Placenta calcificada: lo que debes saber

La placenta se forma para garantizar el desarrollo de un bebé y se degrada a sí misma cuando la gestación llega a su fin. ¿Qué implica que se calcifique?
Placenta calcificada: lo que debes saber
Marcela Alejandra Caffulli

Escrito y verificado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli el 13 noviembre, 2021.

Última actualización: 13 noviembre, 2021

La placenta es un órgano que se forma durante el embarazo y se encarga de proveer el oxígeno y los nutrientes al bebé. A diferencia de lo que sucede con las demás vísceras, tiene un tiempo de vida limitado y se cree que está “auto programada” para degenerarse hacia el final de la gestación. Uno de los signos más característicos del envejecimiento son los depósitos de calcio, los cuales dan lugar al desarrollo de la placenta calcificada.

Si bien este fenómeno es fisiológico, en algunas circunstancias podría sugerir una situación de riesgo para la mamá o para el bebé. No obstante, los especialistas encuentran cierta controversia en esto, ya que la evidencia no es absolutamente concluyente.

Hoy te vamos a contar todo lo que debes conocer acerca de la placenta calcificada, para que puedas entender por qué ocurre y qué implica tenerla. ¿Nos acompañas?

El desarrollo fisiológico de la placenta

Como hemos mencionado, la placenta es una estructura fundamental para el crecimiento del feto dentro del vientre materno. No sólo favorece el intercambio de gases y de nutrientes entre la madre y el pequeño, sino que también fabrica las hormonas necesarias para que la gestación pueda llevarse a cabo.

Es un órgano que se desarrolla junto con el bebé y que deja de ser funcional cuando el embarazo se acerca al término.

Para formarse, la placenta depende de factores del embrión (el futuro bebé) y de su mamá. Y en definitiva, a través de esta estructura quedarán fusionados ambos individuos.

El proceso de desarrollo placentario inicia en la primera semana post concepción, aún antes de que el embrión se implante en el útero materno. En este momento, el blastocisto (estadio embrionario de 200 células) se polariza y desarrolla una estructura interna llamada trofoblasto. Esta será la encargada de implantarse en la matriz y a futuro, desarrollar la placenta.

Por su parte, el endometrio uterino también realiza algunos cambios en su estructura para alojar a la nueva vida. Entre ellos se destacan las modificaciones en las glándulas, en los vasos sanguíneos y en las células inmunitarias de este tejido. Todo este proceso se llama decidualización y ocurre antes del contacto con el embrión.

Cerca del octavo día post concepción, el blastocito (embrión) se adhiere al endometrio (útero) y al cabo de unos días, lo penetra en todo su espesor. A partir de ahí, la interacción entre ambos dará lugar al desarrollo de las distintas estructuras placentarias, hasta llegar al estadio definitivo alrededor de la semana 10.

De la adecuada sucesión de eventos resulta una placenta saludable y funcional. Pero cuando esto no ocurre de forma coordinada, es posible que se desarrollen estructuras anómalas, capaces de condicionar la salud de la mamá, del bebé o de ambos.

imagen placenta humana cordon umbilical

El envejecimiento de la placenta

La placenta crece y madura a gran velocidad hasta casi la mitad del embarazo y hacia finales del tercer trimestre empieza a mostrar algunos signos de envejecimiento. Entre ellos, las calcificaciones fisiológicas.

Alrededor de la semana 36, en las ecografías de muchas mujeres es posible detectar algunos depósitos de hidroxiapatita de calcio en los vasos placentarios. Esto se conoce como placenta calcificada.

Se presume que dicho fenómeno ocurre como consecuencia de un aumento en la expresión de los factores de crecimiento propios del final de la gestación, como parte del proceso de autodegradación natural.

No obstante, las calcificaciones pueden observarse a etapas más tempranas (antes de la semana 34) y esto se conoce como placenta calcificada prematura. En estos casos, los depósitos de producen por mecanismos diferentes al envejecimiento fisiológico y muchas veces, se asocian a patologías maternas o fetales.

En algunos casos, dichos depósitos se producen por necrosis (muerte) de los tejidos placentarios. O tras veces, ocurren por una sobrecarga de calcio en la sangre materna, ya sea por sobre ingesta de la mujer o por un trastorno del feto para absorber este mineral de la sangre.

La placenta calcificada: ¿un hallazgo patológico?

Tal como hemos mencionado, la calcificación de la placenta puede ser entendida como un evento normal. Esto implica que muchas veces represente un simple hallazgo de la ecografía, sin repercusión alguna sobre la salud de la diada.

El gran interrogante que se plantean los expertos al día de hoy es qué relevancia se le debe dar a estos depósitos y cuál es el seguimiento que se le debe ofrecer a las embarazadas que los presentan. La evidencia es bastante controvertida en este aspecto.

Desde hace varias décadas los obstetras cuentan con un sistema de clasificación subjetiva del grado de madurez de la placenta, desarrollada por Grannum. El objetivo de utilizar esta herramienta es determinar qué pacientes aparentemente sanas requieren un seguimiento más cercano.

Pero aún en los grados más altos de esta clasificación no es posible aseverar la existencia de un mayor riesgo para la salud de la diada. De hecho, no se ha demostrado la asociación entre estos niveles y las enfermedades gestacionales (como diabetes o hipertensión) o del recién nacidos (como el bajo peso).

Lo que sí se ha demostrado es que la placenta calcificada prematura se asocia a mayor riesgo de efectos adversos fetales (como retraso del crecimiento intrauterino), debido al menor suministro de sangre que este recibe.

Causas de placenta calcificada

Si bien el desarrollo de las calcificaciones está íntimamente vinculado a la edad gestacional, existen otros factores predisponentes para desarrollarla:

  • Exposición al humo de tabaco (madre fumadora activa o pasiva).
  • Enfermedad cardiovascular materna.
  • Exceso de calcio en sangre (por enfermedad renal de la mamá, por ingesta excesiva o por trastornos en el metabolismo del bebé).
  • Malnutrición y desnutrición materna.
Mujer embarazada rompiendo un cigarrillo porque saber lo peligroso que es fumar durante el embarazo.

¿Qué debo hacer si tengo la placenta calcificada?

El diagnóstico de esta condición es por medio de una ecografía, ya que no suele producir ningún síntoma en la mamá. Muchas veces, tampoco se asocia a patologías fetales ni complicaciones de la gestación.

Entonces, si se detecta en el último mes (a partir de la semana 36) y el bebé crece normalmente, lo más probable es que no haya que tomar medidas.

Pero si se detecta de forma prematura y se constata un aporte de sangre insuficiente al feto, es probable que el médico considere finalizar el embarazo. No obstante, esta es una decisión que se toma solo cuando la situación lo justifica y no en cualquier circunstancia.

Como siempre mencionamos, ante la duda lo mejor es conversar con el profesional que siga tu embarazo. Solo así podrás tomar las decisiones más acertadas para preservar tu salud y la de tu pequeño.

Te podría interesar...

Tipos de ecografía en el embarazo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Tipos de ecografía en el embarazo

Pocos momentos son tan importantes como ver a tu bebé en la primera ecografía del embarazo. Entérate qué tipos de ultrasonidos existen.



  • Salvatore Andrea Mastrolia, Adi Yehuda Weintraub, Yael Sciaky-Tamir, Dan Tirosh, Giuseppe Loverro & Reli Hershkovitz (2016) Placental calcifications: a clue for the identification of high-risk fetuses in the low-risk pregnant population?, The Journal of Maternal-Fetal & Neonatal Medicine, 29:6, 921-927, DOI: 10.3109/14767058.2015.1023709. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25777792/
  • Jamal A, Moshfeghi M, Moshfeghi S, Mohammadi N, Zarean E, Jahangiri N. Is preterm placental calcification related to adverse maternal and foetal outcome? J Obstet Gynaecol. 2017 Jul;37(5):605-609. doi: 10.1080/01443615.2017.1285871. Epub 2017 May 3. PMID: 28467149. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28467149/
  • Wallingford MC, Benson C, Chavkin NW, Chin MT, Frasch MG. Placental Vascular Calcification and Cardiovascular Health: It Is Time to Determine How Much of Maternal and Offspring Health Is Written in Stone. Front Physiol. 2018 Aug 7;9:1044. doi: 10.3389/fphys.2018.01044. PMID: 30131710; PMCID: PMC6090024. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6090024/#!po=10.9375
  • Apaza Valencia John. Desarrollo placentario temprano: aspectos fisiopatológicos. Rev. peru. ginecol. obstet.  [Internet]. 2014  Abr [citado  2021  Nov  09] ;  60( 2 ): 131-140. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2304-51322014000200006&lng=es. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2304-51322014000200006