Recompensar a los niños por sacar buenas notas: ventajas y desventajas

Viviana Schafer · 5 marzo, 2019
Muchos padres tienden a recompensar a los niños por sacar buenas notas con regalos o premios. Sin embargo, este tipo de actitudes pueden tener un efecto negativo en el niño. Aquí encontrarás las ventajas y desventajas de hacer un regalo a los niños si sacan buenas notas.

Recompensar a los niños por sacar buenas notas puede suponer un efecto negativo para ellos. Muchas veces, para asegurar que los niños saquen buenas notas, los padres recurren a un sistema de premios pero, ¿es correcto incentivar a los niños con recompensas para que saquen buenas notas?

Es muy importante que elogies, alabes, aplaudas y felicites a tu hijo cuando obtenga buenas notas en el colegio, pero nunca lo compres con regalos. La única responsabilidad que tiene tu hijo como estudiante es estudiar, por lo que reconoce sus méritos y apóyalo en sus fracasos, pero evita que el objetivo final sea un regalo o un premio.

Además, tienes que tener en cuenta que, si tu hijo trae buenas notas, no está de más celebrarlo con su comida favorita, preparar una tarta para compartirla en familia y comerla a su salud o ir al cine a ver una película que le guste.

¿Recompensar a los niños por sacar buenas notas? Ventajas y desventajas

Recuerda que las cosas materiales no son la única forma, ni la mejor, de premiar el esfuerzo de tu hijo. Enséñales a que trabajen, lo que a largo plazo les hará más felices que conseguir todo lo que quieren sin esforzarse.

Ventajas de recompensar a los niños por sacar buenas notas

  1. Reforzar lo positivo. Premiar a tu hijo por un buen esfuerzo o reconocerlo con un helado o con una hora más de videojuegos siempre será algo positivo. Trata de reforzar más sus incentivos positivos, aunque no tienes que hacerlo necesariamente con premios.
  2. Resultados inmediatos. La conducta puede acondicionarse de manera rápida y eficaz, tanto con refuerzos negativos como positivos. Desde muy temprana edad tu hijo suele responder con acciones a este tipo de métodos. Lo esencial es que esto no se convierta en la única forma de dirigir su conducta o de motivarlo, porque lentamente irá decreciendo su efecto.
  3. Disciplina. Tienes que saber que premiar o castigar conductas es una buena alternativa para mantener la disciplina y el buen comportamiento. Si deseas moldear la conducta de tu hijo, esto puede funcionar a la perfección pero, ¿qué pasa cuando no hay castigos o recompensas?

 Desventajas  de recompensar a los niños por sacar buenas notas 

  1. Anula la convicción. La disciplina que logras en tu hijo se basa únicamente en recompensas o prohibiciones, de esta manera los niños no comprenden el verdadero valor de ser disciplinados, sino que lo hacen únicamente para dar respuesta a tus condicionantes, para ganarse un premio o no ser castigados, y no por convicción.
  2. Resultados por interés. Esto puede pasar con las notas de la escuela, donde tu hijo anteponga los premios al verdadero aprendizaje. Quizás no quiere ser castigo o quiere tener un juguete nuevo, y para lograrlo recurra a copiar un trabajo práctico o un examen, memorizar sin aprender para aprobar y hacer trampa.
  3. Poca concentración en los objetivos. Si tu hijo actúa por la recompensa positiva o negativa, pierde de vista el verdadero objetivo. Pueden llegar a concentrarse más en el resultado de un examen que en lo que está haciendo y aprendiendo.Recompensar a los niños por sacar buenas notas: ventajas y desventajas.

Argumentos a favor y en contra de recompensar a los niños por sacar buenas notas

Los argumentos a favor de recompensar a los niños por sacar buenas notas son:

  • Si le haces un regalo, tu hijo va a aprender que el esfuerzo y la constancia dan buenos frutos. Esto es un detalle por su buen trabajo y lo va a ayudar a motivarse.
  • En caso de que le regales algo por sus buenas notas, tienes que valorar si es conveniente que sean objetos materiales; quizás prefiera una felicitación, un abrazo, un beso o algo de atención. Esto lo va a llenar de satisfacción. Tu hijo estará muy contento de que le reconozcas su trabajo y esfuerzo.
  • No tiene nada de malo recompensar el esfuerzo de tu hijo, pero lo ideal es que no se lo espere, de esta manera lo entenderá como el resultado de su trabajo y no como algo que debe recibir siempre. Así, será consciente de su propia constancia y dedicación.
  • También puedes utilizar el regalo como un incentivo cuando tu hijo empieza a perder el rumbo, siempre que no contribuya a su indisciplina. Intenta que lo tome como una meta, como una motivación. Lo mejor es llevar a cabo un refuerzo diario y sin recompensas que tengan un valor material.

Los argumentos en contra de recompensar a los niños por sacar buenas notas son:

  • Tu hijo tiene que comprender que estudiar es su responsabilidad y que sacar buenas notas es importantísimo para tener un buen futuro.No permitas que se acostumbre a obtener siempre una recompensa por sus logros.
  • Los regalos pueden ser contraproducentes cuando tu hijo llega a pensar que más que tener la obligación de estudiar, eres tú quien debe obsequiarle un regalo al finalizar la cursada. Esto hará que cada vez exijan más y mejores regalos.
  • La recompensa no puede ser utilizada como un fin en sí misma. Tu hijo puede interpretar que tiene que estudiar para recibir algo a cambio. Corres el riesgo de que lo perciba como algo inherente al final de cada trimestre o curso. Ya no será efectivo si espera el obsequio incluso cuando saque malas notas.
  • Si le prometes un presente por aprobar todo, también puede ser perjudicial en el caso de que no lo consiga, pues aumentará su sensación de fracaso.
  • Es más efectivo si le dedicas tiempo y afecto. Ten en cuenta que lo más valioso que puedes dejarle a tu hijo son los valores y una base para su futura vida adulta. Lo económico y lo material solo son momentáneos.Recompensar a los niños por sacar buenas notas: ventajas y desventajas.

Tienes que ser consciente de que tu hijo, en algunas ocasiones, puede merecer un premio por sacar buenas notas o una reprimenda en caso de que suceda lo contrario. Lo importante es que recompensarlo no sea la única alternativa para motivarlo a obtener buenas calificaciones, ya que puede quedar invalidada su propia convicción de hacer las cosas bien por él mismo.