Bebés recién nacidos con cólicos, ¿que hacer?

En el siguiente artículo, ponemos a tu disposición algunas claves para comprender y aliviar los famosos cólicos de bebés recién nacidos. Además, te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tipo de dolores: causas, síntomas y posibles soluciones.

El cólico es un trastorno típico de los primeros meses de vida del bebé que se caracteriza por un llanto intenso y recurrente sin causa aparente. Los casos de bebés recién nacidos con cólicos no son preocupantes, aunque sí es necesario que los padres sepan cómo calmar al pequeño.

Esta crisis ocurre normalmente a la misma hora del día, generalmente a la tarde o después del biberón. El cólico, además, es bastante común entre los bebés de 0 a 6 meses.

A menudo es motivo de gran preocupación para los padres, especialmente cuando se trata de su primer bebé. Pero ¿qué hacer frente a las lágrimas o los llantos y cómo aliviarlo?

Sigue los siguientes consejos para calmar a los bebés recién nacidos con cólicos. Incluso si ningún medicamento ha demostrado ser efectivo, muchas acciones simples pueden aliviar al bebé.

¿Bebés recién nacidos con cólicos, ¿cómo calmarlos?

Cuando el bebé tiene cólicos, el llanto puede ir acompañado de ciertos comportamientos característicos. Los bebés recién nacidos con cólicos sufren de dolores abdominales espasmódicos que se desencadenan en ataques de llanto intenso y un estado de agitación, acompañado de emisiones de gases. Su cara se pone roja, sus puños se tensan y sus piernas se doblan sobre su vientre hinchado.

El cólico no es una enfermedad, sino más bien una descripción de un comportamiento. El único síntoma real asociado es el llanto intenso.

Por lo tanto, no existe un tratamiento radical, ya que se desconoce el origen. Sin embargo, no debemos dejar de buscar formas de aliviar al bebé. Te ofrecemos algunos consejos para paliar sus molestias:

1. Muévelo suavemente

Una buena opción es darle un baño caliente o algo para chupar —biberón, chupete—, ya que esto tiende a calmarlo. Mantén el entorno muy tranquilo alrededor del bebé y baja la luz de su habitación.

Los bebés recién nacidos con cólicos manifiestan ataques intensos de llanto.

2. Hazle un masaje abdominal

Coloca una botella de agua caliente en el estómago del bebé y frótala suavemente. Puedes probar un masaje abdominal con un poco de aceite de almendras para promover un toque suave.

Realiza el masaje siempre en el sentido de las agujas del reloj. Este método también ayuda al bebé a eliminar el gas intestinal.

3. Prepara una bolsa de agua caliente

El calor ayuda a relajar los intestinos y aliviar los espasmos. Prepara una bolsa de agua caliente rodeada con una toalla y luego introdúcela debajo del vientre del bebé para calmarlo.

4. Encuentra una dieta balanceada

Alimenta al bebé con mayor frecuencia, pero en pequeñas cantidades; así puedes reducir los cólicos. Debes dejar un intervalo correcto entre las tomas —dos horas como mínimo—. No le des nada más que leche y evita especialmente el jugo de fruta.

“Los bebés recién nacidos con cólicos sufren de dolores abdominales espasmódicos que se desencadenan en ataques de llanto intenso y un estado de agitación, acompañado de emisiones de gases”

 5. Leche de fórmula

Prepara bien el biberón del bebé para que no contenga demasiado polvo y respeta las cantidades adecuadas de agua. Seguidamente, te recomendamos dárselo lentamente, en un ambiente tranquilo y relajado.

Asimismo, considera un cambio de leche con el previo acuerdo del médico. Evita darle dos leches diferentes, ya que serán más difíciles de digerir.

6. Colócalo en posición vertical durante el amamantamiento

Para evitar que el bebé trague demasiado aire durante el amamantamiento, es aconsejable instalarlo en una posición lo más vertical posible. Además, es una buena opción optar por un biberón más pequeño para evitar que se llene de aire innecesariamente.

7. Ayúdalo a eructar

El eructo tiene una influencia significativa en la aparición de cólicos. Por eso, es necesario tomarse el tiempo para ayudar al bebé a evacuar después de cada comida.

Por ejemplo, puedes golpear suavemente la espalda del bebé con la cabeza apoyada en tu hombro o aplicar un masaje en la parte inferior de la espalda del bebé cuando esté sentado para ayudarle a eructar.

Los masajes contra los cólicos del bebé pueden aliviarle de este doloroso malestar.

8. Presta atención a tu dieta

En el caso de la lactancia materna, evita consumir demasiado yogur y quesos blancos, ya que pasan a la leche y son absorbidos por el bebé. Estos productos lácteos contienen grandes cantidades de proteína de leche de vaca que podrían en el origen del cólico del bebé.

Asimismo, evita comer repollo, brócoli y otras ensaladas que causen gases y tampoco consumas demasiados refrescos, dulces, alcohol ni tabaco.

En definitiva, esta lista de consejos para paliar el dolor de los recién nacidos con cólicos de seguro te ayudará. Recuerda que es muy importante que mantengas la calma en todo momento y que sepas cómo tranquilizar al pequeño. Si te preocupa que pueda tratarse de un problema mayor, no dudes en acudir al médico.

Categorías: ¿Por qué llora? Etiquetas:
Te puede gustar