Qué es la episiotomía y por qué es tan controvertida

Naí Botello 1 agosto, 2018
Se trata de una práctica muy común en la medicina tradicional, pero últimamente se desaconseja su realización. ¿Qué riesgos supone la episiotomía? ¿Cuáles son sus ventajas?

Saber qué es la episiotomía resulta importante si estás próxima a tener el parto de tu bebé de forma natural. Esta intervención quirúrgica consiste en realizar un corte lateral u oblicuo en el área del perineo de la mujer a la hora de dar a luz, con el fin de ayudar a que el niño pueda terminar de salir por el canal vaginal.

La episiotomía es una técnica controvertida; si bien en Latinoamérica y España su práctica resulta común hasta en el 80% de los alumbramientos en hospitales, la Organización Mundial de la Salud alega que esta técnica está contraindicada y la recomienda solo para casos extremos.

¿Qué es la episiotomía?

La episiotomía es un tipo de intervención quirúrgica común en Latinoamérica y España durante el parto natural. Consiste en realizar un corte con una tijera quirúrgica en dirección al ano, previa aplicación de anestesia.

Esta intervención implica rasgar piel, mucosa vaginal y músculo para ampliar así el llamado canal blando, con lo que, en teoría, se conseguiría facilitar la salida del bebé por el canal vaginal.

El corte, aunque se dirige hacia la zona del ano, se hace de forma lateral u oblicua, precisamente para no producir un daño en el esfínter anal. Ahora bien, existen varios motivos por el cual los médicos recomiendan —ya con poca frecuencia— realizar una episiotomía:

  • Cuando el feto es demasiado grande.
  • Si la forma del perineo es alta y muy musculoso.
  • En partos de gemelos o mellizos.
  • Cuando se utilizarán instrumentos para la extracción del bebé, como el fórceps.
  • Por escasa elasticidad de la vulva y la vagina.
  • En partos de adolescentes muy jóvenes.
  • Cuando el bebé presenta distocias en alguno de sus hombros.
Los médicos deben explicar qué es la episiotomía antes de proceder a realizarla.

¿Por qué es rechazada esta técnica?

La principal controversia con respecto a la episiotomía radica en que dos de los principales motivos por los cuales se realizaba esta técnica en realidad no prevenían un daño en la zona genital de la madre. Es así como se suponía que la episiotomía evitaría un prolapso vaginal y los temidos desgarros en la vagina, el perineo e incluso la zona anal.

Según la ciencia médica, era mejor realizar un corte quirúrgico controlado para que la paciente no sufriera un desgarro; se pensaba que la recuperación de la episiotomía era mucho más rápida, lo que posteriormente se comprobó que no era cierto.

Con el tiempo, se determinó que al menos estos dos motivos en realidad no eran necesarios. Sin embargo, lo más alarmante con respecto a esta técnica fue revisar las estadísticas.

“La episiotomía implica rasgar piel, mucosa vaginal y músculo para ampliar así el llamado canal blando, con lo que, en teoría, se conseguiría facilitar la salida del bebé por el canal vaginal”

Entre otras cosas, los números reflejaban una alta tasa de mortalidad para la madre, producto de diversas complicaciones. Para ilustrar un poco la situación, basta con reparar en esta lista de efectos secundarios de la episiotomía:

  • Trombosis perineo-vulvares.
  • Endometriosis de la cicatriz.
  • Agravación de hemorroides.
  • Fístulas ano-vaginales.
  • Los músculos y nervios se retractan.
  • Abscesos.
  • Infección y reapertura de la herida.
  • Dolor permanente durante las relaciones sexuales.
  • Incontinencia fecal parcial o permanente.
  • Trauma psicológico.

Ahora, lo que plantean la medicina moderna y la Organización Mundial de la Salud es que esta técnica no se realice de forma indiscriminada en cualquier paciente que asista por un parto natural, como se hacía anteriormente.

Por el contrario, se exige que sus efectos se resuman a los casos en los que la mujer haya tenido desgarro de tercer y cuarto grado que no hayan sanado bien, cuando se deba utilizar fórceps o porque el niño esté sufriendo considerablemente o su vida corra riesgo; en definitiva, que se utilice solo en casos de extrema emergencia.

Antes del parto, la mujer debe saber qué es la episiotomía para realizar una elección a conciencia llegado el momento.

Recomendaciones para la cura de los puntos de la episiotomía

En caso de que una mujer ya haya pasado por una episiotomía y se encuentre en proceso de recuperación, estos breves consejos te podrán ser de utilidad:

  • Mantén la zona de la herida siempre seca y limpia.
  • Cuando vayas al baño, lávate y seca el área con aire; puedes utilizar un abanico o, en su defecto, una toalla exclusiva para la zona y que se higienice con mucha frecuencia.
  • Cambia con mucha regularidad las compresas postparto.
  • Se puede usar hielo para aliviar el dolor y desinflamar la zona.
  • No realices esfuerzos ni levantes peso hasta que la herida sane.

Como recomendación final, es bueno que sepas que puedes discutir con tu doctor antes del parto si deseas o no que se te realice una episiotomía. Si el médico considera que tu caso puede complicarse, también está la opción de que elijas una cesárea.

Te puede gustar