El porteo ergonómico: la crianza en brazos que se disfruta en familia

El porteo ergonómico, el que se lleva a cabo de forma correcta, favorece una maravillosa sintonía entre la mamá o el papá con el bebé. Porque la crianza en brazos favorece el apego y a su vez, seguimos manteniendo ese entorno tan similar que tenía nuestro hijo cuando estaba en el vientre.

El tema del porteo lejos de estar de moda, no es más que una continuidad de algo que se viene haciendo desde hace mucho en diversas culturas. No tenemos más que ver a las mujeres africanas realizar sus tareas cotidianas con el bebé a la espalda con total naturalidad. Asimismo, en países como en Guatemala, son característicos también esos porteos aguayos de preciosos telajes étnicos.

No es pues un capricho de los tiempos modernos. Es un modo de crianza, un arte ancestral arraigado en antiguas culturas y también en muchos animales. Ser una “mamá canguro” o un “papá porteador” ofrecerá a tu bebé muchos beneficios madurativos y emocionales. Aunque eso sí, debemos hacerlo de modo correcto.

Te explicamos cómo.

Porteo sí o porteo no

El porteo es algo que deben valorar los propios padres y nadie más. Es una elección personal que podemos combinar o no con el carrito. No obstante, hay que dejar claro un aspecto: el porteo debe ser ergonómico, conociendo en todo momento cuál es la mejor posición para nuestros hijos.

porteo familia

A continuación te explicamos cuáles pueden ser los beneficios si nos animamos:

  • Favorecemos una adecuada estimulación temprana. Nuestros hijos descubrirán el mundo en nuestros brazos con seguridad, con afecto. Todo lo que le rodea se ve de otro modo en brazos de papá o mamá que desde un carrito.
  • Los niños lloran mucho menos en el portabebés que en el carrito. Se sentirán relajados en todo momento.
  • La temperatura corporal será más estable. El contacto directo con nuestro hijo es muy beneficioso para regular incluso su ritmo cardíaco y respiratorio.
  • Al llegar a casa dormirá con más facilidad. El porteo es muy relajante. Aún más, lejos de lo que mucha gente piensa, no supone ninguna carga para nuestra espalda, siempre que lo hagamos correctamente.
  • Tampoco podemos olvidar algo muy importante: dispondrás de mayor libertad de movimiento cuando lleves a tu bebé de este modo. Tendrás un mejor acceso al transporte público, a las tiendas… El mundo del porteador es mucho más libre, y el del “porteado” más íntimo y seguro.
porteo-indice

 

¿Cómo debo realizar el porteo?

En primer lugar debes recordar dos aspectos esenciales: el niño o la niña nunca debe quedar “colgado/a”. Debemos propiciar una posición fisiológica natural. Asimismo, es necesario que nuestro hijo o hija no quede tan pegado a nosotros como para no ver nada más que nuestro pecho o espalda.

Dales campos de visión, el porteo es un gran estímulo y hemos de saber crear las condiciones perfectas en comodidad.

El portabebés para los recién nacidos

Los recién nacidos necesitan quedar completamente envueltos para respetar su postura fisiológica en flexión. Hemos de recoger su cabeza y respetar la apertura de las caderas. Además, las rodillas deben quedar más altas que su trasero (los fulares, en este caso, son muy adecuados).

Cuando el bebé ya se puede sentar

Un bebé que ya se sienta por sí mismo tiene ya una maduración psicomotora un poco más afinada. Ya sostiene la cabeza y mantiene la espalda más o menos recta. En este caso, deberemos usar un portabebés que le dé un poco más de autonomía.

  • Su espalda debe quedar siempre recogida, así como su cabeza en caso de que se quede dormido. Tampoco debemos olvidar nuestro cuerpo, así que tendrás que buscar un portabebés que reparta el peso por igual sobre tus hombros.
  • Los fulares, bandoleras, las mochilas ergonómicas y los “tongas”, son estupendos en esta segunda etapa.
porteo segun edad

¿Qué tipo de portabebés existen?

Muchos. No nos equivocamos si te decimos que existen muchos tipos de portabebés y que solo se trata de saber qué necesidades tiene nuestro hijo y con cual nos sentimos más cómodos y seguros. Aquí tienes unas cuantas opciones:

  • Fulares: son telas de más de 3 metros que te permitirán llevar al bebé en un sinfín de posiciones.
  • Bandoleras: telas de 2 metros cosidas a un par de anillas metálicas. Ideal cuando el bebé ya se sienta y se sostiene solo.
  • Mei-tais: se trata de un cuadrado de tela y cuatro tiras, dos en la parte inferior que forman un cinturón que se ata a la cintura y dos tiras superiores que hacen de mochila. Indicados cuando el bebé ya se sostiene.
  • Tongas: son portabebés muy adecuados para el verano. Se trata de una redecilla tejida en algodón con un solo punto de apoyo en el hombro. Muy cómodo.
  • Mochilas ergonómicas: todo un clásico y las favoritas de los papás. Son mochilas con cinturón y tirantes que se cierran con broches o velcros. Respetan la fisionomía del bebé y son muy fáciles y cómodas para el porteo con nuestro bebé.

Anímate si lo deseas, porque el porteo es toda una agradable aventura que disfrutar en familia.

Te puede gustar