, la melatonina no demuestra la misma eficacia.

Es necesario controlar las dosis y la duración del tratamiento. La cantidad de melatonina que se recomienda habitualmente en niños está entre uno y tres miligramos al día. En general, el tratamiento no debe prolongarse más de cuatro semanas.

La melatonina se debe tomar siempre a la misma hora, entre 30 y 60 minutos antes de acostarse. Está demostrado que tiene más importancia el momento de tomarla que la dosis.

El uso de melatonina en niños siempre debe ir acompañado de medidas de higiene del sueño, ambientales y de alimentación. Por ejemplo, algunas de estas medidas son:

  • Crear rutinas previas al sueño.
  • Seguir horarios más o menos fijos.
  • Evitar siestas prolongadas durante el día.
  • Favorecer un ambiente de silencio.
  • Mantener una temperatura adecuada en la habitación (entre 19 y 22 ºC).
  • Evitar el uso de tecnología, al menos en la hora anterior a irse a la cama.Uso de melatonina en niños para inducir el sueño.

Efectos secundarios de la melatonina en niños

El uso de melatonina en niños puede producir algunos efectos secundarios que es necesario conocer y vigilar. Algunos de ellos son, por ejemplo:

  • Cefalea.
  • Somnolencia durante el día.
  • Mareos.
  • Dolor abdominal.
  • Irritabilidad.
  • Elevación de las cifras de glucemia.

En conclusión, el uso de melatonina en niños es una herramienta útil para la inducción del sueño, pero debe utilizarse con cuidado y siempre acompañada de medidas ambientales. No deja de ser una hormona sintética, un medicamento que no está exento de efectos secundarios.

  • Arboledas, G. P., Andreu, M. M., De la Calle Cabrera, T., Vicario, M. H., Hernández, P. R., Insuga, V. S., & Pérez, J. M. (2014, November). Consenso sobre el uso de melatonina en niños y adolescentes con dificultades para iniciar el sueño. In Anales de Pediatría (Vol. 81, No. 5, pp. 328-e1). Elsevier Doyma.
  • Arboledas, G. P., Insuga, V. S., Luque, M. J. J., Gomariz, C. F., Vicario, I. H., Rosello, A. L., … & Madrid, J. A. (2017, March). Insomnio en niños y adolescentes. Documento de consenso. In Anales de Pediatría (Vol. 86, No. 3, pp. 165-e1). Elsevier Doyma.