¿Cuánta agua necesita tomar tu bebé?

Adrianazul · 4 agosto, 2016

La respuesta a la pregunta ¿cuánta agua necesita tomar mi bebé? varía según la edad del niño. Por ejemplo un bebé que es amamantado de manera exclusiva no necesita tomar agua puesto que la leche que brota del pecho de su madre la contiene, pero a partir de los seis meses de edad, cuando comienza la etapa de la alimentación complementaria empezará a tomar agua en una medida que va desde los 0,6 litros a esa edad, hasta los 2,8 litros en la adolescencia.

Cuando un bebé es amamantado de manera exclusiva y a demanda no necesita tomar agua a menos que haya perdido líquidos de manera imprevista a causa de vómitos, diarreas o altas fiebres; en ese caso es necesario que el bebé tome agua para recuperar el líquido que ha perdido.

La recomendación de no ofrecer agua de manera complementaria también aplica para los niños que toman tetero correctamente preparado de manera exclusiva y a demanda; en este caso las excepciones son las mismas que las anteriores: Solo se le debe dar agua cuando ha perdido líquido de manera imprevista.

Pero las reglas cambian cuando el niño comienza a tomar alimentos distintos a la leche, lo cual ocurre por lo general a los seis meses de edad, cuando el bebé empieza a probar otros alimentos a través de sopas, papillas y compotas. A esa edad y hasta el primer año de vida tu bebé debe tomar 0,6 litros de agua al día.

La cantidad de agua que debe tomar el niño irá incrementándose a medida que crece, así pues desde que tiene dos años hasta los ochos debe tomar 1,8 litros de agua diariamente y a partir de los nueve años esa medida sube nuevamente hasta los 2,5 litros en los niños y hasta los 2,2 litros en las niñas.

drink-water-baby

Cuánta agua tiene el cuerpo de tu hijo 

La mitad del peso total del cuerpo de una mujer está representado por agua y en el hombre esa proporción equivale a dos tercios de la totalidad de su peso corporal, lo cual constituye al agua como el elemento más destacado del cuerpo de los seres humanos y del planeta entero de hecho, ya habrás oído por ahí que el planeta Tierra debe llamaría llamarse Agua debido a la gran cantidad de líquido que posee.

No es gratuito que el agua sea el elemento predominante en el cuerpo de tu bebé; el agua tiene tanta preponderancia como importancia y funciones. El agua es el medio en el que se disuelven las sustancias corporales: sangre, linfa, secreciones, orina, heces, entre otras; además ayuda a transportar los nutrientes que necesita el organismo de tu hijo, también hace que estos se disuelvan, que ocurra la digestión y que el cuerpo los absorba.

El agua también es la sustancia responsable del metabolismo de todas las células y es necesaria para la lubricación adecuada de las articulaciones y de otros tejidos. Asimismo, la necesitamos para la eliminación correcta de los productos de desecho de las células y su metabolismo. Es imprescindible para mantener la temperatura corporal adecuada a través de complejos mecanismos como la evaporación y la sudoración

Por estas razones, resulta fundamental además de conveniente que prestes especial atención a la cantidad de agua que toma tu bebé. De igual manera, es imprescindible enseñarle por qué es importante que la tome de manera constante y metódica durante el día, sobre todo cuando hace ejercicio físico, cuando va al comedor del colegio y cuando está en lugares cerrados donde hace calor o está la calefacción encendida.

Hay otro punto a favor de que tu hijo consuma agua como una estrategia de hábito de vida saludable: previene el sobrepeso. Hay interesantes trabajos que demuestran cómo el consumo de este líquido transparente en los colegios durante todo un curso escolar se acompañaba de un descenso del 31% del riesgo de sobrepeso.

Cuánta agua necesita tu bebé depende de la edad

Hervirla ¿sí o no?

Para la mayoría de nosotros es una regla hervir el agua que se usa para preparar el tetero del bebé y sus comidas. De hecho, los textos clásicos de pediatría recomendaban preparar el biberón con agua potable hervida durante cinco o diez minutos para eliminar el riesgo de infección. 

Sin embargo, esta recomendación puede ser contraproducente para la salud del bebé, puesto que hervir el agua por tanto tiempo puede elevar la cantidad de cloruros, sodio, sulfatos, calcio o magnesio, según el origen del agua.

Así que el hervido del agua de consumo público de determinadas poblaciones puede suponer un excesivo aporte iónico, según las normas de la European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition (ESPGHAN).

Este cambio de paradigma puede resultar contradictorio para muchas madres acostumbradas a oír lo contrario, por lo que resulta necesario conocer la composición del agua que se está hirviendo o usar agua mineral, la cual según las sugerencias de especialistas en pediatría no debe ser hervida.

No obstante, también puedes guiarte por la recomendación de la Organización Mundial de la Salud que aconseja hervir el agua durante un minuto desde que empieza a hervir en la superficie. Tampoco está de más consultar la información prevista en este completo libro titulado El agua mineral en la infancia.

En este texto, al igual que el titulado El agua mineral natural: bebida recomendable para la infancia destacan que el agua mineral natural debe ser la bebida de referencia para los niños. Que tu bebé consuma agua en cantidades adecuadas, más que importante es vital puesto que cada célula de nuestro cuerpo la necesita para funcionar.