Los 7 principales estereotipos de los adolescentes

Los estereotipos de los adolescentes suelen promover una imagen limitada del potencial que tienen. ¡Atrévete a dejarlos a un lado!
Los 7 principales estereotipos de los adolescentes
Maria Fátima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fátima Seppi Vinuales el 07 noviembre, 2021.

Última actualización: 07 noviembre, 2021

Casi con certeza, al leer el término estereotipos en un artículo que habla sobre adolescentes se nos viene a la mente alguna imagen típica de esta etapa. Pero, ¿es acaso una positiva o una negativa?

Es que uno de los mayores problemas de la adolescencia es que abundan los prejuicios alrededor de ella. Estos anticipan una lectura que no siempre coincide con la realidad, sino con aquello que nosotros queremos creer. Y a la larga, se genera una idea fantasiosa que estigmatiza a los jóvenes que la atraviesan.

Veamos un poco más de qué de tratan y procuremos desandar este camino.

Los 7 estereotipos más repetidos sobre los adolescentes

A continuación, describiremos algunos de los estereotipos más conocidos que rondan sobre los jóvenes.

1. Son rebeldes

Padre e hijo discutiendo.

Decimos que los adolescentes son rebeldes como si la rebeldía fuera algo ajeno y distante a nuestra realidad. Algo con lo que no tenemos contacto en la vida adulta.

La adolescencia es una etapa en la cual los jóvenes buscan desarrollar su propia identidad y esto implica ejercer más plenamente su derecho a decidir y opinar. Pero no quiere decir que por eso sean rebeldes. Incluso, si lo fueran, esto no necesariamente sería malo.

De una forma u otra, catalogar a un adolescente de esta manera es innecesario y no le permite fortalecer su autonomía ni tomar sus propias decisiones con seguridad.

2. Son perezosos

En este sentido, los adultos hablamos de la pereza de nuestros hijos como si fuera algo exclusivo de esta etapa de la vida. Como si no existiera en la adultez, como si a veces no dejáramos acumular algunos platos en la cocina o no eludiéramos algunos compromisos.

También es bueno preguntarse frente a qué son perezosos, ya que tienen buena energía y son capaces de comprometerse muy seriamente con aquellos asuntos que les interesan e inspiran.

3. No tienen valores

Este es un prejuicio muy extendido, especialmente cuando se ponen en tensión los valores tradicionales.

Por ejemplo, muchas veces se escucha decir que “ya no hay respeto por los padres”. Sin embargo, cuando un adolescente discute o se enfrenta a su progenitor porque violenta a su madre, ¿de qué tipo de valores hablamos? Para muchas generaciones, respetar va de la mano del silencio y del temor, no de la convicción.

Además, en línea con el prejuicio anterior, algunos adolescentes se manifiestan bastante comprometidos en muchas causas, lo cual sirven como evidencia de la adhesión a ciertos valores. Por ejemplo, la protección de los animales, la igualdad de género, la protección del planeta, entre otros.

4. Son conflictivos

Otro de los mitos más extendidos es que los jóvenes confrontan porque sí. Si además le agregamos algunos componentes adicionales, como la clase social, la etnia y el género, la imagen resultante es fatal. Y lamentablemente, esto suele perjudicar aún más a los jóvenes negros, a aquellos de clases populares o que utilizan determinada vestimenta.

Lo que muchas veces sucede es que, desde un marco adultocéntrico, a quienes ejercen los roles de autoridad no les gusta verse confrontados o desafiados. Mucho menos por quienes tienen otras concepciones del mundo o por personas con escasa experiencia, como los adolescentes.

Pero otras veces, esto se pone de manifiesto cuando los progenitores carecen de las habilidades necesarias para poner límites de una manera asertiva.

5. Son inestables

La adolescencia tiene sus propios desafíos, ya que se presentan cambios en todos los niveles. Esto implica ciertas presiones y experiencias muy específicas que pueden ir de la mano de oscilaciones emocionales. Esto no los convierte en personas inestables, sino en sujetos en pleno desarrollo.

6. Se dejan influenciar con facilidad

Es cierto que en la adolescencia el grupo de pares adquiere gran importancia y que a veces, la aceptación tiene mayor peso que la diferenciación. Ser parte es importante y eso implica moverse a favor de la corriente.

Sin embargo, todo ello forma parte de un proceso normal y los adultos referentes deben saber cómo acompañar y qué herramientas brindar.

Nuevamente, vale la pena hacer una autocrítica y preguntar si es que la sociedad en general no es influenciable: a las publicidades, al consumo, a un deber ser que nos señala, entre otras cuestiones.

Si somos capaces de trascender los prejuicios, seremos capaces de admitir que los adultos también tenemos aquello que criticamos de los adolescentes.

7. Están todo el día con el celular

grupo de jovenes etnias uso telefonos moviles

Es cierto que el uso de la tecnología en esta etapa suele ser desmedido y que esto trae problemas de atención, de concentración y de comunicación entre las familias. Sin embargo, hay que reconocer que se trata de algo que atraviesa a la sociedad en su conjunto (incluso en edades tempranas) y que es necesario establecer reglas sobre el uso adecuado para todos. No está de más aclarar que las prohibiciones no son eficaces ni educativas.

La adolescencia no es una sola

Como podemos ver, existen numerosos prejuicios respecto a la adolescencia pero es necesario reconocerlos y cuestionarlos.

Esto no implica desligar a los jóvenes de sus responsabilidades, así como tampoco hay que desconocer las dificultades propias de esta etapa. Más bien se trata de comprender que las lecturas estereotipadas ya no son suficientes.

El problema principal de estos prejuicios es que cristalizan una única realidad, lo cual suele ser una concepción bastante simplista e injusta. Además, en etapas claves de construcción de la identidad los estereotipos pueden resultar un estigma y limitar el potencial de los jóvenes.

Después de todo, la motivación de los adolescentes depende en gran parte de lo que reciben del entorno. Y si todo el día escuchan que son perezosos y rebeldes, ¿cuántas ganas tendrán de cambiar esa imagen tan arraigada?

Por eso, es importante que toda la sociedad revise sus creencias y sus concepción sobre la adolescencia, que no es una sola. No todos los jóvenes pueden darse el lujo de ser perezosos, pues muchos deben salir a trabajar para ayudar a sus familias.

Además, no debemos olvidar el modo en que la socialización hace mella en aquellas creencias y pensamientos que interiorizamos desde muy temprana edad y que estos definen la forma en la que interpretamos el mundo.

Te podría interesar...
Maduración emocional y social en adolescentes: ¿cómo se manifiesta?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Maduración emocional y social en adolescentes: ¿cómo se manifiesta?

La adolescencia es una etapa en la que los individuos tienen que afrontar una maduración emocional y social a la vez que una serie de cambios físic...



  • LLobet, Valeria (2013). Estado, categorización social y exclusión de niños/as y jóvenes. Aportes de los debates sobre la exclusión social a los estudios de infancia y juventud. En Sentidos de la Exclusión Social. Beneficiarios, necesidades y prácticas en políticas sociales para la inclusión de niños y jóvenes. Buenos Aires (Argentina): Biblos
  • Pérez Islas, José Antonio (2010). La discriminación sobre jóvenes. Un proceso de construcción. El Cotidiano, (163),35-44.[fecha de Consulta 2 de Noviembre de 2021]. ISSN: 0186-1840. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=32515913005
  • Alpízar, Lydia, & Bernal, Marina. (2003). La Construcción Social de las Juventudes. Ultima década11(19), 105-123. Disponible en: https://dx.doi.org/10.4067/S0718-22362003000200008