Problemas a los que se enfrenta una hija única

El hecho de ser hijo único no debería ser un problema en sí, pero llega a convertirse en un potencial conflicto en la personalidad y la adaptación del adulto. Sin embargo, parece que la historia puede ser más intensa cuando el hijo único es de hecho una  hija única.


Durante la etapa inicial de la vida un individuo debe superar muchos obstáculos, lo cual le ayude a mejorar su comportamiento futuro, compartir con un hermano es uno de los principales experimentos de vida que una persona hace para fortalecer conducta social.
En cuanto al desarrollo de la niña, no debería haber muchas variaciones con respecto al de los niños, pero existen aspectos de la convivencia familiar que se modifican cuando es una niña la reina de la casa.
Sin llegar a considerar los cambios biológicos que a mayor edad experimentan las niñas; se sabe que los padres pueden dar un trato especial a sus hijas y sobre todo si son únicas.

La familia de la hija única

 

La hija única tiene varios retos en su vida temprana, pues en algunas sociedades son criadas con propósitos de vida específicos. Por ejemplo, algunas madres quieren que sus hijas sean sus niñas eternas, que estén siempre a su lado para ser las mejores amigas o cumplir en ellas todos sus sueños inalcanzados.
Para los padres, sus niñas pueden llegar a ser intocables y objeto de los más profundos celos. “Las niñas de papá” son las más consentidas en extremo, pero podemos suponer que esto sería diferente si tuviera hermanos.
La mayoría de los padres hacen sus mayores esfuerzos para complacer los gustos de sus hijos, pero cuando su hijo es único no existe mayor esfuerzo que el de darles todo lo que tienen y más, alegando que son la razón de su vida.
Algunas niñas también, pueden valerse de su condición para ser un poco más exigentes y este vendría a ser uno de los principales problemas. En tal sentido, se inician el proceso de la malcriadez, el egoísmo y la manipulación.
Las familias de la hija única, no pueden comparar el comportamiento de sus hijas con otros hijos, solo con otros niños que no son sus hermanos.
Por esta razón, se les dificulta identificar si lo que observan en la niña es celos, malcriadez o de hecho ya están presentando patrones de conducta conflictivos.

shutterstock_280423835

Problemas a los que se enfrenta una hija única

Los padre no son los únicos que lidian con el problema de la hija única, sí no que además ella también se enfrenta a sus propios problemas. Estos han sido determinados por muchos especialistas, pero por lo general son el resultado de la compilación que la sociedad ha hecho por observación con el tiempo.
Entre los posibles problemas que las niñas en condición de únicas hijas pueden experimentar, se encuentran los siguientes:

  • Introspección o dificultades para relacionarse con otros niños. Algunas veces se centra en sus propias necesidades de empatizar que en de los demás.
  • Incomodidad para trabajar en equipo; lo cual es algo que va de la mano con sus problemas de empatía. A estas niñas no le gusta tener que aceptar el buen trabajo de otros.
  • No es buena combatiente, pero tampoco sabe perder. Como está acostumbrada a que los problemas los resuelva otra persona, no sabe hacer frente a los inconvenientes. De igual manera siempre ha sido favorecida en todo, por lo que no es hábil admitiendo derrotas.
  • Puede llegar a ser egoísta y egocéntrica. Aunque este factor podría ser el más común y sencillo de identificar; puede tratarse como de ligera profundidad, porque es producto de sus miedos y de la falta de habilidad para crear espacios o relaciones más equitativas.
  • Sus ideas pueden llegar a ser irracionales, pues es capaz de crear un entorno ideal, tal  como se le ha fomentado en su familia. Estas niñas crecen sabiendo que las cosas pueden ser tal como ellas las sueñan, lo cual las lleva a la desilusión cuando no sucede.
shutterstock_151228526

Pese a que este no es del todo un patrón identificable en las personas en esta situación, podemos destacar que se basa en la observación del comportamiento en casos como este.
Se puede decir, que el mayor problema que hijo único en general enfrenta, es que en muchos sentidos es incomprendido.
No tener la oportunidad de equipararse con otros niños que se encuentren en la misma condición dentro de su familia, los hace vivir una realidad distinta, así son criados y de allí se desprenden todos sus problemas futuros.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar