¿Un bebé menor de 6 meses debe beber agua?

Si fuera una respuesta obvia, no estaríamos preguntándonos si un bebé menor de 6 meses debe beber agua; pero muchos especialistas lo desaconsejan. Aunque sabemos que el agua es un elemento vital para todos los seres vivos, se acostumbra a no dársela a bebés menores de seis meses.

La leche materna se convierte en el alimento básico del bebé desde sus primeros días y por muchos meses más. Se cree que toda la nutrición y también la hidratación que requieren los pequeños, la reciben durante la lactancia; quizá para cuando sea introducida la alimentación complementaria podría comenzar a beber agua.

¿Por qué no deben beber agua los bebés?

La razón principal para que el bebé no beba agua es que no la necesitan; incluso, notaremos que él mismo quizá la rechace. No se le debe obligar a beber agua y tampoco debería ser causa de preocupación, pues es algo normal y no traerá consecuencias.

3a9fa31f48dd8a06832e7ce61b19745c

La sed es algo fácil de identificar hasta para los niños pequeños, cuando estos son más grandes y comienzan a hablar, son capaces de indicar que quieren agua. De hecho, es una de las primeras palabras que aprenden a decir los bebés; pero ellos no comienzan a sentir sed, sino hasta que consumen otros alimentos además de la leche.

Según los expertos, la lactancia materna debe ser exclusiva hasta los seis meses de edad, por “exclusiva” entendemos, que es lo único que el bebé debería consumir. Por ende, además del agua, ningún otro alimento debe ser consumido por los lactantes hasta tanto hayan recibido los nutrientes de la leche materna en este periodo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, hay dos razones básicas por las cuales no hay que darles agua a los bebés. La primera como ya dijimos, es que no la necesitan, y la segunda es que puede afectar la manera en que se alimentan. Para los especialistas, toda la hidratación está en la leche materna y si llegaran a beber agua, podría disminuir el consumo de su leche.

edfffe624a8b3673fc6ce9cb59b66999

¿Cuál es el agua que debería beber?

Hay casos excepcionales donde los niños beben agua antes de los seis meses, por ejemplo, el desconocimiento por parte de los padres, bebés que se alimentan con fórmula, problemas con  fiebre o gastroenteritis. Si fuera necesario, entonces es preciso tomar en consideración ciertas condiciones que debe tener el agua, por ejemplo.

  • Es recomendable el agua cuya potabilidad esté garantizada, con poca cantidad de flúor y nada de tuberías de plomo. Aun cuando sea potable, debe ser hervida y llevada a temperatura ambiente antes de darla al bebé
  • El agua envasada, aunque es preferible, no siempre es la mejor opción. Para que sea óptima, es importante verificar que sea baja en flúor, yodo y nitratos; por lo general en la etiqueta expresa que es apta para el consumo infantil y que es baja en mineralización. Algunas madres acostumbran también a hervir el agua que viene embotellada.

Cuando el bebé comienza a recibir su alimentación complementaria, muchos de los productos que consume, también llevan agua. Las sopas, papillas y zumos, aportarán gran parte de la hidratación que requiere, además todavía estará tomando su leche. Así que es conveniente darle pequeños sorbos para que pueda saciar la sed producida por los alimentos.

¿Cómo estamos seguros de que no necesita beber agua?

Quizá no lo sabías, pero la leche materna tiene cubierto este aspecto, al punto que el niño puede tomar el pecho también por sed. Recordemos que hasta el momento de su nacimiento, el pequeño fue hidratado de una manera poco convencional y una vez nacido solo distingue la leche como alimento.

Si ponemos atención, podemos ver que en ciertos casos el bebé toma su leche por pequeñas porciones, es posible que estos episodios estén relacionados más con la sed que con el hambre. Por esta razón, es quizá que la mayoría de los bebés rechazan el agua, pues estos ya se sienten saciados en este aspecto, es como intentar beber agua después de habernos hartado.

A diferencia de cuando mama por hambre, en el caso de mamar por sed es común que tome el pecho fuera de la hora habitual y succione un poco de cada pecho. Se tiene entendido que esto lo hace por sed, porque la primera leche que succiona es un tanto más acuosa que la que sale después y por eso saca lo que necesita de cada uno.

 

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar