El tamaño de la barriga del embarazo no depende del tamaño del bebé

Son muchos los factores que hay que tener en cuenta a la hora de predecir el tamaño del bebé con solo ver la barriga de la madre.
El tamaño de la barriga del embarazo no depende del tamaño del bebé
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 03 marzo, 2021.

Última actualización: 03 marzo, 2021

Un embarazo es el momento perfecto para darle rienda suelta a la imaginación. ¿Cuál será el sexo del bebé? ¿Cómo será en el futuro? ¿Qué cosas le van a gustar? ¿Será muy grande? Hay que tener en cuenta que las dimensiones no suelen quedar por fuera. El tamaño de la barriga es lo que todos tomamos en cuenta para sacar las conclusiones más apresuradas.

¡Pero esta medida no siempre es confiable! Hay muchos factores -tanto de la madre como del bebé- que pueden llegar a confundirnos y sorprendernos cuando llega el momento del nacimiento. ¿Quieres saber cuáles son estas razones? Sigue leyendo para descubrirlo.

¿Cómo son los órganos que se afectan durante el embarazo?

Mujer en el ginecólogo aprendiendo sobre el tamaño de la barriga y el útero durante el embarazo.

Los órganos reproductores femeninos son algo complejos y variados, pero una vez se comprende cómo funcionan, es fácil entender cómo se alteran durante el embarazo. En el que nos concentraremos a lo largo de las siguientes líneas es el útero.

Su forma se asemeja a la de una pera y está ubicado en la cavidad pélvica. Por delante se encuentra la vejiga urinaria, donde se almacena toda la orina producida por los riñones, y por detrás el recto, que es el último segmento del aparato digestivo antes del ano.

Como es algo alargado, el útero puede adoptar diferentes posiciones, siendo una de ellas la “anteroflexión”. En este caso, tiene una leve inclinación hacia delante, por lo que puede encontrarse muy pegado y hasta por encima de la vejiga urinaria.

Como en su interior se desarrollará tanto el bebé como la placenta, el útero está preparado para expandirse lo máximo posible y, durante el parto, contraerse para permitir el nacimiento. Todo lo que ocurra en relación con el útero puede cambiar la imagen de la barriga de una mamá, haciéndonos creer que en realidad ese es el tamaño del bebé.

Factores que afectan el tamaño de la barriga

¡Llegó la hora! A continuación, hablaremos sobre algunos elementos poco conocidos que pueden dar una falsa impresión del tamaño de tu hijo o hija.

1. La posición y el número de bebés

A pesar de que al final del embarazo los bebés suelen adoptar una posición muy específica (con la cabeza hacia abajo, llamada longitudinal) no es la única que existe. De hecho, cuando el feto se encuentra en pleno desarrollo y el útero es muy grande para él o ella, se puede mover a su gusto y adoptar diferentes posiciones.

Una de ellas es la transversal. Aquí el bebé se encuentra con la cabeza hacia uno de los lados de la madre (derecho o izquierdo) y con los pies y las nalgas hacia otro. Si bien es más común en los primeros meses, también puede permanecer de esta manera hacia el final del embarazo. Como el útero se distiende de una forma diferente, da la apariencia errada de que el bebé es muy grande.

¡Ni hablar del número de bebés! Suena evidente, pero hay que decirlo. Cuando hay un embarazo múltiple (que incluye a los gemelos, trillizos, etc.), el útero se expande mucho más de lo habitual, lo que puede engañar a simple vista.

2. La cantidad de líquido amniótico afecta al tamaño de la barriga

Es muy probable que sepas que los bebés se encuentran suspendidos en una sustancia llamada líquido amniótico. Este es importante no solo para su protección, sino que forma parte activa de su desarrollo y contiene células madre.

Sin importar el tamaño del bebé, un útero que contenga gran cantidad de líquido amniótico puede provocar un abdomen muy distendido que es capaz de engañar a cualquiera. Por desgracia, esta situación es patológica y se conoce como polihidramnios.

Puede ser la consecuencia de muchas situaciones, incluyendo malformaciones congénitas del aparato digestivo y renal, enfermedades metabólicas como la diabetes mellitus e infecciones. De hecho, en estas circunstancias el bebé podría ser incluso más pequeño de lo normal.

3. Las características físicas de la madre y los embarazos anteriores

Mujer embarazada comiendo rosquillas.

La apariencia externa de la madre también puede provocar algunas imágenes distorsionadas. Sucede mucho en aquellas que tienen algo de sobrepeso u obesidad. El hecho de que una madre tenga mucho tejido adiposo (grasa) no quiere decir que el bebé vaya a ser así de grande.

Incluso puede suceder lo contrario. Algunas pacientes con aumento de peso pueden tener un mal funcionamiento de la tiroides sin saberlo (hipotiroidismo). Además de las consecuencias sobre la madre, los hijos tienden a nacer con bajo peso y otras anomalías como problemas en el desarrollo del sistema nervioso.

4. La posición del útero

¿Recuerdas que hemos mencionado que el útero puede adoptar distintas posiciones? Hacia delante, atrás o a los lados… ¡Todo esto puede influir en la apreciación sobre el tamaño del bebé! Sin embargo, este factor suele ser más importante en los inicios del embarazo, ya que después el crecimiento es tanto que la posición suele ser más o menos igual en todos los casos.

Esto también permite entender un poco mejor el origen de algunos de los síntomas del embarazo. Si ya viviste uno, es muy probable que hayas tenido pérdidas espontáneas de pequeñas cantidades de orina al toser o reír, ¿verdad?

Es una consecuencia natural de la posición del útero: cuando este crece por encima de la vejiga urinaria, tiende a presionarla y favorecer la salida de orina en las situaciones menos indicadas.

¡El tamaño de la barriga no siempre es lo que aparenta!

A todos nos encanta sacar conclusiones viendo cómo se encuentra la madre, pero esto no siempre es posible. El método más fidedigno para determinar estos detalles (peso, talla y el crecimiento general) es el ecosonograma obstétrico. Eso solo puede ser realizado por un profesional, otra razón por la que ir a las consultas médicas se vuelve tan importante durante este periodo.

Te podría interesar...
9 ejercicios para el desarrollo del bebé de 10 a 12 meses
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
9 ejercicios para el desarrollo del bebé de 10 a 12 meses

¿Quieres saber cómo estimular a tu pequeño? Aquí te contamos algunos ejercicios para el desarrollo del bebé de 10 a 12 meses.



  • Purizaca M. Modificaciones fisiológicas en el embarazo. Rev Per Ginecol Obstet 2010;56:57-69.
  • Rencoret G. Embarazo gemelar. Revista Médica de Clínicas Las Condes 2014;25(6):964-971.