¿Qué es el baby-led weaning?

Corina González 27 julio, 2018
Cuando la curiosidad por la comida emerge en los niños, hay que aprovecharla para introducirlos en una dieta sana y balanceada. Para la iniciación en nuevas comidas, contamos actualmente con muchas técnicas alimenticias, como el baby-led weaning.

La alimentación de nuestros niños siempre será un tema que se colocará sobre la palestra. Muchas técnicas y métodos han emergido a lo largo de los años; uno de ellos muy popular es el baby-led weaning.

Con sus siglas en inglés BLW, el baby-led weaning es una técnica de alimentación complementaria en la que se incorporan sólidos en la dieta del bebé. Fue concebido por la nutricionista estadounidense Gill Rapley, quien compartió sus ideas en el libro “Helping Your Baby to Love Good Food”.

Se puede traducir cómo “alimentación complementaria autoregulada”. Con esta técnica, se omite la fase de alimentar con purés y papillas. Hasta que el niño cumple el año de edad, es más que nada un método de enseñanza y no para alimentar.

Mediante el BLW, se le presentan al pequeño nuevas texturas, olores, colores y sabores de la comida sin quitarle los nutrientes de la lactancia materna. Es decir que el bebé tendrá la libertad de alimentarse por sí solo, además de explorar la comida a través de sus sentidos.

Al poder comer con sus manos, desarrollará la coordinación ojo-mano y la masticación. Asimismo, descubre lo que le gusta y lo que no. Este proceso de aprendizaje alimenticio empieza después de los 6 meses de edad; antes de ese período la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva.

¿Cuándo y cómo aplicar el baby-led weaning?

Para comenzar con esta técnica, hay que tener en consideración las siguientes premisas:

  • El bebé debe tener 6 meses o más y estar completamente sano.
  • Ha de poder sentarse erguido y mantenerse en esa posición sin ayuda.
  • Se debe interesar por la comida sólida.
  • Sabe retener la comida en su boca sin escupirla.

Si el bebé presenta estas habilidades, ya está listo para empezar el baby-led weaning. Al hacerlo, es recomendable incluir al bebé en la mesa a la hora de comer en familia. De este modo, aprenderá pronto por imitación, al observar a sus padres y familiares.

El baby-led weaning puede llegar a convertirse en arte en su aplicación; todo depende de la creatividad e imaginación de cada padre o madre.

No hay que preocuparse por los desastres que pueda hacer; lo importante es que aprenderá a comer de la manera más natural.

Por otro lado, cerciórate de que tenga una postura estable y de que sus brazos y manos tengan suficiente espacio para usarlos libremente al comer. El bebé debe sentarse erguido frente a una mesa, ya sea en la silla para bebés, tu regazo o un sitio especial para que esté cómodo.

Finalmente, no le des la comida; ofrécela para que sea él quien decida. Pónsela en frente y deja que la tome y pruebe por sus propios medios.

“El baby-led weaning omite la fase de alimentar con purés y papillas. Hasta que el niño cumple el año de edad, es más que nada un método de enseñanza y no para alimentar”

¿Cómo empezar el baby-led weaning?

Se debe empezar con comidas que él pueda agarrar con facilidad; córtalas en tiras y agrega nuevas formas gradualmente. Ofrécele alimentos blandos en trozos grandes, que pueda chupar o mascar; también pueden estar machacados, para que ellos puedan tomar de a puñados.

Es importante ofrecer los alimentos de uno en uno para observar posibles reacciones alérgicas y, a partir de allí, conocer su metabolismo. Sólo ellos saben cuánto quieren y cuando estarán saciados, así que no debería existir preocupación por las porciones.

Nuevamente, vale mencionar que no se debe dejar de darles leche, ya que es su principal fuente de nutrientes hasta que cumple el primer año. Cuando el niño ya no desee comer alimentos complementarios, la lactancia le aportará los nutrientes que le harán falta para sentirse saciado.

Recuerda que para ellos es un momento de diversión; al principio comerán muy poco, solo jugarán y experimentarán nuevos sabores. Si bien no es habitual el déficit de hierro, de igual forma se recomienda dar alimentos ricos en este nutriente por precaución.

Muchas madres preguntan cómo agregar los cereales en la dieta del bebé.

Lo que no debemos dar

Se le puede ofrecer al bebé cualquier comida saludable, pero hay algunos alimentos y complementos que no son recomendables. Por ejemplo:

  • Sal, miel y azúcar son ingredientes no recomendados, ya que los riñones del bebé son muy pequeños para asimilarlos.
  • Verduras de hoja verde, cómo las acelgas y espinacas; poseen altos niveles de nitritos, no recomendado para niños menores del año.
  • Las comidas preparadas, las bebidas de arroz, las algas, los mariscos y los peces grandes; estos no aportan valores nutricionales óptimos para el desarrollo del bebé.

En caso de presentarse alergias por alguna comida en particular, hay que dejar al bebé descansar unos días y retomar de nuevo. Se debe evitar ofrecerles frutos secos enteros, ya que existe riesgo de asfixia por atragantamiento; lo mejor es triturarlos o hacerlos puré.

En último lugar, incluir nuevos ingredientes de manera gradual, incentivarlo y motivarlo con amor y paciencia son claves para el éxito de esta técnica. El baby-led weaning puede llegar a convertirse en arte en su aplicación; todo depende de la creatividad e imaginación de cada padre o madre.

Te puede gustar