La importancia de llorar en los niños - Eres Mamá

La importancia de llorar en los niños

Cuando los niños son bebés los padres están acostumbrados a que lloren porque es lo normal en el desarrollo, los bebés no tienen otra forma para mostrar sus emociones o para dejar claro a los adultos de alrededor que tienen algunas necesidades básicas que deben ser atendidas.

Es muy importante que los niños puedan llorar, pero, ¿qué pasa con los niños que son más mayores y también lloran?

Los niños lloran cuando necesitan expresar emociones

Que los niños lloren es lo más normal y natural que pueden hacer, es más… el llanto es algo que no debe reprimirse y debe entenderse como la necesidad del niño para mostrar sus emociones.

Cuando un niño es pequeño aún no tiene las habilidades necesarias para mostrar sus emociones negativas (ira, tristeza, enfado…), y el llanto es una forma de mostrar estas emociones y canalizar de este modo los sentimientos que generan estas emociones.

Pero los pequeños deben aprender que las emociones deben entenderse por lo que es papel del adulto hacerles entender qué les ocurre, por qué lloran y ponerle nombre a las emociones. Así los niños podrán entender por qué lloran y controlar mejor sus reacciones y sus conductas en el futuro.

Pero, ¡ojo! Enseñar a los niños a entender sus emociones no significa que deba prohibirse que las exprese. 

crying-572342_640

El llanto es una forma saludable para expresar las emociones fuertes

Los adultos también usamos el llanto para expresar la tristeza, la desesperación o la ira. Las lágrimas son una forma de liberar emociones, y es bien sabido que suprimir las emociones no es saludable y puede conducir a una gran cantidad de problemas psicológicos.

A los padres les puede resultar algo molesto el escuchar a sus hijos llorar, el sonido del llanto parte el corazón a los padres. Pero debes tener en cuenta que, al igual que ocurre con los adultos, el llanto es una forma saludable de expresar y liberar las emociones fuertes.

Es necesario tener cuidado en cómo se reacciona ante el llanto de los hijos, es necesario actuar adecuadamente para asegurar un buen desarrollo social y para que su autoestima no se vea perjudicada. 

No se debe prohibir el llanto a ninguna edad

Llorar es una reacción natural del ser humano para poder expresar y canalizar las emociones por lo que nunca (¡nunca!) se debe prohibir a un niño llorar. El adulto debe buscar el motivo del llanto y que entre el adulto y el niño se puedan buscar las soluciones a su malestar, siempre desde el respeto, la comprensión y la empatía.

Es un error pensar que los niños deben aprender a controlar sus emociones aprendiendo a no llorar, en ningún caso esto es un acierto. Los niños deben llorar ya sea porque tienen dos años y una rabieta o porque son adolescentes y están teniendo problemas con los amigos. El llanto les ayudará a entender que no están bien y que deben buscar una solución a su malestar.

pain-1164308_640

No se debe ignorar nunca el llanto de un niño

Si los intentos de un niño para comunicar sus emociones de tristeza o ira son ignoradas de forma habitual, pensará que sus emociones no son importantes (y su autoestima quedará gravemente afectada) y además no podrá aprender a cómo expresar sus sentimientos con palabras.

Cuando un niño llora debe recibir una respuesta adecuada y positiva por parte del adulto para que vea que sus sentimientos son aceptados. Si sus sentimientos no son aceptados, se ignoran o incluso se castiga el lloro, recibirá el mensaje que la tristeza o la ira no son aceptados y que no importa en la forma en la que se exprese (generando así un comportamiento agresivo al no saber expresar las emociones ni saber por qué le ocurren esos sentimientos).

Es imposible que un niño entienda que la expresión de tristeza, rabia o ira puede ser aceptada si piensa que los adultos de referencia reniegan de esas emociones.

Un niño sólo puede comunicarse si se le deja hacerlo, así a medida que vaya creciendo podrá darse cuenta que sus sentimientos son valorados y podrá tener la confianza suficiente con sus padres para poder comunicarse y explicar lo que le suceda.

Todos lo niños hacen lo posible de acuerdo con su edad, su experiencia y sus circunstancias para poder expresar y comunicarse de la mejor forma que sabe. Necesita aprendizaje por lo que es injusto castigar a un niño por intentar comunicarse.