Consejos para que a tu hijo no le duela la espalda por la mochila

Okairy 24 septiembre, 2016

Las mochilas son para aliviar el dolor, no crearlo. Sin embargo, cuando se usan de forma incorrecta, pueden causar que tu hijo adopte posturas que pueden dar lugar a problemas en la columna.

Si tomas en cuenta que tu hijo llevará una mochila por muchos años, es importante que sepas elegir la correcta para evitarle problemas en la espalda.

Piensa que estos problemas no solo lo afectarán ahora, también pueden determinar muchos aspectos de su salud en el futuro.

Observa la columna vertebral de tu hijo

mochilas_

Una mochila pesada puede causar que los niños cambien su posición vertebral para acomodar la carga. Esto puede resultar en dolor de espalda, y en el peor de los casos, la posibilidad de discos comprimidos de manera temporal y problemas de postura.  

Por último, si tu hijo es pequeño y ha experimentado dolor de espalda, habla con su médico acerca de los ejercicios que puede hacer para fortalecer la espalda superior.

Al tener una mochila adecuada y utilizarla correctamente, tu hijo va a evitar el dolor de espalda y problemas futuros en cabeza, cuello y columna.

Disminuye la carga en la mochila para evitar el dolor de espalda

La mayoría de los niños llevan entre 10% y 22 % de su peso corporal en sus mochilas. Investigaciones muestran que las cargas pesadas pueden causar discos comprimidos en la columna.

A medida que el peso de la mochila aumenta, también lo hace el grado de compresión del disco. Los expertos recomiendan que la carga de una mochila no sea más del 10 por ciento del peso del niño.

Ayuda a tu hijo a controlar la cantidad de elementos pesados que lleva en su mochila. Anímalo a usar su casillero o dejar los libros que no vaya a ocupar en la escuela.

Organiza la mochila correctamente

Una buena estrategia es poner los objetos más pesados en el interior cerca de su espalda. Lleva las pequeñas cosas como calculadoras, bolígrafos y papel suelto hacia el exterior.ordenar-la mochila

Además, las mochilas vienen con una serie de características para que sea más fácil llevar cargas pesadas. Llevar objetos pesados en una mochila con ruedas es un verdadero alivio. Tanto tú como tu hijo lo agradecerán, a pesar de que puedan costar un poco extra.

Compra una mochila con correas acolchadas

Muchos niños y mamás se quejan de dolor de cuello y hombro cuando llevan una mochila pesada. Los tirantes acolchados pueden ser lo que estás buscando. Los tirantes acolchados son generalmente más anchos que los de tipo más básico y pueden ayudar a equilibrar la distribución del peso.

Esto, junto con la amortiguación proporcionada por el relleno, puede ayudar a evitar pellizcos del músculo trapecio, algo muy común con las correas sencillas.

Utiliza ambas correas

Ya sea que se trate de la moda o la comodidad para tu hijo, que se ponga la mochila sobre un hombro solo traerá malos hábitos de postura.

También puede causar dolor en el lado del cuerpo que tiene que soportar el peso de todo el paquete.  Indícale a tu hijo que es mejor idea cargar la mochila con ambos hombros. De esta forma, el peso se equilibra mucho mejor.

Pregúntale a tu hijo si tiene dolor de espalda

Anima a tu niño para informarte sobre sus dolores y molestias. La mayoría de las veces, el dolor será atribuible a la mochila.

Pero existe la posibilidad que el dolor de espalda es un síntoma de una afección o enfermedad subyacente. El dolor de espalda durante la infancia aumenta el riesgo de dolor de espalda durante la edad adulta. Si ajustas el peso de la mochila y tu hijo maneja la carga y distribución de ella, y aún así no siente alivio a su dolor de espalda, consulta a un pediatra.

Además, explícale a tu hijo que al ignorar el dolor en la espalda o los hombros podrían producirse lesiones. Dile que te haga saber de inmediato si experimenta alguna molestia o si le duele la espalda.

Te puede gustar