Qué hacer para que tu hijo no se aburra

Adrianazul · 14 abril, 2017

Sorprendentemente y a pesar de tanta tecnología y avances los niños de hoy en día también se aburren muchísimo. Eso sucede por varias razones y los padres pueden, mejor dicho, deben remediarlo. ¡Tú puedes hacer mucho para que tu hijo no se aburra!

Antes, las familias solían ser muy numerosas, el hecho de que los niños sean hijos únicos, es una de la causas por las que los niños se aburran, aunque esto no significa que todos los hijos únicos se aburren ni que todos los que tengan hermanos se diviertan.

Otro aspecto importante que influye en la falta de diversión o entretenimiento de tu hijo se debe a la incomunicación social de la vida urbana, donde existen numerosos casos de personas que tiene años siendo vecinos y apenas se conocen o mantienen trato.

Otra causa del aburrimiento puede ser la consecuencia de la sobreestimulación a la que somete  actualmente a los niños: exceso de televisión, juegos electrónicos, juguetes con decenas de luces, demasiadas actividades dirigidas por adultos, en definitiva mucha actividad que hace que los niños no tomen la iniciativa.

Tips antiaburrimiento

Lo primero que debes plantearte cuando te preguntas qué hago para que mi hijo no se aburra tanto, es si realmente le dedicas tiempo suficiente. A veces por cuestiones como el trabajo no es posible pasar todo el tiempo que quieres con él, a eso se le añade que a veces los padres llegan a casa y se ponen a ver la televisión, a mirar el móvil, a cocinar o cualquier cosa que no sea estar con su hijo.

Como madre (o padre) debes preocuparte primero por lo que le ocurre a tus hijos, estar con ellos, escucharles, jugar con ellos; estas son las verdaderas muestras de afecto. No solo debes pasar tiempo con el niño sino darles tiempo de calidad, inventar juegos para disfrutar juntos.

Es muy importante dedicar un tiempo del día para pensar en cosas que hacer con ellos. Es vital encontrar actividades que tengan que ver con la naturaleza, puedes crearlas incluso para dentro de casa. Escoge juguetes naturales, como los de madera frente a los de plástico y resto de sintéticos.

Algunas ideas para que tu hijo no se aburra

Una buena opción “antiaburrimiento” puede ser la de comprar algún animal doméstico. Seguro que a tu hijo le puede hacer muchísima compañía y aprenderá a cuidarlo y a ser responsable en la medida en que se fijen las responsabilidades sobre la mascota como: bañarlo, darle de comer, sacarlo a pasear y darle mucho cariño.

  • Procura salir lo más que puedas a parques y jardines que tengas cerca de casa.
  • Llévalo al campo para que se relacione y familiarice con la naturaleza. Esto no debe ser una imposición sino algo que les salga de dentro y sigan su impulso natural hacia la naturaleza.
  • Deja que el niño suba a los árboles, corra, se recueste sobre el césped y por sobre todo que sea muy feliz.

También es bueno que recuerdes que a veces los adultos por tanta carga laboral y de responsabilidades solemos desconectarnos del aquí y ahora y así que también puedes aprovechar para reconciliarte con la naturaleza, contágiate de las emociones de tu hijo, planta flores o árboles en casa y observa sus cambios junto a tu pequeño, se divertirán juntos.

Otra idea es tener un compostero casero para reciclar los residuos del hogar. Si dispones de un patio, balcón o terraza son muy fáciles de hacer y proporcionan abono orgánico para tus plantas. Ya verás que más temprano que tarde tu hijo rebozará de interés.

Deja que tu hijo cocine o colabore en la cocina, ponle una mesita pequeña al lado de ustedes y déjalo manipular los alimentos que estén cocinando.  Mientras preparas la comida, puedes enseñarle los tipos de olores y sabores, qué sensación al tacto ofrecen los distintos alimentos, cómo se combinan, para qué sirven… la verdad que el campo de la cocina es muy amplio para mantenerlo entretenido.

Es imprescindible que los niños realicen actividades no estructuradas, es decir, aquellas que no están dirigidas por adultos sino por ellos mismos, de esta forma se les dará la opción a desarrollar su creatividad. Las actividades dirigidas por adultos también son una opción pero debemos compensar entre unas y otras.

Limitar la televisión es muy importante al igual que los juegos electrónicos. A veces, por simple comodidad, se les sienta frente al televisor, quizá porque hay cosas que hacer y porque sabemos que se quedarán enganchados de una vez, pero hay que mantenerse firmes con ellos y saber cuándo y cuánto tiempo se debe estar frente al televisor.

Dedícale más tiempo de calidad a tu hijo en el que disfruten juntos, actividades relacionadas con la naturaleza, regar y cuidar las plantas, a los animales, ir de paseo, salir en bicicleta, jugar con una pelota en la naturaleza, salir a pescar, verás como la magia de esos momentos harán su trabajo.