Teorías explicativas del desarrollo afectivo

24 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga Marta Crespo Garcia
Hablamos en este artículo sobre las teorías y autores más destacados que estudiaron en profundidad el desarrollo afectivo en los bebés.

Son muchos los autores que han estudiado e intentado dar una explicación a los procesos de evolución y desarrollo del ser humano. En este artículo se presentan los autores más destacados que realizaron teorías explicativas del desarrollo afectivo.

Teorías explicativas del desarrollo afectivo

Los niños nacen con una serie de conductas: succión, sonrisas, llanto… El fin de estas conductas es provocar ciertas respuestas en su madre o en sus cuidadores, manteniendo la proximidad y buscando lazos afectivos. Estas conductas son las primeras manifestaciones afectivas del bebé.

Varios autores observaron y analizaron los cambios que experimentan los niños a lo largo de sus primeros años de vida. Todos ellos afirman que establecer vínculos afectivos desde que nace el bebé es de vital importancia. Estos primeros vínculos y la calidad de los mismos determinarán la evolución y desarrollo afectivo del niño.

Sus investigaciones quedan recogidas en las teorías explicativas del desarrollo afectivo. A continuación, exponemos algunas de las más influyentes.

Teoría del apego de John Bowlby

Bowlby, psiquiatra y psicoanalista londinense, formuló la teoría del apego. Con sus investigaciones, demostró la importancia de crear lazos afectivos seguros entre los niños y su madre o cuidadores, siendo una necesidad primordial del ser humano.

Por lo tanto, su fundamento teórico se basa en que el estado de seguridad o ansiedad que experimenta el niño viene determinado por la respuesta del adulto con el que establece el vínculo afectivo. Este vínculo afectivo va evolucionando en la medida en que el niño avanza en su desarrollo.

Madre creando un vínculo de apego muy fuerte con su hijo para su buen desarrollo afectivo.

Fases en desarrollo de la afectividad infantil según Bowlby

  • Preapego (de 0 a 6 semanas)

En esta fase, el bebé responde a los estímulos del medio mediante respuestas reflejas innatas (sonrisa, llanto, mirada…). Busca atraer la atención de sus cuidadores. Aunque todavía no ha establecido apego propiamente dicho, sí manifiesta una preferencia hacia la voz de su madre (o en su defecto, a su cuidador), respecto a otras personas.

  • Formación del apego (de 6 semanas a 6 meses)

Las conductas y respuestas del bebé tienen una mayor orientación hacia la madre. Sonríe, balbucea y sigue a su madre con la mirada. A pesar de ello, no muestra ansiedad por la separación cuando la pierde de vista. Pero sí le enfada la pérdida del contacto humano.

  • Apego (de 6 meses a 1 año)

El vínculo afectivo entre la madre y el niño es evidente. En esta etapa, el pequeño muestra ansiedad y enojo ante la separación de su madre. Sobre los ocho meses, el bebé comienza a rechazar a otras personas próximas de su entorno.

Solo se calma con la presencia y los arrullos de su madre. Por eso, en esta fase, lo esfuerzos del niño van enfocados a atraer la atención y presencia de su madre.

  • Formación de relaciones recíprocas (de 24 meses en adelante)

En esta fase aparece el lenguaje y la capacidad de representación mental. Con lo cual, el niño es capaz de anticipar y predecir el regreso de su madre cuando esta está ausente, lo cual permite rebajar su ansiedad por la separación. El pequeño comprende que su madre regresará en cualquier momento.

Una vez finalizadas estas fases, el niño habrá establecido un vínculo suficientemente sólido, por lo que ya no necesitará buscar continuamente a su madre, ya que sabe que aparecerá cuando lo necesite.

Desarrollo afectivo según Jean Piaget

A Piaget se le conoce más por sus estudios sobre el desarrollo cognitivo. Sin embargo, el desarrollo afectivo, según él, es paralelo al desarrollo cognitivo. Estos dos tipos de desarrollo son tan paralelos entre sí como indisociables y relevantes en la vida del niño.

Ambos desarrollos, afectivo y cognitivo, buscan la adaptación al medio y ambos avanzan desde el egocentrismo a la socialización.

Etapas en desarrollo afectivo según Piaget

  • Periodo sensoriomotor (de 0 a 2 años)

La afectividad y la inteligencia se manifiestan en los deseos del niño de explorar, manipular y experimentar. Busca lo que le agrada y rechaza lo que le desagrada. Comienza a relacionarse con el medio y aparecen las primeras manifestaciones afectivas.

Bebé agarrando el dedo de su madre, su principal figura de apego para un buen desarrollo afectivo.
  • Periodo preoperacional (de 2 a 6 años)

Aparece la capacidad de representación. El niño es capaz de pensar simbólicamente. Este pensamiento es intuitivo, es decir, se basa en emociones y sensaciones. No es capaz de adoptar el punto de vista de los demás (egocentrismo).

La adquisición y el afianzamiento del lenguaje permiten al niño verbalizar sus emociones y sentimientos. Aparecen los primeros sentimientos de antipatía o simpatía hacia las personas.

  • Periodo de operaciones concretas (de 6 a 12 años)

Aparece el pensamiento lógico, aunque solo pueden aplicarlo a objetos concretos. En esta etapa el niño ya es capaz de considerar otros puntos de vista. Tiene la capacidad emocional de diferenciar entre sus necesidades y las finalidades de las mismas; entre lo que desea y el deber.

Las relaciones sociales comienzan a tener mayor importancia y, poco a poco, va desarrollando su personalidad.

  • Periodo de operaciones formales (de 12 años en adelante)

Esta etapa representa el nivel más elevado del desarrollo cognitivo. La vida afectiva se afirma por la doble conquista de la personalidad y su inserción en la sociedad de los adultos. El adolescente ya es consciente de su naturaleza social y de que necesita el afecto y el cariño de los demás.

Henry Wallon

Médico, psicólogo y pedagogo que dedicó su vida a entender la psicología del niño. Wallon afirma que el niño es un ser social desde que nace y, por lo tanto, la clave de su desarrollo está en la interacción con los demás.

Según Wallon, se deben combinar varios aspectos para el desarrollo del niño: aspectos motores, afectivos, cognitivos y psicomotrices. Todos ellos son importantes, a su vez, para desarrollar las emociones, la percepción, el pensamiento y el lenguaje.

Asimismo, se centra en cuatro factores que explican la evolución psicológica del niño y que construyen la personalidad: las emociones, el otro, el medio, que puede ser físico, biológico y social, y el movimiento.

Estadios del desarrollo de la afectividad según Wallon

  • Impulsividad motriz. (0-6 meses)

El bebé muestra sus emociones para satisfacer sus necesidades básicas y, así, construye una simbiosis afectiva. Con el objetivo de cubrir esas necesidades, establece una comunicación afectiva con sus cuidadores.

  • Estadio emocional (6-12 meses)

Se produce una maduración del cerebro. Gracias a esta maduración, el bebé pasa de ser biológico a ser social. Busca la presencia de sus cuidadores, que supone, en sí misma, una necesidad.

  • Estadio sensoriomotor (1-3 años)

Además de las relaciones con las personas y el entorno, también establece relaciones, incluso de apego, con objetos de su entorno.

La separación de las figuras de apego puede requerir de ayuda psicológica.
  • Estadio del personalísimo (3-6 años)

Es un periodo muy importante en la afirmación y en la construcción del yo, de su personalidad. Se caracteriza por una fuerte necesidad de atención y afecto por parte de los adultos.

  • Estadio categorial (6-11 años)

El centro de atención se desvía un poco del adulto y se centra en el mundo exterior. Su conquista y conocimiento del mundo exterior serán el foco de interés.

  • Estadio de la adolescencia (de los 12 años en adelante)

 Se caracteriza por una contradicción entre lo que es conocido y lo que desea conocer. Surgen conflictos, ambivalencias afectivas y desequilibrios en el ámbito emocional.

Sigmud Freud

Para Freud, las experiencias durante la primera infancia pueden condicionar la personalidad adulta. Este autor señala que: “el desarrollo socio-afectivo se puede sintetizar en tres apartados: la vinculación afectiva madre-hijo, el desarrollo psicosexual, y el desarrollo social y moral“.

Para Freud, la temprana relación del niño con su madre es determinante para su posterior desarrollo socio afectivo. Así, el padre del psicoanálisis plantea tres supuestos básicos sobre el desarrollo afectivo en los individuos:

  • La vinculación afectiva sigue un curso fijo. Es decir, se inicia con la adaptación del niño a la figura del cuidador, para extenderse luego al resto de la familia.
  • Las características de la relación del niño con su cuidador van a influenciar en su desarrollo posterior.
  • El contexto de este vínculo, la relación madre- hijo, modelará los rasgos duraderos en la personalidad del niño.

Sobre las teorías explicativas del desarrollo afectivo

De las teorías explicativas del desarrollo afectivo que hemos expuesto en este artículo la que más repercusión ha tenido ha sido la teoría del apego de Jonh Bowlby. Hoy por hoy se conoce la importancia de los vínculos afectivos entre el niño y su madre para un buen desarrollo social, emocional y cognitivo.