¡Sí a la lactancia! Conozca todos sus beneficios

 

La mejor opción de alimentación en todo el planeta es la que se inicia con la lactancia materna durante la primera hora de vida, es un hecho comprobado científicamente. La lactancia materna exclusiva durante seis meses completos le ofrece al bebé los nutrientes y anticuerpos necesarios para su edad. ¡Créelo, no hay nada mejor!

El cuerpo humano es tan maravilloso que una madre puede satisfacer el hambre de su bebé de inmediato amamantándolo. Esto no es sólo una ventaja práctica, pues durante las últimas décadass se han acumulando pruebas sobre las ventajas sanitarias de la lactancia materna.
Ahora, después de corroborar cientos de estudios, la Organización Mundial de la Salud (OMS) puede afirmar con plena seguridad que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta.
De hecho la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios al menos hasta los dos años. También lo hacen miles de pediatras en el mundo, mamás y abuelitas. Es muy poco probable que la ciencia y la experiencia estén equivocados.

Para que las madres puedan practicar el amamantamiento exclusivo durante los seis primeros meses, la OMS y UNICEF recomiendan:

  • Iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida.
  • Practicar el amamantamiento exclusivo, es decir, proporcionar al lactante únicamente leche materna, sin otros alimentos o bebidas, ni siquiera agua.
  • Dar el pecho cuando el niño lo reclame, ya sea de día o de noche.
  • No utilizar biberones, tetinas o chupetes.
shutterstock_137496986

 

Beneficios para ambos

El amamantamiento mejora la salud materna a corto y largo plazo; puede contribuir a lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio con los que muchos países y agencias están comprometidos, en particular los que apuntan a reducir la mortalidad de los niños y las niñas y a mejorar la salud materna.

Las ventajas de dar pecho no sólo se circunscriben a datos numéricos y pruebas científicas, también tiene que ver con el amor y los momentos placenteros entre la madre y su bebé, puesto que la lactancia requiere que la madre dedique algún tiempo silencioso y relajado para ella misma y su niño.
Este tiempo los ayuda a estrechar su vínculo. El contacto físico es importante para los recién nacidos porque los ayuda a sentirse más seguros, cálidos y confortados.
Las madres que amamantan pueden tener una mayor confianza en sí mismas y sentirse más cercanas y unidas a sus bebés.
No obstante es preciso tener en cuenta que ni la lactancia garantiza que la relación afectiva entre madre e hijo va a ser adecuada ni la falta de lactancia imposibilita que lo sea.

Pero, cuando la lactancia se disfruta por ambos es un elemento de refuerzo muy positivo.

shutterstock_134622629


Puntualmente la leche materna previene al bebé de padecer:

  • Infecciones del oído
  • Virus estomacales
  • Diarrea
  • Infecciones respiratorias
  • Dermatitis atópica
  • Asma
  • Obesidad
  • Diabetes

Los beneficios más importantes y más visibles de la lactancia materna consisten en la inmediata salud y supervivencia del lactante. Las tasas de diarrea, las infecciones de las vías respiratorias, la otitis media y otras infecciones, así como las defunciones causadas por estas enfermedades, son menores en niños amamantados que en los que no lo son.

-Organización Panamericana de la Salud-

La leche de mamá es suficiente

La leche materna difiere de la leche de fórmula. El calostro, la primera leche materna amarillenta y espesa que se produce durante el embarazo e inmediatamente después del parto, le dará a su bebé el mejor inicio en la vida.

El calostro contiene nutrientes y anticuerpos que protegen al bebé cuando llega al mundo.

Para la mayoría de los bebés, la leche materna es más fácil de digerir que la leche de fórmula. El estómago de los bebés demora en adaptarse a la digestión de las proteínas presentes en la leche de fórmula, porque estas provienen de la leche de vaca.

Y no te preocupes por la cantidad de leche, aunque el bebé solo recibe una pequeña cantidad de calostro en cada alimentación, esa cantidad equivale a la que su pequeño estómago puede almacenar. El estómago de un recién nacido es pequeño.

Uno de los temores o preocupaciones más comunes de las madres es la cantidad de leche que está tomando el bebé, recuerda que su estómago es pequeño y que él tomara lo que sea necesario para saciar su hambre.

Los pediatras de todo el mundo recomiendan que los bebés reciban solo leche materna durante los primeros seis meses de vida. Esto significa no darle a su bebé ningún otro tipo de alimento sólido ni líquido -ni siquiera agua- durante ese tiempo.

No todo es color rosa

El apoyo a la madre es esencial, afirma la OMS. La lactancia materna requiere aprendizaje y muchas mujeres tienen dificultades al principio. Son frecuentes el dolor en el pezón y el temor a que la leche no sea suficiente para mantener al niño.

Ten en cuenta que para fomentarla, hay centros sanitarios que prestan apoyo a la lactancia materna poniendo asesores cualificados a disposición de las madres.

Gracias a una iniciativa de la OMS y el UNICEF, en la actualidad hay en 152 países más de 20.000 centros “amigos de los niños” que prestan ese apoyo y contribuyen a mejorar la atención a las madres y a los recién nacidos.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar