6 claves educativas y comunicativas para tratar con adolescentes

La adolescencia es una etapa repleta de cambios en los chicos. Empiezan a construir su personalidad y comienzan también las discusiones con los padres. Te damos algunas claves para ayudarte a tratar con tu hijo adolescente.
6 claves educativas y comunicativas para tratar con adolescentes
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 05 mayo, 2021.

Última actualización: 05 mayo, 2021

Todos estamos de acuerdo en el hecho de que la adolescencia es una etapa complicada, llena de cambios, toma de decisiones y descubrimientos por parte del adolescente. Es importante que los padres tengamos algunas claves educativas y comunicativas para tratar con nuestros hijos adolescentes de una manera eficaz.

El periodo de la adolescencia puede verse como el cambio de la forma de ver el mundo; los chicos dejan de verlo con los ojos de un niño y cada vez se acercan más a la forma de mirar de un adulto. La complejidad de esta etapa también viene determinada por la construcción de la personalidad de los jóvenes, además de los cambios importantes que se producen a nivel escolar.

Por lo tanto, es importante que sepamos manejar esta etapa lo mejor posible para hacerla más llevadera, tanto para ellos como para nosotros. Te damos algunas recomendaciones que se pueden utilizar para tratar con adolescentes.

Claves educativas y comunicativas esenciales para la etapa de la adolescencia

Muchos padres acuden a consulta psicológica porque sus hijos adolescentes no respetan las normas de casa, tienen amistades que les pueden acabar perjudicando, problemas a nivel de estudios o se muestran irritables y tienen momentos violentos con frecuencia.

Si les preguntamos a los padres de un adolescente cómo describirían esta etapa, seguro que nos dirían que es un periodo de muchas discusiones, enfrentamientos, peleas, malas formas, etc. Esto acaba convirtiendo la convivencia en algo insoportable para ambas partes.

Madre hablando con su hijo adolescente para conocerlo mejor.

Entonces, ¿qué podemos hacer los padres de hijos adolescentes? ¿Hay alguna clave para enfrentarnos a estos problemas? En las siguientes líneas vamos a ver algunas claves para tratar con adolescentes.

No debemos olvidar que ninguna de estas pautas sustituye las orientaciones que pueda darnos un profesional de la psicología. Por tanto, si a pesar de aplicar estas ideas seguimos sin poder controlar la situación, lo más recomendable es buscar la ayuda de un profesional.

Claves educativas y comunicativas para tratar con adolescentes

A pesar de que la adolescencia es una etapa difícil, los problemas tienen solución, sobre todo si hemos sembrado unas semillas educativas anteriores adecuadas.

Vamos a ver algunas claves educativas y comunicativas que pueden sernos de gran ayuda para mejorar la relación con nuestros hijos adolescentes y que nuestra casa no se convierta en un campo de batalla.

Escuchar de verdad

Si queremos que nuestros hijos expresen sus sentimientos y pensamientos con nosotros, debemos animarles a que lo hagan. Es importante que les escuchemos sin criticar, juzgar o humillar.

En muchas ocasiones, los adolescentes no hablan con sus padres porque los consideran una amenaza, pues suelen ser quienes los riñen y castigan. Siempre que un chico busca a sus padres para hablar con ellos es porque los necesita; necesita que se le escuche y no se le juzgue. En ese momento, nosotros tenemos que escuchar y ofrecerles nuestra ayuda en lo que necesiten, así como su apoyo.

En cualquier caso, también debemos tener en cuenta que no tenemos que ser nosotros quienes les resolvamos los problemas, tenemos que permitirles a ellos resolverlos para su proceso de maduración.

Permitirles ser autónomos y que puedan explorar el mundo

Como ya hemos dicho, los adolescentes están en una etapa de cambios, desarrollo de su personalidad, búsqueda de identidad, amistades, etc. Hay que entender que en este periodo sus gustos y opiniones variarán constantemente. Tenemos que dejarles que prueben y decidan lo que les gusta y lo que no.

Dejarles que fallen y se equivoquen, pues los errores les ayudan a aprender

Al igual que nosotros durante nuestra adolescencia hemos vivido momentos complicados, hemos tenido malas experiencias, aunque también buenas, debemos dejarles que experimenten, que se equivoquen. Esto forma parte de su desarrollo madurativo; no podemos encerrarlos en una burbuja para evitarles sufrir.

Por lo tanto, hay que dejarles que piensen, reflexionen, actúen y comentan errores, pues esto les ayudará a aprender. De sus experiencias, ya sean estas malas o buenas, terminarán aprendiendo y les servirán de gran ayuda para toda su vida. Todos aprendemos a través de nuestros fallos, ya que estos nos ayudan a que mejoremos el método para que no vuelva a pasar.

En este proceso nosotros podemos ser su apoyo y sus guías, pero tenemos que dejar que se equivoquen y asuman las consecuencias de esa equivocación.

Si nosotros hemos cometido algún error, tenemos que disculparnos y pedir perdón

Ya sabemos que nuestro ejemplo es la mejor manera de enseñar. Por lo tanto, si nosotros hemos cometido algún error con ellos, debemos disculparnos y pedirles perdón. Con esto les estamos enseñando que cuando no actuamos bien tenemos que pedir disculpas.

No podemos esperar que nuestros hijos nos pidan perdón si han cometido una falta si nosotros no lo hacemos. A muchos padres nos da miedo hacerlo por el hecho de que piensen que somos débiles, pero es todo lo contrario: disculparse es un acto de valentía y madurez ante ellos.

Tenemos que aceptar sus decisiones, dejarles que sean ellos quienes elijan

Madre e hija hablando durante el desayuno.

Siempre y cuando sus decisiones no acarreen ningún peligro para ellos, debemos dejar que elijan. Esta cuestión a veces es muy difícil para los padres porque estamos acostumbrados a ser nosotros quienes decidamos por ellos, como lo hacíamos cuando eran niños.

Ha llegado el momento de crecer y de tomar decisiones, aunque a nosotros nos parezcan una tontería. Podemos aconsejarles, pero nunca imponerles cómo tienen que hacerlo.

Ayudarles y permitirles ser lo que ellos quieran

En ocasiones, los padres queremos que nuestros hijos sean copias nuestras o que hagan algo que nosotros no pudimos hacer. Esto no debe ser así; nuestra misión como padres es dejarles ser quienes ellos quieran. Podemos ofrecerles las herramientas que puedan necesitar para crecer, pero que ellos elijan su camino, como nosotros lo hicimos en su momento.

Sobre las claves educativas y comunicativas para tratar con los adolescentes

Estas claves educativas y comunicativas que te hemos dado pueden serte de gran ayuda para mejorar la relación con tu hijo adolescente, pero es importante que no pierdas de vista que es clave que, durante la infancia, se establezcan unas normas y límites para que, una vez lleguen a la adolescencia, las relaciones estén basadas en la confianza y el respeto mutuo.

Esperamos que estas claves te sirven para poder disfrutar mejor de la etapa de la adolescencia de tu hijo. Aunque no sea fácil, se puede conseguir; solo necesitas revisar tu forma de educar y, por supuesto, corregir aquello en lo que pienses que te estás equivocando. Estás a tiempo de poder solucionarlo, es cuestión de actitud.

Te podría interesar...
Cómo hablar las cosas difíciles con adolescentes
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Cómo hablar las cosas difíciles con adolescentes

Si tienes que hablar cosas difíciles con adolescentes, estas claves te ayudarán a mantener este tipo de conversaciones de manera adecuada.



  • Estévez, E., López, E. E., & Ochoa, G. M. (2007). Relaciones entre padres e hijos adolescentes (Vol. 3). Nau Llibres.
  • Artiaga, J. F., Hernández, J. A., Carbó, M. J. C., & Cabré, P. F. (2005). Adolescentes: relaciones con los padres, drogas, sexualidad y culto al cuerpo (Vol. 5). Grao.
  • Rodríguez, N. C., Rodríguez, J., Ceballos, E., & Álvarez, M. (2013). ¿ Peleamos o negociamos? La argumentación de los padres y lasmadres con sus hijos e hijas adolescentes durante los conflictos familiares. European Journal of Investigation in Health, 3(3), 207-217.