¿Se pueden evitar las episiotomías y los desgarros en el parto?

Óscar Dorado · 19 noviembre, 2018
Si te preocupan las episiotomías y los desgarros en el momento de dar a luz, en este artículo te contamos todo lo que debes saber para evitarlos. ¡Toma nota!

Uno de los temas que más preocupan a las mujeres durante el parto son las episiotomías y los desgarros vaginales. Por este motivo, en este artículo nos hacemos la siguiente pregunta: ¿Se pueden evitar las episiotomías y los desgarros en el parto?

En primer lugar, es bueno que definamos ambos conceptos. Por un lado, la episiotomía es un corte realizado en el perineo para ensanchar la vulva y permitir que el niño salga con mayor facilidad. Se trata de un procedimiento quirúrgico que está lejos de ser inocuo y cuya cicatriz puede causar dolor severo. El proceso de curación suele ser largo y doloroso durante semanas o incluso meses después del nacimiento del bebé.

Por ende, los desgarros en el parto, como su nombre indica, se atribuyen a la rotura espontánea de los tejidos perineales, pudiendo afectar al esfínter del ano y la mucosa rectal. Asimismo, ambos procedimientos se utilizan para facilitar que el niño pueda salir del vientre de la madre. Sin embargo, se trata de intervenciones quirúrgicas, por lo que es un tema que suele despertar incertidumbre entre las mamás, sobre todo entre aquellas que desean tener un parto natural.

Visita al médico durante el embarazo.

¿Cómo se pueden evitar las episiotomías y los desgarros en el parto?

A continuación, te contamos cómo se pueden prevenir las episiotomías y los desgarros en el parto. Estas prácticas te pueden ayudar a mejorar tus probabilidades de  sobrevivir el parto con tu perineo intacto. ¡Toma nota y no te olvides de poner en práctica nuestros consejos!

Prepara tu cuerpo

Es esencial asegurarse de que el cuerpo está listo para comenzar el trabajo. Por ello, debes saber que el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez es bueno para la elasticidad de la piel. Al mismo tiempo, una buena nutrición e hidratación son útiles para la piel y la salud de los músculos. Te recomendamos incluir muchas grasas buenas en tu dieta, especialmente omega-3.

Masaje perineal

Sin ninguna duda, es una de las mejores maneras de ayudar a incrementar la elasticidad de la piel del perineo. Suele realizarse de manera consistente durante las últimas semanas del embarazo, a partir de la semana 34. Se lleva a cabo con dos dedos, el dedo índice y el pulgar, mediante ejercicios de presión, mientras se utiliza un aceite vegetal natural en la vagina. Este masaje, muy suave, puede ayudar a relajar el área si lo haces regularmente.

Posición del nacimiento

La posición en la que estás empujando tiene una gran influencia sobre el riesgo de episiotomías y desgarros vaginales. En este sentido, las mujeres deben encontrar la posición que las ayude a soportar mejor las contracciones en cada etapa. Las posiciones menos estresantes para el perineo suelen ser: a cuatro patas, con las manos y las rodillas apoyadas, acostada hacia delante en posición de apoyo y acostada de lado.

Compresas tibias

Durante el trabajo del parto se pueden aplicar compresas tibias en el perineo para que la piel y los músculos sean más flexibles. De hecho, el uso de compresas puede reducir los desgarros severos, ya que el calor aumenta el flujo de sangre en la zona.

Ejercicios de Kegel

Ejercicios de Kegel.

Para empezar con los ejercicios de Kegeldebes encontrar un lugar tranquilo y privado para sentarte o recostarte antes de hacer tus ejercicios. Desde el comienzo del embarazo, es perfectamente posible hacerlos para contraer y estirar brevemente los músculos. El objetivo es a la vez tonificar y suavizar el conjunto. Estos movimientos tienen la ventaja de poder practicarse en cualquier lugar y en cualquier momento.

Empujar en el momento correcto

Empujar en el momento oportuno es uno de los aspectos más importantes para evitar las episiotomías y los desgarros vaginales. A pesar de que puedas tener ganas de empujar antes, solamente debes hacerlo cuando lo indique el médico.

Ten en consideración que la piel del perineo no tiene la capacidad de estirarse de la manera apropiada, lo que puede provocar que sufras un posible desgarro. Por ello, cuando el médico te indique que debes dejar de empujar, será el momento de sacar al bebé despacio.

Por último, recuerda que las episiotomías y los desgarros en el parto pueden evitarse en gran medida si sigues nuestra lista de consejos y haces caso a tu médico. No te asustes, ¡estamos convencidos de que todo saldrá bien!

  • Vardon, D., Reinbold, D., & Dreyfus, M. (2015). Episiotomía y desgarros obstétricos recientes. EMC - Cirugía General15(1), 1–17. https://doi.org/10.1016/S1634-7080(14)67435-8
  • Hernández-Martínez, A., Pascual-Pedreño, A. I., Baño Garnés, A. B., Melero-Jiménez, M. del R., & Molina Alarcón, M. (2014). Variabilidad en la tasa de episiotomías y su relación con desgarros perineales graves y morbilidad neonatal. Enfermeria Clinica24(5), 269–275. https://doi.org/10.1016/j.enfcli.2014.03.005
  • Duarte González, L., García González, S., & Mejías Paneque, M. C. (2013). Masaje perineal. Nure Inv10(62), 1–4.