Pautas para padres que están con sus hijos 24 horas al día

02 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
En ocasiones, son diversos los motivos que hacen que muchos padres tengan que pasar las 24 horas del día en casa con sus hijos. Por ello, os damos algunas pautas diarias para que todo sea más llevadero.
 

Ya sea porque se encuentran de vacaciones, de fin de semana, porque padecen una enfermedad, por trabajo o por cualquier otro motivo familiar, muchos padres están con sus hijos 24 horas al día. Así pues, muchas familiar han de reorganizar su vida diaria y afrontar cada día de la manera más ordenada posible.

Familia en casa siguiendo las pautas para los padres que están con sus hijos 24 horas al día.

Por ello, a continuación, en este artículo vamos a proporcionar proporcionamos algunas pautas para aquellos padres que se quedan en casa con sus hijos para que la situación sea más llevadera y la organización sea más efectiva.

Pautas para padres que están con sus hijos 24 horas

Antes de nada, lo que no pueden faltar en ningún momento durante esos días en los que los padres están en casa con sus hijos las 24 horas son las rutinas. Los niños necesitan saber que sus días estarán organizados porque, de esta manera, tendrán organizada su mente.

Las rutinas pueden tener forma de horario que los hijos más mayores pueden confeccionar ellos mismos con ayuda de sus padres y, si son más pequeños, los horarios pueden ir acompañados de dibujos para que los niños entiendan qué toca en cada momento.

 

Por la mañana, por ejemplo, los niños pueden intentar seguir, el horario escolar, haciendo los deberes que tenga, con horarios para su descanso, desayuno, almuerzo… O, si están de vacaciones, pueden hacer algunos ejercicios de repaso de los típicos cuadernillos de vacaciones para niños.

Al despertar y por la mañana

Al levantarse, deben desayunar, vestirse con ropa cómoda para estar por casa, asearse y, luego, ya pueden sentarse a hacer los deberes. Con los más pequeños se puede hacer una rutina de lectura, juegos, pintura, baile… En este sentido, cada rutina se tendrá que adaptar no solo a la edad del menor, sino también a los intereses y obligaciones que tengan que hacer.

A mitad de mañana o antes de comer

Cuando se acabe con los deberes, por ejemplo, los niños pueden ayudar en las tareas del hogar acordes a sus capacidades físicas e, incluso, ayudar en la preparación de la comida. Arreglar su dormitorio, preparar algunos juegos para por la tarde…

Después de comer

Después de comer, la tranquilidad debe llamar a todos los hogares con la siesta en los más pequeños y con actividades más relajantes para los más mayores que no quieren hacer la siesta. El descanso también es importante aunque se esté todo el día en casa.

Niña durmiendo la siesta.
 

El horario de tarde para los padres que están 24 horas con sus hijos

Por la tarde puede ser un buen momento para los juegos en familia o para hacer ejercicio en casa con actividades acordes a la capacidad física de los niños, por ejemplo. Todos os movéis y quemáis esa energía extra que se suele tener al quedarse en casa.

Podéis también hacer esas cosas que en otras ocasiones es más difícil hacer, como sacar los juegos de mesa o arreglar armarios, limpiar la nevera…, pero siempre todos en familia.

Antes de cenar y a la hora de cenar

Antes de cenar, se hacen las rutinas de siempre: baños, pijama, ayudar con la cena, un ratito de televisión para descansar el día y disfrutar del tiempo en familia juntos. Es momento de reflexión, saber qué se ha hecho bien hoy y qué se puede mejorar mañana o la próxima vez que haya que estar 24 horas en casa con los hijos. Incluso, se puede tener un diario de emociones familiar.

Una vez que se acabe la cena, es la hora de ir a dormir. Los padres pueden aprovechar este ratito de silencio en casa para poder conectar en pareja y no permitir que la posible ansiedad por las circunstancias que hacen que haya que permanecer en casa pueda con ellos. Es un momento de reflexión, de unión y de darse cuenta de que todos somos uno.

Padres e hijos 24 horas en casa

Como has podido comprobar, las rutinas que podemos establecer en los momentos en los que, como padres, tenemos que estar en casa con nuestros hijos las 24 horas no distan mucho de las que podemos llevar a cabo normalmente.

 

Hay que tener en cuenta, eso sí, que en estos casos especiales hay que ser algo más permisivos con los horarios y la tareas de nuestros pequeños, ya que para todos resulta un tanto extraños pasar tanto tiempo dentro de casa.