¿Qué son las praxias y cómo se pueden practicar?

03 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
A continuación, hablamos sobre qué son las praxias y cómo se pueden practicar en casa siguiendo las indicaciones de un especialista.

Cuando los niños presentan algún tipo de alteración en los órganos bucofonatorios (labios, lengua, maxilares, mejillas, paladar, etc.) y, en consecuencia, desarrollan problemas de articulación o de deglución, es conveniente intervenir de manera temprana.

Es decir, en cuanto se detectan dichas dificultades, se debe acudir a un especialista para trabajar en la mejora del tono y de la movilidad de esta musculatura. Para conseguir este objetivo, un recurso muy utilizado son las praxias. A continuación, te contamos qué son y cómo se pueden poner en práctica. 

¿Qué son las praxias?

Las praxias, y más concretamente las praxias fonoarticulatorias, son movimientos organizados que se realizan con los órganos bucofonatorios para lograr un fin determinado, como hablar, soplar, sonreír, etc.

Niño trabajando con la logopeda haciendo praxias.

En el caso de los niños que presentan problemas en el desarrollo del lenguaje y del habla, así como en aquellos que tienen dificultades para realizar el proceso de deglución, estos ejercicios sencillos realizados con la boca, los labios, las mejillas, etc., son ideales para fortalecer el tono bucofacial y preparar los músculos de esta zona para utilizarlos de forma adecuada.

¿Cómo se pueden practicar?

Para practicar las praxias es importante que el pequeño esté acompañado por un adulto, preferiblemente un logopeda o especialista en el lenguaje, que es quien debe asumir el rol de guía y modelo de los ejercicios, de manera que el niño pueda imitar los movimientos o gestos correctamente. Asimismo, puede ser útil que el pequeño se coloque delante de un espejo para observar cómo lleva a cabo las praxias.

A continuación, describimos algunos ejercicios para trabajar con niños que presentan problemas de articulación o de deglución. Estos están divididos según los órganos que queremos fortalecer: labios, lengua, mandíbula, mejillas o velo del paladar.

Praxias labiales

  • Apretar los labios como si se fuese a dar un beso.
  • Sonreír ampliamente, enseñando los dientes.
  • Sonreír sin enseñar los dientes.
  • Morder el labio inferior con los dientes superiores y, después, el labio superior con los dientes inferiores.
  • Hacer vibrar los labios.
  • Esconder los labios hacia el interior y después mostrarlos en posición de reposo.
  • Decir en voz alta las vocales, repitiéndolas cada vez a mayor velocidad.
  • Colocar un lápiz sobre el labio superior y sostenerlo sin que se caiga.
  • Sorber por una pajita.

Linguales

  • Hacer movimientos circulares con la lengua en el interior de la boca.
  • Hacer movimientos circulares con la lengua sobre los labios.
  • Intentar tocar la nariz con la lengua.
  • Intentar tocar el mentón con la lengua.
  • Sacar la lengua y moverla hacia la izquierda y la derecha, manteniendo la boca abierta.
  • Empujar la mejilla izquierda y derecha con la lengua.
  • Sacar y meter la lengua con los labios cerrados.
  • Sacar y meter la lengua con la boca abierta.
  • Lamer el labio inferior y después el superior con la punta de la lengua.
  • Sacar la punta de la lengua y morderla.
    Niño en sus sesión de logopedia haciendo ejercicios con la lengua.

Mandibulares

  • Abrir y cerrar la boca haciendo movimiento lentos y después rápidos.
  • Hacer como si se estuviese comiendo algo, masticando un alimento.
  • Abrir la boca ampliamente, tanto como sea posible.
  • Mover la mandíbula inferior de izquierda a derecha.
  • Mover la mandíbula inferior de delante hacia atrás.

Praxias de mejillas

  • Hinchar las dos mejillas.
  • Inflar la mejilla derecha.
  • Inflar la mejilla izquierda.
  • Hinchar las mejillas alternativamente.

Praxias del velo del paladar

  • Toser de forma intencionada.
  • Realizar gárgaras sin agua.
  • Hacer el gesto de bostezar.
  • Inspirar aire por la nariz y expirarlo por la boca.
  • Inspirar aire por la boca y expirarlo por la nariz.
  • Decir en voz alta los sonidos J, K y G.

¿Las praxias se pueden practicar dentro y fuera de casa?

Como has podido comprobar, las praxias son ejercicios muy sencillos que prácticamente no requieren ningún tipo de material para poder realizarse. Por ello, son ideales para poner en práctica en el hogar, eso sí, siempre siguiendo las pautas y recomendaciones del logopeda o especialista del lenguaje que trate normalmente al niño.

  • ASPRONA (s.f.) Las praxias bucofonatorias. Programa de intervención miofunciona. ASPRONA (Asociación protectora de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo): Plena Inclusión Castilla y León.