Baby Led Weaning: la nueva forma de alimentar al bebé

Gladys3 25 octubre, 2016

Uno de los retos más complejos que debemos enfrentar los padres es enseñar a comer a nuestros pequeñitos. Sin embargo, gracias al Baby Led Weaning (BLW), este proceso se convierte en toda una aventura donde el líder es nuestro bebé.

Este término en inglés se refiere a la alimentación complementaria que es dirigida por los pequeños de la casa, donde no se incluyen los típicos purés o papillas, sino alimentos cortados en porciones que ellos mismos puedan manejar e ingerir de manera autónoma. En otras palabras: ¡A disfrutar la comida!

Los bebés pueden empezar con el BLW a partir de los seis meses

Ahora bien, si es complementaria como la tradicional, ¿cuál es la principal diferencia? Esta es la pregunta más frecuente que hacen los padres en los consultorios de los pediatras que impulsan esta metodología novedosa. Básicamente, se trata del orden en que los niños aprenden el delicioso arte de comer.

Anteriormente, los médicos trataban de hacer que sus pequeños pacientes aprendieran a tragar con purés de verduras y, con el paso de los meses, a masticar hasta que encuentran un delicioso trocito; pero, con la alimentación autorregulada o a demanda (como también se le conoce), primero empieza el proceso de masticar y, mucho más adelante, a tragar.

Cómo empezar el Baby Led Weaning

baby

Esta técnica permite que nuestros retoñitos hagan lo necesario durante su aprendizaje, mientras que los padres no tenemos que preocuparnos por regular las cantidades de comida que les servimos a ellos.

Esta es una oportunidad increíble para que ellos se diviertan y descubran por sí solos los colores, las texturas, los sabores y los olores.

A continuación, te ofrecemos una serie de recomendaciones para que nuestros angelitos comiencen esta interesante forma de iniciar su alimentación complementaria:

  • Busca vídeos de niños comiendo con esta técnica para que sepas cómo se sirve la comida y cómo ellos se desenvuelven.
  • Mamá y papá… olvídense de la comida para bebés.

Si tu bebé tiene seis meses, trata de que los pedazos sean lo suficientemente grandes para que ellos puedan agarrarlos sin problema; poco a poco, puedes darle pedazos más pequeños para que los manipulen y les ayude a desarrollar la motricidad fina.

  • No tengas miedo de ofrecerle un poco de lo que coma el resto de la familia, por supuesto, que no sea pescado ni alimentos salados. Algunos piensan que solo debe comer frutas o verduras, pero no hay problema en que pruebe otras opciones.
  • Ya no te hará falta ese plato con dibujos para niños. Si quieres, puedes colocar los alimentos directamente en la mesa que trae la silla de tu bebé y que haga lo que desee.
  • Al principio, sentirás que todo se va a ensuciar y debes salir corriendo con tu hijo a la ducha, por eso, insistimos en que debes despreocuparte. Si no está haciendo mucho frío, puedes quitarle su franela o dejarlo semidesnudos para que aprovechen al máximo cada bocado.
  • No te sientas mal si rechaza alguno de los exquisitos platos que preparaste con tanto esfuerzo. Ofrécele aquello que coman todos y, poco a poco, verás que él irá sumando opciones a su lista de preferidos.
  • Procura hacer las comidas entre las tomas del biberón, para que no sienta hambre.

Muchos padres sienten temor de que sus niños se ahoguen con esta metodología, pero las probabilidades son las mismas que con la alimentación tradicional. Es importante que sigas ciertas reglas de seguridad y verás que tu bebé no se atragantará.

BLW en la guardería

Recomendaciones respecto a la nutrición

Una de las preocupaciones más comunes en los padres que han elegido el Baby Led Weaning para sus pequeños es el regreso a clases. Lo ideal es que conversen con las maestras sobre esta técnica y sus beneficios, para que se involucren en este proceso de aprendizaje.

Las maestras juegan un papel importante en el Baby Led Weaning

Actualmente, algunas guarderías están optando por esta ingeniosa forma de alimentar a los más pequeñitos y se rigen por un menú similar a este para mantener el control de todos los niños:

  • De 6 a 12 meses: comen verduras y, progresivamente, se les incluye las carnes rojas, blancas y los huevos.
  • De 12 a 15 meses: al principio, trituran ligeramente los alimentos y luego en trocitos.
  • De 15 a 18 meses: se mezcla la comida triturada y entera, posteriormente, en trozos.

Esta es una experiencia nueva y divertida que permite aprender juntos en familia el arte de comer bien. Disfruta al máximo esta técnica y observa cómo tus niños crecen felices, sanos y fuertes.

Te puede gustar