Qué dar al bebé como alimentación complementaria

29 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Introducir alimentos a partir de los 6 meses puede reducir el riesgo de que el bebé desarrolle intolerancias a medio plazo.

Junto a la lactancia materna es muy importante fortalecer el crecimiento y desarrollo del bebé  a través de la alimentación complementaria, que ayude a fortificar las necesidades y nutrientes del lactante, sobre todo entre los 6 – 24 meses de edad, fase más delicada y que requiere de los cuidados máximos para su bienestar.

Pero ¿qué dar al bebé como alimentación complementaria? Es la duda que surge a las madres cuando a partir de los seis meses el niño comienza a ingerir papillas y alimentos sólidos.

En primer lugar, tenemos que tomar en cuenta que no se trata de sustituir la leche materna, pues, este es el alimento que los niños necesitan para el desarrollo en los primeros meses de vida. La alimentación con leche materna condiciona positivamente el desarrollo de la microbiota, lo que reduce el riesgo de enfermedades autoinmunes, según un artículo publicado en la revista “Frontiers in Pediatrics”.

En segundo lugar, los alimentos a proporcionar al niño deben ser ricos en nutrientes y energía que colaboren con el adecuado crecimiento del bebé.

little-102283_640

Alimentación complementaria de acuerdo a la edad:

De 6 meses a 8 meses

En este periodo el bebé está adentrándose al mundo de los alimentos. Se puede comienzar a acompañar la alimentación que hasta ese momento era exclusiva de leche materna con frutas y vegetales.

Lo óptimo es probar a darle yogur, papilla o trozos pequeños de frutas y vegetales (pera, manzana, banana, ciruela, calabacín, brócoli, judías verdes, calabaza, zanahoria, apio, puerro); pastas alimenticias para lactantes, cereales (quinoa, avena, arroz), panes suaves, galletas y aceite de oliva.

La alimentación complementaria saciará más al bebé y prolongará sus horas entre comidas. 

También te puede interesar: Baby Led Weaning: la nueva forma de alimentar al bebé

De 9 meses a 12 meses

Cuando el niño está dando sus primeros pasos y consumiendo más energía, complementa la lactancia materna con yogur natural sin azúcar, quesos frescos y derivado lácteos frescos, yema de huevos, acelgas, espinacas, berros, flan, gelatinas, natillas.

Prueba darle cremas a base de caldos de carne y pollo. Carne de res hecha papilla, pollo y cerdo molido. También es buen momento para darles de probar  algunos embutidos, mantequilla, azúcar, miel y granos.

Es muy importante que si optas por introducir leche de fórmula en su alimentación complementaria, leas bien el etiquetado. Muchas de estos alimentos infantiles contienen grandes cantidades de azúcares añadidos, lo cual puede resultar perjudicial, según un estudio realizado en el año 2017.

 De 18 meses a 24 meses

A partir del año y medio prueba darle a tu bebé a consumir pescados o caldos a base de productos del mar. Los frutos secos triturados ayudarán a contribuir a su digestión. Pero cuidado que no sea alérgico.

Algunos granos como judías blancas son recomendables. También podrá consumir quesos fundidos o madurados y mariscos.

Introducir a tu hijo a nuevos sabores hará que tolere la comida y diversifique sus gustos. Cacao, chocolate y leche de vaca son otros de los alimentos a los que puedes recurrir.

cantaloupe-470252_640

Qué cantidad de comida dar al bebé durante la alimentación complementaria

Durante el período exclusivo de lactancia materna, el niño comía cada tres o cuatro horas. Con la incorporación de sólidos estos tiempos se prolongarán.

No obstante, no existe una cantidad definida de las porciones de alimentos debe consumir el bebé. Es recomendable ir incorporándolos de manera natural para que vayan descubriendo texturas, temperaturas y sabores.

Los menores de tres años deben comer de 5 o 6 veces al día, esta alimentación apropiada además de ayudar a su proceso nutricional beneficia a su desarrollo digestivo y de sus dientes.

Usa utensilios propios del niño. La cuchara con la que se proporcione el alimento debe ser pequeña y redondeada para no dañar las encías del bebe. Además debe estar bien apoyado y con las manos descubiertas para administrarle los alimentos. La ingesta de agua es importante una vez comiences a proporcionarle los alimentos. Trata de que sea agua en estado natural.

Las papillas, purés o trozos pequeños de alimentos lo mantendrán mas lleno, incluso podrá dormir toda su noche, recuerda que del proceso de alimentación  y del entorno familiar depende su crecimiento, desarrollo mental y físico.

Para saber más: ¿Es bueno conservar la comida para el bebé?

Señales que tu bebé está satisfecho

  • El bebé aprieta sus labios.
  • Bota la comida, la echa para fuera.
  • Se voltea, gira su cabeza a los lados.
  • Juega con la comida.

La importancia de la alimentación complementaria

Introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé a partir de los 6 meses conlleva una serie de beneficios. Entre ellos está una mejor adaptación a la comida, lo que repercutirá positivamente en sus hábitos dietéticos en un futuro.

Es fundamental educar a los niños en el marco de una correcta alimentación. De este modo disminuirá el riesgo de que desarrollen patologías a medio y largo plazo.

 

 

  • Triantis V., Bode L. Loost van Neerven JR., Immunological effects of human mil oligosaccharides. Front Pediatr, 2018.
  • Fidler Mis N., Braegger C., Bronsky J., Campoy C., et al., Sugar in infants, children and adolescents: a position paper of the european society for paediatric gastroenterology, hepatology and nutrition committee on nutrition. J Pediatr Gastroenterol Nutr, 2017. 65: 681-696.