La guía que te ayuda con la alimentación complementaria

06 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
A la hora de introducir la alimentación complementaria puede ser buena idea dejarle los alimentos al bebé para que el los manipule y los consuma a su ritmo.

Parece que alimentar a un bebé es fácil pero la realidad es que no lo es tanto. Al principio su alimentación de basa en leche y solo tienes que decidir si quieres darle leche materna o leche de fórmula. Siempre a demanda y a partir de los seis meses es cuando empieza la alimentación complementaria. En esta etapa pueden aparecer las preocupaciones por mejorar la alimentación, la introducción del agua y el fijarse si existen o no alergias alimentarias.

La alimentación complementaria

Los bebés necesitan la leche materna o la leche de fórmula para poder desarrollarse y crecer (durante el primer año de vida). La leche materna se toma hasta los seis meses de vida del bebé (que se puede ampliar y complementar con la alimentación complementaria a partir de esta edad). La alimentación complementaria hay que empezarla a partir de los 6 meses y jamás antes de los 4. 

El objetivo es no sustituir la leche materna sino complementar la alimentación. El pecho a demanda sigue siendo importante pero es bueno que empiecen a probar nuevos sabores. Habrá que hacerlo con paciencia y ofreciéndoles el alimento todas las veces que sean necesarias, sin repercusiones negativas si la rechaza al principio. Se tiene que acostumbrar a los nuevos sabores, a las texturas, a mover la boca para empezar a masticar, etc.

alimentación complementaria

Si un niño se niega a comer un nuevo alimento ya sea por su sabor o por su textura, no te preocupes ni te alteres o perjudicarás la buena relación con la comida de tu hijo. Es importante que si no quiere comerlo le retires el plato tranquilamente y lo alimentes como de costumbre. Al día siguiente prueba a hacer lo mismo y así hasta que lo acepte. Con paciencia, te sorprenderás de los resultados. 

Cómo debe ser la introducción de nuevos alimentos

A los 6 meses los bebés aún no tienen la capacidad de masticar por sí mismos y por eso es imprescindible presentarle los nuevos sabores a través de papillas y purés. Actualmente también se empieza a introducir las papillas semi-sólidas para que comiencen a entender el movimiento de la boca y que no sea solo tragar sin masticar. Poco a poco y a medida que el bebé se sienta más seguro se pueden comenzar a incluir trozos de comida blandita.

Las últimas tendencias en cuanto a nutrición infantil apuestan por ofrecer los alimentos a los bebés en su estado natural. De este modo se les permite interaccionar con los mismos para que se acostumbren a sus características organolépticas. Este método, denominado Baby Led Weaning, promete una mejor adaptación a la dieta en un futuro, según un artículo publicado en la revista “Italian Journal of Pediatrics”.

Nuestra comida debería ser nuestra medicina y nuestra medicina debería ser nuestra comida.

-Hipócrates-

Cada bebé es un mundo y es necesario que conozcas al tuyo para saber cómo come mejor. No todos los bebés aceptan los trozos en las papillas y se niegan a comerlo o simplemente lo escupen. Incluso hay bebés que se atragantan con el peligro que esto conlleva para sus vidas. Por lo que si ves que tu hijo no está preparado para la comida semi-sólida, no te preocupes y sigue con los purés. Lo que importa es que esté bien alimentado, ya aprenderá a masticar.

Para comenzar la alimentación complementaria es importante que empieces también a introducir el uso de la cuchara. Las papillas o purés en un biberón no son buena idea porque entonces le estarás negando la posibilidad de aprender a comer con cubiertos. Con el biberón puedes darle cereales y leche, pero nada más. La alimentación complementaria es mejor que sea en cuchara (especial para bebés), o con las manos.

alimentación complementaria 3

Empezar con la alimentación complementaria

Los alimentos deben ofrecerse de uno en uno y será tu pediatra quien te indique con una hoja de alimentación infantil qué pasos debes seguir. Nunca des más de un alimento al mismo tiempo porque además de que serían demasiados sabores de golpe si existe alergia o intolerancia no sabrías de qué alimento se trata. Tu hijo no aceptará de primeras el alimento porque primero deberá experimentar con él.

Intenta introducir una gran variedad de verduras en este periodo. De este modo el bebé se acostumbrará a su color y sabor, mejorando su aceptación a las mismas en un futuro. recuerda que la ingesta de vegetales será de gran ayuda para su salud, según un estudio publicado en el año 2017.

Después de darle un nuevo alimento deberás observarle para ver que la caca la hace bien, que no vomita o que no le salen cosas extrañas en la piel o que tiene otros síntomas. Cuando ofrezcas otro alimento diferente al anterior, deberás seguir el mismo procedimiento para saber que le sienta bien y que no hay ningún tipo de reacción extraña en el organismo. En caso de que sí lo haya deberás acudir al pediatra cuanto antes y retirar ese alimento de la dieta de tu bebé.

Los tipos de alimentos que debas darle a tu bebé tendrá un orden estricto que deberás seguir ya que su estómago aún es muy delicado. Pregunta a tu pediatra cualquier duda que tengas sobre este orden de alimentación para que sepas cuáles son los alimentos que debes introducir primero y cuáles son los que tienen  que esperar hasta que tu bebé tenga más edad.

  • D'Auria E., Bergamini M., Staiano A., Banderali G., et al., Baby led weaning: what a systematic review of the literature adds on. Ital J Pediatr, 2018.
  • Aune D., Giovannucci E., Boffetta P., Fadnes LT., et al., Fruit and vegetable intake and the risk of cardiovascular disease, total cáncer and all cause mortality - a systematic review and dose response meta analysis of prospective studies. Int J Epidemiol, 2017. 46: 1029-1956.