Primerizos no luchan por dormir más, sino por lograr dormir

El principal drama de los padres primerizos es lograr dormir. Los primeros días pueden ser difíciles y agotadores, en especial por el temor de no saber si todo está bien. En general, en esta etapa los nuevos papás no luchan por dormir un poco más, sino por conciliar por fin el sueño.

Todas las personas saben que los recién nacidos duermen muchas horas al día, pero de igual manera se deben alimentar. Sin importar si es de día o de noche, sus hábitos se mantienen sin distinción.

No obstante, para las primeras semanas, adaptarse a su ritmo será difícil. Lo importante aquí es que tanto el bebé como los padres puedan descansar de la mejor manera. Aunque parezca complicado, dormir con un recién nacido es posible.

En ese sentido, tanto para los primerizos como para los que han pasado por esa experiencia, todo es nuevo, ya que un bebé es una caja de sorpresas. Lo principal es entender que un recién nacido es una persona nueva, con personalidad, con sus propias necesidades y peculiaridades.

Está claro que el problema no es el sueño de los bebés, sino el poder adaptarse y aprovechar las oportunidades. Como hemos dicho, el bebé va a dormir mucho, así que tratemos de descansar al mismo tiempo. Para este entonces, ya los padres no intentan dormir un poco más, sino conseguir el sueño que necesitan.

¿Las madres duermen más que los padres?

De acuerdo con algunas encuestas al respecto, se observó que las madres dormían más que los padres. Estas pueden dormir un poco en la noche y tener una siesta durante el día, mientras el bebé duerme. Sin embargo, los padres con poco descanso durante la noche, tienen el deber de trabajar en el transcurso del día.

Se sabe muy bien que los bebés duermen a cada momento, solo se despiertan por querer pecho o alguna molestia que tengan. Por esta razón, las madres duermen más pero en tiempos fragmentados. Por ello, es evidente que al descansar de esa forma, puede ser posible que ellas se sientan más cansadas.

Consejos para lograr dormir cuando se es primerizo

  • Aprovecha las oportunidades. Es importante que se aproveche la oportunidad de dormir, aunque sea en lapsos de tiempo muy cortos. Es muy bueno poder descansar mientras que el bebé duerme, lo cual pronto va a cambiar. La falta de sueño puede generar mayor cansancio, mal humor e irritabilidad. Por esta razón, no debemos desperdiciar las oportunidades de descansar lo necesario.
  • Tengamos paciencia. A partir del tercer mes de nacidos, los bebés ya pueden encontrar su ritmo cotidiano para el sueño. En algunos casos pueden dormir toda la noche, o varias horas seguidas. Pasado el tiempo no necesitan alimentarse con la frecuencia de antes.

Hay que tener paciencia, durante los primeros meses puede ser difícil pero no imposible. Por esta razón se debe considerar que ese tiempo pasará a ser un poco más relajado. Cuando el recién nacido pueda encontrar su horario en las 24 horas, habrá más oportunidad de recuperar el sueño perdido.

  • Trabaja en equipo. Una de las ventajas que se tiene al vivir en pareja, es la oportunidad de trabajar en equipo. La alternativa de poder repartir tareas entre ambos sería una buena opción para esta etapa.

Unas de las opciones más utilizadas es que cada noche se levante uno de los dos para atender al bebé. Es decir, una noche la madre y una noche el padre, así el cansancio será menor. Aunque muchas veces es imposible que los dos duerman si el bebé llora mucho.

  • Ayudar al bebé a descansar. Hay dos tipos de bebés, los que duermen bien y los que lloran durante la noche. Lograr calmar el llanto de un recién nacido se puede tornar difícil, pero existen técnicas para que se sienta más tranquilo. Se recomienda cantarle, escuchar música juntos, mecerlo.

El bebé que duerme bien, solo se despertará para alimentarse, o cuando se necesite cambiarle el pañal. De ser así, los padres tendrán más tiempo para lograr dormir.

  • Mejora tu alimentación. Es importante alimentarse de la mejor forma, para contribuir a nuestro descanso y bienestar. Algunas de las cosas que se deben evitar es el café, las gaseosas e incluso el chocolate ya que tienen sustancias como la cafeína teobromina. A veces una alimentación poco apropiada puede evitar que no se concilie el sueño de manera regular.

 

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar