Cómo preparar a tu hijo para una mudanza

¿Has pensado cómo viven tus hijos la mudanza? Si para ti es estresante, imagínate lo que puede representar para ellos. Te ofrecemos algunos consejos útiles para ayudarlos.
Cómo preparar a tu hijo para una mudanza
Maria Fátima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fátima Seppi Vinuales el 29 julio, 2021.

Última actualización: 29 julio, 2021

Si le pides a un niño que mencione alguna experiencia estresante de la vida, seguramente responda: la mudanza. Y no es para menos. Armar cajas, elegir con qué objetos quedarse y de cuáles deshacerse, son algunas de las tareas de una misión casi imposible. Y ni hablar si el traslado es hacia otra ciudad.

Además, para los pequeños esta situación representa una amenaza al mundo que conocen. Esto implica un doble estrés, lo que suele hacer difícil ver el lado positivo de la situación. Por este motivo, vamos a ofrecerte algunos consejos para que puedas preparar a tu hijo con lo que se avecina.

¿Qué aspectos tener en cuenta al preparar a tu hijo para una mudanza?

Las mudanzas requieren de una buena organización y anticipación. En general, prestamos mucha atención a las manifestaciones físicas del estrés. Sin embargo, las emociones que se despiertan en este proceso son fundamentales y no deben quedar a un lado.

A continuación, te daremos algunos consejos para tener en cuenta con tus hijos antes y durante la mudanza.

Antes de mudarse

Es importante que te tomes un tiempo para explicarle a los niños el motivo por el cual se van a mudar. Busca la manera de conversar con tus ellos para que no se sientan afuera de la decisión.

Genera espacios de comunicación en donde puedan expresar sus emociones, aquello que les preocupa y lo que les genera miedo. También es importante que los adultos traten de mantener un ánimo positivo y no descarguen su ansiedad con los niños.

Es importante invitar a los pequeños a transitar el proceso. Es decir, que les enseñes que la mudanza está sucediendo y que no es un hecho que ocurre de un día al otro.

Asígnales alguna responsabilidad acorde a su edad, como por ejemplo, separar su ropa, armar alguna caja o ayudarte a guardarlas. De esta forma estarán participando activamente del proceso.

Además, destina algún momento para la diversión. Por ejemplo, incentívalos a que dibujen sobre las cajas o preparen las etiquetas. Sobre todo aquellas que llevan sus pertenencias.

carrera cajas mudanza empaque ninos mama papa padres feliz diversion preparacion crisis vital

Desempacar y ordenar toma su tiempo, por eso es importante dejar a mano aquellos objetos que den un aire de familiaridad al nuevo hogar. Una buena opción es preguntarle a los niños cuáles son sus objetos preferidos de la casa, para que puedan estar visibles desde el primer momento.

Motiva a los niños a vivir este nuevo espacio como propio. Particípalos en la elección de la decoración de sus habitaciones, para que la mudanza sea un evento más amigable.

Es necesario evitar que ocurran dos momentos trascendentes a la vez. Por ejemplo, tramitar el control de esfínteres cuando la familia se está mudando. Esto puede ser muy estresante para los niños e incluso puede generar algún retroceso de sus logros. Estas regresiones son esperables y representan los mecanismos de defensa para afrontar situaciones difíciles.

Si es posible, organiza una visita al barrio en el que van a vivir y muéstrales aquellos lugares que puedan ser de su interés. Por ejemplo, una plaza, un club o la nueva escuela.

Una mudanza es un buen momento para deshacerse de las cosas que ya no se usan, pero esta regla no siempre aplica a los niños. Para algunos, pensar en desprenderse de sus objetos puede ser angustiante, así que no los fuerces a hacerlo.

Los adolescentes pueden mostrarse más reticentes a la mudanza, ya que el grupo de amigos es muy importante en esta etapa de sus vidas. Incorporarse a un nuevo colegio y a un nuevo grupo de pares puede ser realmente desafiante. Dentro de lo posible, es conveniente programar la mudanza hacia el fin del curso escolar.



Una vez que que estén instalados en el nuevo hogar

nuevo hogar remodelacion videollamada contacto familiares familia nueva casa mudanza participación apropia

Es conveniente no interrumpir el contacto con los amigos o los familiares que solían frecuentar la casa. Especialmente, si se mudan a otra ciudad o país. Una buena excusa, es llamarlos para contarles cómo es la nueva casa o el nuevo vecindario.

Es importante mostrarle a los niños que las relaciones se mantendrán y que nadie se olvidará de ellos.

También pueden organizar “tours familiares o para amigos” y que los niños sean los encargados de enseñar su casa. Este es un modo de apropiarse del espacio y empezar a verlo con otros ojos.

En lo posible, intentar mantener los horarios y las rutinas que tenían anteriormente. Esto les ayuda a tener una noción de estabilidad y control de la situación. Y por lo tanto, aporta seguridad en un contexto tan cambiante.



Acerca de la importancia de preparar a tu hijo para la mudanza

Es importante no olvidar que las mudanzas son experiencias estresantes para todos. Este recordatorio, le permitirá a la familia a entender y aceptar todas las emociones que surjan a lo largo del proceso. También ayudará a planificar y anticipar el proceso, para que no sea vivenciado como algo negativo por los niños.

No perder de vista que la información nos da confianza y nos ayuda a afrontar mejor cualquier crisis de la vida.

Te podría interesar...
¿Cómo afectan las mudanzas durante la infancia?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Cómo afectan las mudanzas durante la infancia?

Las mudanzas durante la infancia implican salir de la zona de confort, abandonar el pequeño mundo que conocemos y enfrentarnos a la incertidumbre.

 



  • CORRALIZA, J. A. Y COLLAZO, S. (2011, 221-226): “La naturaleza cercana como moderadora del estrés infantil”, Psicothema, Vol. 23, nº 2, págs. 221-226