¿Se puede mezclar la leche materna con la leche de fórmula?

Eva Maria Rodriguez · 12 septiembre, 2016

Hay ocasiones en las que la es necesario complementar la lactancia materna con la lactancia a base de leche de fórmula por motivos diversos. Esta práctica de lactancia mixta es perfectamente aceptable. Sin embargo, la pregunta que nos ocupa es si se puede mezclar en un mismo biberón leche materna con leche de fórmula.

Técnicamente es aceptable mezclar en un solo biberón leche materna con leche de fórmula preparada. Sin embargo, aunque esto sea posible, es mucho mejor ofrecer al bebé primero una leche y luego la otra.

La recomendación de ofrecer al bebé la leche materna y la leche de fórmula por separado se debe a que, al ofrecer primero la leche materna, te aseguras de que no se desperdicia nada de esa leche. La leche materna contienen más propiedades nutricionales que la leche de fórmula, por lo que es mejor para el bebé. Si le das primero la leche materna que tengas, solo tendrás que preparar la que falte en el biberón.

Se puede preparar la leche de fórmula con leche materna en lugar de agua

Una cosa es mezclar la leche de fórmula preparada en cualquier de sus formatos a la leche materna y otra muy diferente es agregar la leche en polvo a la leche materna. Aunque es mejor dar primero una leche y luego otra, puede darse el caso de que sea más práctico mezclarlas.

Lo que nunca debe hacerse es sustituir el agua por leche materna a la hora de preparar el biberón.

La leche de fórmula hay que prepararla siguientes exactamente las indicaciones y recomendaciones del fabricante, tanto en lo que se refiere al tipo de líquido para realizar la disolución (agua estéril) como a la cantidad de concentrado en función de la cantidad de líquido. Además, hay que darle al niño la cantidad que recomiende el pediatra.

biberón de leche para bebé

El peligro de mezclar la leche de fórmula directamente con la leche materna

La fórmula infantil se hace para proporcionar al bebé  una cantidad específica de calorías y nutrientes en un volumen específico de líquido. Si diluyes la leche de fórmula concentrada directamente en la leche materna, la concentración de nutrientes en la leche será excesiva.

Aunque te parezca que la leche materna está más diluida o queda con menos color que la leche de fórmula eso no significa que carezca de nutrientes. Un exceso de concentración de nutrientes y grasas no es bueno para el niño. 

Los riñones del bebé no están todavía maduros. Los riñones de los recién nacidos y los niños pequeños necesitan suficiente agua para procesar todos los nutrientes en su alimentación, especialmente las proteínas y las sales. Cuando una alimentación está demasiado concentrada el riesgo de problemas es muy grande.

¿Se le puede dar al bebé un biberón de leche de fórmula después de ponerlo al pecho?

El problema de combinar la lactancia materna directamente del pecho y la lactancia con biberón es que el riesgo de fracaso es muy alto, ya que al bebé le cuesta mucho menos alimentarse del biberón, ya que no tiene que hacer tanto esfuerzo para conseguir el alimento.

En el momento en el que el bebé aprende que después del pecho viene el biberón es fácil que no se esfuerce tanto por amamantar y, si tiene mucha hambre, se suelte antes de vaciar el pecho. Eso va a dar lugar a la reducción de leche en el pecho.

Por eso es recomendable hacer tomas completas, bien de biberón, bien de pecho, en caso de necesitar hacer una lactancia mixta que combina la leche materna con la leche de fórmula. Además, conviene que en esas tomas “perdidas” la madre se saque la leche, al menos una parte, para seguir estimulando la producción de leche.

leche materna recién extraída

¿Cómo saber si tienes leche suficiente para la toma?

Si te quedas con dudas sobre si tienes leche suficiente puedes hacer lo siguiente. En esto de la lactancia se hace realidad el dicho de que “mejor que sobre a que haga falta”. Después de la toma prueba a sacarte un poco de leche con el sacaleches, pero siempre que el bebé haya estado amamantando al menos veinte minutos.

Si todavía te sale un poco de leche tras la toma y el bebé no quiere más debería ser porque está saciado. Si llora deberías consultarlo con el médico o la matrona, ya que el motivo de no amamantar o de quedarse con hambre puede ser otro, y no necesariamente porque no tengas leche suficiente.

También puedes ayudar al bebé a mamar estimulando la salida de leche colocando el sacaleches en el pecho que te queda libre en la toma. No hace falta que saques toda la leche, sino solo una poca hasta que notes que el bebé se prende sin problemas. Después, masajea el pecho del que el bebé está amamantando para facilitarle la obtención de leche.