Ser padre te cambiará la vida

Okairy · 17 junio, 2016

Ser padre puede ser una gran sorpresa, incluso desesperante. Sin embargo, cuando los pequeños nacen, llenos de vida e inocencia, son capaces de transformar hasta los corazones más duros. El amor por un hijo en la vida real es mucho mayor que el de ficción. Ser padre acarrea automáticamente una serie de situaciones en las que tienes que madurar emocionalmente para promover el bienestar y el buen crecimiento de tu hijo.

Todas las emociones y cualquier hábito y costumbre adquieren un nuevo nivel de profundidad y todo se torna más intenso. A continuación te mostraremos algunos aspectos de la vida que cambiarán al ser padre.

Te hace multitareas

Puede que pienses que ya estás habituado a hacer muchas cosas al mismo tiempo, por tu trabajo formal, por tu trabajo en el hogar y por solventar los problemas que se presentan día a día. Además de que estés acostumbrada al estrés diario y sepas lidiar con él, nada te prepara para las multitareas que deberás desarrollar al estrenarte como padre.

Ya resulta desafiante participar en una conferencia en el celular mientras estás en una reunión presencial, respondiendo correos y revisando un documento que debe ser terminado ese mismo día. Espera a tener que calmar a tu hija mientras llora en tu cuello, mientras preparas el biberón y lidias con tu trabajo.

Ser padre te vuelve más tolerante

Ser padre te vuelve mas tolerante

La tolerancia es saber que cuando tu hijo quiere algo que se merece; tienes que ser lo suficientemente flexible para cumplir sus deseos. A veces tu hijo puede querer algo que a ti no te gustaría darle, algo que en lo personal sientes que no tiene sentido o no le servirá para nada.

Pero si tu hijo es obediente y se lo ha ganado, debes aprender a tolerar sus gustos.

Levantarte temprano todos los días

En este punto está incluida la responsabilidad de ser madre. Si eres de las que se levanta tarde deberás adecuarte a nuevos horarios y crear una rutina más saludable que beneficie a tu hijo y que te mantenga con buena salud.

Tener horarios fijos para dormir y despertar es importante. Es común ver a niños que se irritan por cualquier cosa. La mayoría de las veces es el cansancio ocasionado por no dormir las horas suficientes y porque los padres no son responsables ni organizados a la hora de darle cualquier atención.

El mundo te mirará diferente

Salir por ahí con el bebé en brazos o de manos. Alejarte un poco de los amigos y de algunos miembros de tu familia porque eres padre y tienes responsabilidades especiales será la nueva manera en la que el mundo te observe.

Esto se da porque la paternidad es un trabajo de tiempo completo. Podrás hacer una que otra cosilla al mismo tiempo pero ahora tratarás de gastar el menor tiempo posible para no afectar el tiempo que pasas con tu hijo.

Descubrirás que a la hora del aprendizaje se deberá sacar el máximo provecho para dar el ejemplo y satisfacer a tu hijo financiera y emocionalmente al mismo tiempo.

Actualizarás tus prioridades y te convertirás en una mejor persona

ser padre te cambia las prioridades

Lo que ocurrirá aquí es que crearás una nueva agenda, adaptando y cambiando las fechas. Los planes ya existentes deberán conciliar con los nuevos. Eso sí, siempre tendrás en primer lugar el bienestar de tu hijo.

Ya será más importante llevar al niño al pediatra que ir a un almuerzo con tus padres por ejemplo. Simplemente te convertirás en una mejor persona, más comprensiva con tus compañeros que también tienen hijos, más paciente, más organizada, más independiente y con más fortaleza porque ya no estás sólo, existe alguien que depende de ti.

Ser padre lo cambia todo

Por más que te prepares, siempre te sorprenderá esta nueva vida. La verdad es que no existe un secreto que te prepare para convertirte en madre o en padre.

Tu hijo te va a desafiar, te va a hacer llorar de alegría o de tristeza. Vas a olvidar lo que habías aprendido antes de ser padre, tus conocimientos simplemente desaparecerán en un momento determinado.

Aquí es donde va a surgir esta nueva etapa mucho más complicada en tu vida, sin embargo, mucho más bonita. Lo importante es que te mantengas fuerte, valdrá la pena.