Leches y fórmulas infantiles

Marta Guzmán · 22 octubre, 2019
Hay una gran variedad de leches y fórmulas infantiles dependiendo de los requerimientos y patologías de cada niño. ¡Descúbrelas aqui!

La lactancia materna es la forma óptima de alimentación para el recién nacido. Pero cuando no se realiza la alimentación al pecho, la elección habitual son las leches y fórmulas infantiles. En este artículo te explicáremos las distintas leches y fórmulas infantiles que existen dependiendo de las necesidades de tu bebe.

¿Qué leches y fórmulas infantiles hay?

Las leches y fórmulas infantiles son alimentos para lactantes que son adecuados para sustituir total o parcialmente a la leche humana, satisfaciendo las necesidades nutritivas normales del lactante.

Todas suelen presentarse en forma de polvo para disolver en agua (normalmente al 13 %, y es conveniente que esta sea hervida previamente) o ya preparadas para su utilización directa en forma líquida.

Así pues, es conveniente que se individualicen para cada niño las normas de usos de estos productos, tanto para cubrir sus necesidades como para no sobrealimentarlos y conseguir el crecimiento y desarrollo óptimos.

Los comités de Nutrición de la AAP (American Academy of Pediatrics), de la ESPGHAN (The European Society for Paediatric Gastroenterology Hepatology and Nutrition) y el Comité Científico de Alimentación de la Comisión Europea han establecido unas recomendaciones sobre las características cualitativas y cuantitativas que deben reunir las fórmulas lácteas.Mamá preparando biberones de leches especiales y fórmulas infantiles para su bebé.

Existen varios tipos de fórmulas: las fórmulas de inicio, las fórmulas de continuación y las fórmulas especiales que dentro de ellas hay varias.

Fórmulas de inicio

Están fabricadas con la finalidad de cubrir las necesidades del lactante por sí solas. Se emplean desde el nacimiento hasta los 4 o 6 meses de edad. Se obtienen a partir de la leche de vaca, aunque se pretende imitar la composición de la leche materna.

Fórmulas de continuación

Estas fórmulas están diseñadas para su empleo a partir de los 4-6 meses de edad y siempre formando parte de la alimentación complementaria. Se pueden utilizar hasta los 3 años. En cuanto a la composición, no se definen unos límites estrictos del contenido energético, puesto que el niño ya recibe alimentos distintos de la leche.

Leches y fórmulas especiales

Son fórmulas elaboradas especialmente para lactantes y niños pequeños que tienen problemas o limitaciones en los procesos de absorción, digestión o incapacidad para metabolizar determinadas sustancias. Para su elaboración, se suele partir de fórmulas normales a partir de las cuales se realizan modificaciones.

Leches sin lactosa

En estos preparados, la lactosa se ha sustituido total o parcialmente por dextrinomaltosa o polímeros de glucosa. Está indicada para lactantes con deficiencias congénitas o adquiridas de lactasa o con galactosemia (error en el metabolismo de los hidratos de carbono).

En este sentido, debido al efecto beneficioso de la lactosa sobre la absorción del calcio y magnesio, es conveniente que su consumo se mantenga de manera transitoria hasta que se recupere la actividad enzimática.

Fórmulas de soja

En estas fórmulas se utiliza la soja purificada como fuente proteica, la cual es tratada con calor para reducir la actividad de los inhibidores de tripsina y hemaglutininas. La suelen tomar los niños con:

  • Dieta libre de lactosa o galactosa.
  • Lactantes de padres veganos.
  • Alergia a las proteínas de la leche de vaca.
  • Diarreas.
  • Eczemas.

Leches para prematuros

Si tu bebé ha nacido prematuro, deberá tomar una leche especial, ya que estas leches tienen un contenido más elevado  de proteínas, hidratos de carbono y lípidos. Por ello, poseen una mayor densidad calórica con menores volúmenes que las fórmulas estándar.Biberones de leches especiales y fórmulas infantiles.

Hidrolizados de proteínas

Otro tipo de leches y fórmulas de transición son los hidrolizados de proteínas. Son preparados en los que las proteínas están predigeridas mediante hidrólisis térmica y posteriormente enzimática. Dependiendo del grado de hidrólisis, se dividen en dos grupos: fórmulas hipoalergénicas e hipoantigénicas. Están indicadas para bebés con:

  • Malabsorción de grasas.
  • Alergia a proteínas de leche de vaca.
  • Diarrea prolongada.
  • Vómitos.
  • Cólicos.

Fórmulas elementales

También existen las fórmulas elementales. En estas preparaciones, las proteínas se aportan en forma de aminoácidos de síntesis, lo que condiciona su alta osmolaridad, su alta carga renal de solutos y su mal sabor, pero el potencial antigénico es nulo. Sus indicaciones están muy restringidas:

  • Alergia grave a la proteína de la leche de vaca.
  • Fracaso en el tratamiento de las fórmulas hidrolizadas.
  • Malnutrición grave.
  • Tras nutrición parenteral prolongada.

Leches y fórmulas para problemas menores

Fórmulas antirregurgitación

Son fórmulas cuya composición está destinada al tratamiento del niño con regurgitaciones. Se les ha añadido un espesante que puede ser harina de semilla de algarroba o almidón de maíz o de arroz.

Fórmulas antiestreñimiento o anticólico

Se les modifican los triglicéridos para obtener ácido palmítico en posición beta, una composición similar a la de la leche materna. En algún caso contienen mayor cantidad de magnesio con efecto laxante.

  • Brandon, D. L., & Friedman, M. (2002). Immunoassays of soy proteins. Journal of agricultural and food chemistry50(22), 6635-6642.
  • Manual práctico de nutrición en pediatría. (2007) . Asociación española de pediatría.
  • Salinas, P. G. Á. (2002). Fórmulas infantiles. Alimentación adaptada. Farmacia profesional16(8), 72-82.
  • Tamayo López, G., Sáenz de Urturi, A., Hernández Sáez, M. R., Pedrón Giner, C., & García Novo, M. D. (1997). Fórmulas infantiles especiales. Anales españoles de pediatría47(5), 455-465.