¿Pueden hacer deporte los niños con asma?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén Del Río el 3 mayo, 2019
Corina González · 3 mayo, 2019
Las actividades físicas ayudan a que los niños aprendan a respirar adecuadamente y esto puede favorecer a aquellos que sufren de asma.

¿Pueden hacer deporte los niños con asma? Es la incógnita más común en aquellos hogares donde habitan pequeños con esta patología. Muchos de ellos anhelan practicar alguna disciplina deportiva, pero sus padres desconocen si la misma es recomendable o no para su condición.

No se debería privar a ningún niño con asma de practicar el deporte que le guste. En estos casos, contrario a lo que se pudiera pensar, el ejercicio físico puede ayudar a que mejore su condición respiratoria además de mantenerlo en un peso adecuado, claro está que hay que evaluar siempre las condiciones bajo las cuales se desarrolla la actividad deportiva.

Otros beneficios que le traerá al pequeño practicar deporte son: bienestar físico, mental, mejoras en el autoestima y en la confianza en sí mismo, lo que a su vez traerá como consecuencia un incremento en su integración social. Para sacar provecho de todo lo antes dicho, únicamente debemos tener la enfermedad bajo control, contar siempre con los medicamentos necesarios a mano y visitar periódicamente al medico especialista.

¿Qué es el asma?

Es una enfermedad crónica la cual produce exceso de tos, sibilancias y dificultad para respirar o disnea. Hay niños que manifiestan esta patología al momento de practicar alguna actividad física o al terminarla y, en este caso, se le conoce como asma de esfuerzo o de deporte.

Este tipo de asma no imposibilita al niño a practicar deporte, al contrario, es conveniente que lo hagan, ya que son bien conocidos los beneficios tanto para su salud como para su estabilidad emocional. Lo importante es que el pequeño y su entrenador sepan cuándo es el momento de parar para un descanso o de terminar el entrenamiento.

Deportes recomendados para niños con asma

Existe una gran variedad de deportes y actividades recreativas que pueden realizar los niños con esta dificultad respiratoria. El adecuado no será más que aquel que el pequeño considere su favorito, de lo contrario, se excusará en su enfermedad para abandonarlo. Lo importante de esto es que el infante se sienta cómodo y feliz en su faena deportiva.Los niños con asma pueden hacer deporte siempre y cuando sigan unas determinadas recomendaciones.

A parte del buceo con bombonas de aire comprimido (el cual no es recomendable), un niño con problemas de asma puede practicar cualquier tipo de deporte. Algunas disciplinas son menos asmógenas que otras, por lo que debemos reconocer a tiempo las reacciones que se manifiesten. Si el pequeño tolera adecuadamente la jornada física, no es necesario medicarlo antes de practicarla. Si, por el contrario, se complica, lo más conveniente es que tome su medicación 10 minutos antes de comenzar la faena.

Los deportes que generan más síntomas asmógenos son aquellos que requieren un esfuerzo mantenido en el tiempo, tales como la carrera de resistencia, el ciclismo, atletismo, alpinismo, baloncesto, rugby, fútbol, patinaje o hockey sobre hielo. Estos exigen gastar mucha energía sin disponer de períodos para descansar.

Por otro lado, los deportes como la gimnasia, el golf, la natación y waterpolo en piscina climatizada y cubierta, el yoga, la bicicleta suave, la marcha a pie, el takking, la esgrima y las artes marciales (judo, karate, taekwondo), presentan menos probabilidades de ocasionar una crisis asmática, ya que alternan momentos de esfuerzo con descanso. Lo antes dicho deja claro que sí pueden hacer deporte los niños con asma, llevar una vida normal y acudir religiosamente al colegio libres de episodios y síntomas propios de la enfermedad.

Recomendaciones para que puedan hacer deporte los niños con asma

  • Es importante que se realice un calentamiento suave por un lapso de 15 minutos antes de comenzar la práctica deportiva.
  • Evitar a toda costa hacer ejercicio cuando el niño tenga una crisis de asma.
  • Despejar las fosas nasales. Debemos asegurarnos que el niño respire adecuadamente por la boca y la nariz.
  • Debe practicar el deporte de manera moderada, así el cuerpo se adapta a los movimientos y al tipo de respiración que se necesita.El asma en los niños se manifiesta de numerosas formas.
  • Evitar, siempre que sea posible, ambientes fríos o secos, al igual que los contaminados o con presencia de humo.
  • Evitar ejercicios intensos o de larga duración, sobre todo cuando no se encuentre en una condición física aceptable y no se conozcan los limites del deporte ejecutado.
  • Tratar el asma con un especialista, tomar los medicamentos recetados antes de ejecutar la actividad física de ser necesario y considerar en todo momento las medidas higiénicas preventivas de la crisis.

En la escuela pueden hacer deporte los niños con asma mientras el profesor esté al tanto de la patología y ayude a que el pequeño se sienta cómodo. La actividad física es necesaria para el crecimiento y la buena salud del infante, por lo que evitar que la practiquen es un error que debemos eludir por completo. El ejercicio físico contribuye notablemente en la recuperación de la capacidad respiratoria. Considérelo parte del tratamiento.