Pelo graso durante el embarazo: causas y cómo evitarlo

El cabello graso es una de las alteraciones más frecuentes durante el embarazo. A continuación, te contamos algunas formas de prevenirlo y lucir un pelo saludable y radiante.
Pelo graso durante el embarazo: causas y cómo evitarlo
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 22 noviembre, 2022

La gran mayoría de las mujeres experimentan pelo graso durante el embarazo, lo que resulta incómodo y molesto. En general, estos cambios son consecuencia de las alteraciones hormonales que suceden en el cuerpo en el transcurso de los nueve meses. También, puede presentarse con frecuencia pérdida del volumen capilar, foliculitis o dermatitis seborreica. Sigue leyendo para conocer cuáles son las causas y cómo evitarlo.

¿Qué causa el pelo graso en el embarazo?

Existen glándulas sebáceas en toda la superficie de la piel, salvo en las plantas de los pies y en las palmas de las manos. Cuando se inflaman o se estimulan, aumentan su actividad. De hecho, según una revisión de la International Journal of Dermatology, los constantes cambios hormonales que se desarrollan durante el embarazo provocan un aumento en la secreción sebácea de los folículos pilosos del cuero cabelludo.

Además, el pelo graso se puede acompañar con costras, irritación y descamación del cuero cabelludo, que son manifestaciones clínicas de la dermatitis seborreica.

Los cambios del pelo durante el embarazo

Durante el embarazo, el cabello se puede apreciar más brillante y grueso. En general, estos cambios se deben a la aceleración en el crecimiento del mismo, que incluso puede ir acompañado de una mayor caída.

El mayor aporte de vitaminas, tanto suplementario como a través de la dieta, contribuye a prolongar la fase de crecimiento característica del cabello. Incluso, la progesterona y el estrógeno pueden provocar reacciones diferentes a las que tenía previamente, frente a diferentes tratamientos.

El cabello graso en la etapa de gestación es una alteración común y suele resultar muy incómodo y antiestético para la mujer. Afortunadamente, se pueden tomar algunas medidas para prevenirlo.

¿Cómo prevenir el pelo graso en el embarazo?

El cabello graso durante el embarazo es una de las alteraciones más comunes de esta etapa. Si bien suele resultar muy incómodo y antiestético para la mujer, existen algunas recomendaciones para prevenir esta manifestación.

Alimentarse de manera saludable y variada

La alimentación es uno de los pilares fundamentales para un embarazo óptimo, debido a que, a partir de ella, se nutrirán la madre y el bebé. Por esto, se recomienda ingerir alimentos saludables, incluidas frutas y verduras y evitar los que sean procesados, fritos, aceitosos o azucarados.

Una alimentación más saludable, con mayor contenido de minerales y vitaminas, contribuye a manejar la producción y el exceso de sebo. Por ende, ayuda en la prevención del cabello graso.

Controlar el estrés

El estrés no es beneficioso para el bebé ni para la madre y puede provocar riesgos para la salud durante el período de gravidez. Las alteraciones hormonales junto con el estrés pueden contribuir con el pelo graso en el embarazo. Por esto, se aconseja practicar meditación, yoga o actividades placenteras y relajantes que ayuden a manejar el estrés de forma efectiva.

No utilizar acondicionadores de cabello

El uso de productos acondicionadores tiende a nutrir el cabello. Sin embargo, no se aconseja utilizarlos durante el embarazo debido a que lo torna más graso. Por esto, la higiene y el cuidado adecuado pueden controlar de manera efectiva los problemas del pelo graso durante el embarazo.

De acuerdo con recomendaciones de la American Academy of Dermatology Association, la forma de enjuague y los productos utilizados son esenciales para mantener un cabello brilloso y suave.

No excederse en el enjuague

Se aconseja disminuir los lavados y preferir un champú que sea de pH neutro y suave para no generar irritación en el cuero cabelludo. Incluso, se debe lavar el cabello con agua tibia y realizar masajes suaves en el cuero cabelludo. Hay que tener en cuenta que el lavado en exceso estimula aún más a las glándulas sebáceas a producir sebo.

Durante el embarazo, es recomendable disminuir la cantidad de lavados de cabello. También, es clave optar por un champú suave y de pH neutro.

Evitar los productos capilares con sulfato

Durante el embarazo se recomienda evitar el uso de productos que contengan químicos secantes, siliconas o sulfatos que le remuevan al cuero cabelludo la oleosidad propia. La elección de los productos de peinado y de los champús deben ser hipoalergénicos y suaves. A su vez, que tengan activos naturales que aporten y regulen la fuerza y el volumen del cabello.

El uso excesivo de geles fijadores, espumas o lacas suelen dejar residuos del producto en el cabello, lo que empeora la condición e incrementa la producción de sebo.

No realizar tratamientos químicos

Durante el embarazo, el cuerpo suele estar más sensible a determinados productos químicos o componentes. Por lo tanto, es ideal evitar las tinturas o los tratamientos químicos. Si bien no está considerado perjudicial el uso de tinturas semipermanentes durante el embarazo, en algunas ocasiones pueden provocar irritación del cuero cabelludo.

El cabello graso es más que una cuestión estética

El cabello graso es una de las manifestaciones capilares más incómodas y molestas para las mujeres. De hecho, el aspecto de las hebras del cabello simulan una apariencia sucia y descuidada.

Esto puede afectar a las mujeres en el ámbito psicosocial y generar vergüenza e incomodidad para relacionarse con las personas. Por ende, intenta poner en práctica todos estos consejos para tener un pelo saludable y suave durante el embarazo.



  • Gavazzoni Dias, Maria Fernanda Reis. “Hair cosmetics: an overview.” International journal of trichology vol. 7,1 (2015): 2-15. doi:10.4103/0974-7753.153450
  • Draelos ZD (2010). Los elementos esenciales del cuidado del cabello a menudo se descuidan: limpieza del cabello. Revista internacional de tricología , 2 (1), 24-29. https://doi.org/10.4103/0974-7753.66909
  • Martin AG, Leal-Khouri S. Physiologic skin changes associated with pregnancy. Int J Dermatol. 1992 Jun;31(6):375-8. doi: 10.1111/j.1365-4362.1992.tb02662.x. PMID: 1512085.