Consejos para ayudarlo a decidir su actividad extraescolar

Amanda 28 febrero, 2016

La actividad extraescolar tiene muchas variaciones, es algo propuesto con la intención de que se pueda atender a todos los gustos, la personalidad y disposición de cada niño. No todos tenemos las mismas capacidades y afinidad por la misma cosa, por eso es importante elegir con cuidado aquellas oportunidades de ampliar las destrezas de los pequeños.

La mayoría de los especialistas sugieren que se deje a los niños decidir en qué actividad se quieren iniciar; pero no siempre ellos sabrán con certeza desde el principio, por esta razón es conveniente que con nuestro conocimiento sobre ellos, podamos ayudarlos a tomar esta decisión.

Viéndolo desde un punto de vista objetivo, sabremos si los pequeños son buenos en algo o no. Por ejemplo, si hemos notado que no es muy bueno en actividades físicas, es muy probable que no le venga bien realizar algún deporte. Sin embargo, debido a la diversidad en las potencialidades de cada persona, las actividades extraescolares son de diversa índole.

0d459885d15e9384d6970f34225961c2

Los beneficios

De alguna manera estas actividades fortalecen el aprendizaje que se adquiere en la casa y en la escuela, pues es más o menos un medio para poner en práctica sus destrezas sociales y desarrollar sus capacidades. Cuando los niños comienzan a tener este tipo de responsabilidades, se inician en un experimento de cómo será su adaptación a la sociedad paulatinamente.

Los beneficios de las actividades extraescolares abarcan aspectos diversos, por ejemplo:

  • Son recomendadas para fomentar la creatividad
  • Ayudan a desarrollar la personalidad
  • Impulsan el juego y la actividad física
  • Mejoran las relaciones sociales
  • Fomentan la responsabilidad
  • Contribuyen al ejercicio de valores como el respeto, la cooperación, disciplina, perseverancia
  • Permite que el niño aumente su autoestima, porque le ayuda a reconocer sus capacidades; esto lo estimula a ser más seguro de sí mismo y mejorar su relación con otros niños
  • El niño enfoca su interés en acciones concretas, lo cual le deja poco tiempo para el ocio

Ayúdalo a decidir su actividad extraescolar según los beneficios

Cada niño tiene una necesidad en particular, aquella debilidad que debe mejorar; esto es algo conocido perfectamente por la familia, cuyo consejo debe ser imprescindible a la hora de elegir la actividad extraescolar del pequeño. Pero no todas están diseñadas para atacar los mismos problemas, pues cada área se orienta a un propósito particular y aporta sus propios beneficios.

afb92bd8a353cbcef88a22598cb52a39

De acuerdo al tipo de actividad, estos son los beneficios que nos motivarán a decidir.

  • Actividades Artísticas. Estas son diferentes entre sí, porque algunas requieren actividad física como la danza y otras son de creatividad como la pintura. No obstante, sus beneficios van destinados a favorecer la expresión de sentimientos, la imaginación, el gusto por el arte y la sensibilidad.
  • Actividades deportivas. En general estimulan la concepción de hábitos saludables, fomentan la disciplina, ayudan a vencer la timidez y desarrollan la tolerancia a la frustración. El trabajo en equipo es útil para estimular la cooperación, el compañerismo y el autocontrol.
  • Actividades Académicas. Son útiles para expandir el aprendizaje del aula, lo cual sirve como refuerzo de lo aprendido. Es importante para que los niños se desarrollen integralmente, pues sus conocimientos aumentan. Cursos de matemáticas, inglés, ortografía y redacción, son recomendados para niños con problemas de aprendizaje.

Consejos para elegir

Para elegir correctamente, debemos considerar cuáles de los beneficios descritos anteriormente queremos aportar a los niños. Sin embargo, hay otros criterios que tomar en cuenta en esta decisión:

  • Escuchar al niño, que exprese sus gustos y que la elección sea consensuada
  • Las opciones deben estar dirigidas a su edad, las cuales se adecuen a sus capacidades y destrezas
  • Es conveniente que no se abuse en los horarios semanales, basta con que sean de dos a tres días por semana
  • Que exista motivación perceptible en el niño, es decir, que no sea una imposición o para dar gusto a los padres
  • La realización de la actividad, debe ser orientada al beneficio integral del niño; por eso no es conveniente que sea aplicada como castigo o como premio
  • Considerar cuál es la capacidad logística de la familia, para trasladar al niño a la actividad extraescolar. Es decir, debe haber disponibilidad y facilidad, para que pueda cumplir a cabalidad.

 

Te puede gustar