Enseña a tu hijo a aprovechar el tiempo

Macarena 28 diciembre, 2015

¿Cómo enseñar a mi hijo a aprovechar el tiempo? Esta  es una tarea compleja en tanto se trata de una materia que aún desaprobamos en el trascurso de la vida, mas es vital para el aprendizaje de todo pequeño. Es fundamental enseñarle a los niños a valorar y aprovechar el tiempo para tener capacidad de organización.

Por lo general, el trascurso del tiempo tiene sin cuidado a los niños, quienes consecuentemente tienen una gran habilidad para perderlo, lo cual no estaría nada mal como descanso pero se torna pésimo si se convierte en costumbre.

Por ello, es preciso que las madres inculquen la idea de que mientras más sepan aprovechar el tiempo, más tiempo libre ganarán para hacer lo que les venga en ganas. Pues, por supuesto que el chico debe contar con un tiempo de ocio para utilizarlo a gusto y piacere: para jugar, crear, experimentar, imaginar.

Al ser el tiempo libre fundamental para el desarrollo del menor, no se trata simplemente de enseñarle a organizar sus tareas de la escuela, sino también a aprovechar el tiempo libre de buena manera. De este modo, formas niños responsables, organizados y preparados para desenvolverse con soltura en su vida diaria.

Ventajas de enseñar a tu hijo a aprovechar el tiempo

Cuando enseñas al niño a aprovechar el tiempo, lo ayudas a tener una buena crianza donde impartes lecciones de comportamiento y conducta de utilidad para su vida adulta. Sin embargo, esta misión requiere de trabajo duro, persistencia y compromiso.

Asimismo, cuando le enseñas al pequeño a ser organizado, comprobarás que tanto el niño como la familia entera experimentarán menos estrés y evitarán momentos de tensión. Por ello se aconseja comenzar a fomentar las habilidades de organización a una edad temprana, si bien no es tarea fácil.

Además, inculcarle al niño la importancia de aprovechar el tiempo al máximo tiene otra serie de ventajas que no deben pasar inadvertidas:

  • Transmites el valor del esfuerzo.
  • Fomentas la noción del trabajo en equipo.
  • Desarrollan y descubren capacidades.
  • Fomentas el buen compañerismo.
  • Inculcas el valor de la cooperación en el ámbito familiar.
  • En lugar de pagar a un tercero por determinadas tareas, el niño puede ganar su dinero como recompensa.

Consejos para enseñar al niño a aprovechar el tiempo

En primer lugar, resulta imperioso que las tareas que le asignes a tu hijo para que aprenda a aprovechar el tiempo impliquen actividades que pueda disfrutar o formen parte de su rutina normal, pero fundamentalmente que estén adecuadas a su edad.

d12b4b6b4a166ee8a9767459eb91c2e1

Un segundo punto importante es ser claros respecto a la compensación que percibirá el niño por la tarea realizada o bien por lo efectuado a lo largo de la jornada. Por supuesto, debe tratarse de un objeto o monto de dinero estimulante y retador, pero que no salga de lo normal y, obviamente, debes cumplir lo prometido.

Si compensas su trabajo con plata puede tener otro gran beneficio, al definir el destino del pago, los guías a usar bien el dinero. Para ello tienes dos caminos posibles: primero, que con la plata ganada en casa se financie la salida deseada o bien que forme parte de un ahorro para comprar lo que anhele.

Este método puede ser realmente muy útil, además de estar enseñando a tu hijo a aprovechar el tiempo e incentivándolo para el trabajo, lo estás ayudando a focalizar en un objetivo propio por el cual hacen lo que hacen y valorando el dinero.

¿Qué implica enseñar a aprovechar el tiempo?

Cuando uno piensa en enseñar a su hijo a aprovechar el tiempo, se nos presenta una serie de dudas donde predominan el ¿qué? o el ¿cómo? Y no es para menos, porque esta habilidad implica una serie de capacidades asociadas, y es por este motivo que este aprendizaje puede encararse por varios frentes.

Enseña la preparación y planificación

Una buena preparación, anticipada y minuciosa, completa prácticamente la mitad de todo trabajo. Por eso sería interesante que le enseñes a tu hijo el valor de la preparación, considerando siempre un punto de partida y los siguientes pasos, considerando incluso elementos capaces de ayudarlo en la organización.

Enséñale también a calcular cuánto tiempo insumirá el desarrollo completo de sus proyectos, para lo cual puedes ayudarlo a crear hojas o listas de tareas, con objeto de repartir de manera óptima los tiempos hasta la finalización del trabajo.

3a521de559d4bbce45f06ad10ecefa4b

Enseña a ser consistente con su rutina

Sería bueno enseñarle a tu hijo entonces a ser consistente y trabajar hasta terminar con su tarea. Explícale al pequeño la importancia del establecimiento de rutinas para favorecer la disciplina. Para esto el niño precisará un lugar designado para guardar sus cosas y realizar deberes, así como también horarios de acción.

Claramente, inculcar estos valores no consiste en una misión fácil. Incluso, si tu hijo es creativo, imaginativo o disperso, posiblemente tengas que probar una técnica alternativa. Pero resulta imperioso que el menor cuente con la libertad de decidir cuál funciona mejor para él.

Enseña la toma de decisiones claras

Es común en el niño querer probar todo junto o hacer muchas cosas a la vez. Como dice el dicho popular, “el que mucho abarca poco aprieta”, por eso es menester ayudarlo a establecer prioridades puesto que la toma de decisiones es una habilidad valiosa para toda su vida.

Ante cada dilema que se presente al niño puedes enseñarle a gestionar una lista de beneficios y de desventajas de cada opción y que elija poniendo todo en una balanza. De esta manera el chico aprenderá a evaluar las opciones considerando las limitaciones temporales para tomar la decisión correcta.

¿Cómo enseñar a gestionar y aprovechar el tiempo?

Niños en edad preescolar

Como los niños de esta etapa recién comienzan a familiarizarse con conceptos espacio-temporales, puedes acercarlo a estas nociones utilizando un reloj de arena o uno con alarma capaz de delimitar el tiempo que conlleva cada actividad.

Si quieres fijar un tiempo, asegúrate de que sea razonable para que los chicos puedan cumplir y, por supuesto, felicita sus logros. Así colaborarás en el afianzamiento del cumplimiento de ciertas actividades en tiempo y forma previamente establecidos.

Niños en Educación Primaria

Esta es la fase ideal para hacerse de un momento para hablar con ellos sobre la gestión del tiempo, su importancia y sus consecuencias. Es que llegando a los ocho años el niño comprenderá a la perfección lo que sucede si no hace un buen uso del tiempo.

Hijos adolescentes

Una vez más, la regla de oro es “predica con el ejemplo”. También puedes advertir las consecuencias negativas que implica no aprovechar el tiempo. En este estadío, si el chico no sabe administrar su tiempo, es posible limitar la cantidad de horas que pasa con sus amigos, viendo televisión o en Internet.

Te puede gustar