Cómo sobrevivir a una mudanza con niños

Adrianazul · 19 noviembre, 2017
Si los niños notan que el caos y el desorden reinan en el proceso de mudanza, les resultará complicado llevar esta transición.

Todos los niños son diferentes; y este rasgo asegura que cada uno manejará el carrusel de emociones que representa una mudanza de manera distinta. Sin embargo, siempre hay estrategias que pueden ayudarte a sobrevivir a una mudanza con niños de la manera más sana  posible.

Si hay algo que sobra en los procesos de mudanza –con niños o no– es el estrés. Cuando este proceso comienza, es natural que todos los integrantes de una familia quieran llevarse sus cosas bien empacadas, no dejar nada, despedirse de los amigos y familiares de la zona en la que vivían…

Todo esto se puede hacer de manera planificada. Y hacerlo paso a paso ayuda al niño a estar tranquilo para adaptarse a los cambios de una mudanza.

La energía que proyecten los padres en este proceso también es crucial. La tranquilidad que los niños vean en los adultos al momento de afrontar el proceso de mudanza, les afectará de manera muy positiva.Las emociones de sus padres también le pueden afectar negativamente.

La mudanza con niños: la importancia de ser sinceros

Si tu plan es no perder muchas energías en tus hijos mientras se mudan, entonces pon un poco de más énfasis en los aspectos positivos de mudarse a un lugar nuevo y muéstraselo a ellos.

Si comprenden las bondades que les esperan demandarán menos explicaciones de los adultos, lo cual les permite trabajar en otros aspectos de la mudanza.

Siempre es bueno explicarle las cosas al niño de forma sencilla. Decirles la verdad es lo mejor, así evitarás que se aferren a falsas expectativas. Algunos padres comenten el error de convencer a sus hijos sobre una mudanza por medio de engaños.

Les dicen: ¡Nos vamos de vacaciones y ya volvemos! ¡Existen muchos animales y parques a donde vamos! ¡Todas las semanas visitaremos a tus amigos! Si esta idea cruza tu mente, descártala sin pesarlo dos veces, pues el daño que se le hace a un niño con esto es profundo.

Mudanza con niños.

La energía que proyecten los padres en este proceso también es crucial. La tranquilidad que los niños vean en los adultos al momento de afrontar el proceso de mudanza, les afectará de manera muy positiva.

Dile todo por partes

Si en realidad quieres ayudar a tu hijo con el proceso de mudanza, cuéntale toda la verdad del acontecimiento familiar. No desaproveches la oportunidad de reforzar todas las virtudes y bondades del nuevo lugar, estados o país a donde se mudan, esto te ayudará hacerle ver con buenos ojos el proceso de mudanza.

Puedes irle contando por partes todo lo que ocurrirá en los próximos días. Comienza por decirle todo lo bueno del nuevo lugar que le espera, puedes hacer una lista de los atributos de la nueva casa o apartamento o mostrarle fotos en la red.

También le puedes hacer ver que esto es una buena oportunidad de crecimiento y desarrollo tanto para él como para la familia, en la cual todos tendrán que aprender incluso hasta nuevas costumbres. Si, como familia, van a estar expuestos a una nueva cultura, dile que esta es una oportunidad para que viva y aprenda cosas sobre un nuevo país y su gente.

Cuéntale que posiblemente estará expuesto a nuevas y emocionantes tradiciones culturales, maneras diferentes e interesantes de la ver la vida, entre muchas otras cosas buenas para él.

Convierte la mudanza con niños en un evento familiar

Si el niño siente que es parte de los planes, nota que es tomado en cuenta y que forma parte de un equipo de trabajo con un fin común, estará mucho más dispuesto a colaborar y poner todo de su parte para completar este importante evento familiar con éxito.

Nada mejor que sentirse contagiado de la buena energía que trasmite una dinámica en equipo que rinde frutos. Si el niño nota que el compromiso de mudanza se desarrolla de forma fluida y divertida, como un evento que ha sido previamente planificado, será siempre un buen aliado.

Recuerda llevar todo el proceso en calma y explicarle lo mejor que puedas a tu hijo qué ocurrirá en los próximos días. No importa la edad que tenga ni el lugar a donde se vayan a mudar, lo importante es que él sepa lo que está pasando. Seguramente lo entenderá a su ritmo. Responde a todas sus preguntas y acompáñalo a asimilar el cambio con buena energía y actitud. Esto hará la diferencia.

Imagen cortesía de: MudanVal