12 beneficios de los masajes infantiles

Eneiro Matos 4 febrero, 2018
A través del sentido del tacto los seres humanos desarrollan (o refuerzan) vínculos y afectos positivos. Descubre más acerca de los beneficios de los masajes infantiles.

¿Sabías que los masajes infantiles tienen múltiples beneficios? Pues bien, se ha comprobado que las madres que acarician, palpan y ejercen cierta presión sobre algunos puntos del cuerpo de sus bebés, promueven su desarrollo de forma positiva.

Por ejemplo, cuando una madre realiza movimientos circulares con su mano sobre el abdomen del bebé, favorece la buena digestión, la liberación de gases, alivia el dolor estomacal, y también induce a la relajación. 

En la actualidad las personas requieren con mayor frecuencia los servicios de un masajista, quiromasajista o un fisioterapeuta. Así que no es de extrañar que ahora se disponga de una categoría para los niños, la cual se denomina: masajes infantiles.

¿Qué es un masaje?

Un masaje es la acción de manipular los músculos del cuerpo mediante diversos movimientos de las manos. Tiene una función principalmente terapéutica, por consiguiente, tiene efectos positivos en la persona.

En este sentido se puede decir que los masajes se idearon como una forma para combatir el dolor. Con el paso del tiempo, se desarrollaron diferentes técnicas y hoy en día se conoce como un «tacto estructurado».

¿Para qué sirven entonces?

  • Aliviar (dolores, contracturas, molestias físicas y emocionales).
  • Relajar o estimular (según sea el caso).
  • Rehabilitar (músculos, tendones).

De este modo, un masaje puede servir para una rehabilitación muscular, así como para relajar en líneas generales. Cabe destacar que los masajes promueven la buena circulación sanguínea y esto contribuye a optimizar el buen deslizamiento de los tejidos.

Los masajes infantiles.

Los beneficios de los masajes infantiles

Aumentan el apego y el vínculo afectivo

Los masajes infantiles implican: contacto visual, risas, caricias, caricias y demás interacciones con el bebé. Esto permite que el bebé interactúe de forma positiva con sus padres. Asimismo los masajes activan las respuestas del organismo de una forma favorable.

Relajan y alivian el estrés

Como todo otros tipos, los masajes infantiles consiguen aliviar o eliminar las tensiones del cuerpo. Aunque no creamos que los bebés puedan sufrir de esto, en realidad, sí son capaces de acumular tensión y de sentir molestias. Por supuesto, lo más común es que este tipo de molestias sean, sobre todo, lesiones por malas posturas.

Recordemos que, por ejemplo, cuando los padres acuestan a sus hijos para que duerman, no siempre están pendientes de ayudarlos a cambiar de postura después de un rato y esto puede producirles incomodidad.

Fomentan el desarrollo psicológico

Los masajes infantiles permiten que los bebés se sientan más seguros. Esto se debe a que, cuando se les realiza el masaje, se les presta atención por completo.

Por consiguiente, se reducen los temores y se promueven la tranquilidad, la relajación y la confianza, con lo cual, se estimula su desarrollo psicológico de forma positiva.

Enseñan el reconocimiento de los límites del cuerpo

Por medio de los masajes infantiles, el bebé puede comprender los límites de su cuerpo; es decir, se comienza a tener una idea acerca de las dimensiones. Se comienza a tener cierta noción acerca del espacio corporal y el propio cuerpo.

En otras palabras, se les ayuda a entender, poco a poco, a los bebés que ya no son una prolongación del cuerpo de su madre sino un individuo independiente. Por supuesto, esto no significa que el bebé lo comprenda con estas mismas palabras.

Benefician el sistema digestivo

Los bebés tienden a sufrir de problemas gastrointestinales. Por ello hay que reconocer que uno de los mayores beneficios de los masajes infantiles es que se favorece la función digestiva y también se alivian los gases y los cólicos. Por otra parte, al mejorar las funciones digestivas, su organismo absorbe mejor los nutrientes.

Benefician el sistema inmunológico

Cuando el cuerpo humano está tranquilo y libre de tensiones, el funcionamiento del sistema inmunológico se ve mejorado, por ello al ofrecer masajes infantiles podemos tener garantizado que su sistema inmunológico estará en buen estado y podrá afrontar infecciones, así como defenderse de ciertas enfermedades.

Mejoran el desarrollo del sistema nervioso

Sabemos que mediante los masajes tenemos una percepción de los movimientos, caricias y elongamientos, los cuales son señales que se trasmiten directamente al cerebro.

Por medio de los masajes infantiles el bebé puede mejorar la capacidad mediante la cual capta los estímulos y así aumenta este ámbito.

Los beneficios de los masajes infantiles.

Mejoran la circulación

Sin duda alguna, los masajes ayudan a que la sangre fluya de mejor manera, ya que podemos mejorar incluso la respiración y con ello tenemos un mayor aporte de oxígeno que hace que la sangre sea más limpia. Con los masajes infantiles también se logra este efecto, además se drena el sistema linfático.

Refuerzan el sistema respiratorio

Los masajes infantiles que se realizan en la zona del pecho, los hombros y la espalda ayudan a que se fortalezcan los pulmones y se optimice la respiración.

Mejoran los músculos

Por otra parte, los masajes infantiles también ayudan a tonificar la piel, mejorar la flexibilidad, tonificar y mejorar la coordinación de las extremidades tanto superiores como inferiores.

Los beneficios de los masajes infantiles son múltiples. Lo principal es que el tacto permite desarrollar y reforzar vínculos afectivos que favorecen el desarrollo neurofisiológico de los niños. Por otra parte, al relajar se optimiza las funciones del organismo. Esto se traduce en salud y bienestar.

Te puede gustar